Skip to content

DE LA SITUACIÓN. Un análisis de la actualidad en clave de Revolución Integral

6 noviembre 2012

DE LA SITUACIÓN                                                                                                             Por Félix R. Mora

Estamos en un momento de “movilizaciones” y más “movilizaciones”. Por aquí y por allá hay manifestaciones (esto es, paseos callejeros, tan higiénicos como inofensivos), se habla de “huelgas generales” y algún alucinado incluso farfolla no se sabe qué sobre “situación pre-revolucionaria”. Hay muchísimo y no hay nada porque la resultante práctica de tales acontecimientos se aproxima a cero. Tenemos una lúgubre situación de paz social con un raquítico, y además en declive, activismo callejero.

¿Cómo explicar esto cuando la sociedad y el individuo se están desmoronando?

Los adictos al activismo proponen lo imposible (e indeseable), volver al consumo anterior a 2009. Toda su obsesión es restaurar lo que existió, el futuro les da pánico y se han refugiado en el bunquer de la nostalgia. Que no sean capaces de pensar y hablar de otra cosa que de consumo y dinero les pone en evidencia como agentes de la burguesía en el seno de las clases populares.

Todo eso desmoviliza a la sociedad. Cualquier persona bien informada y libre de dogmatismos socialdemócratas comprende que el pasado nunca volverá, que la crisis económica tiene raíces muy profundas, que los problemas de la sociedad van más allá, mucho más allá, de los de la economía, que la situación no tiene remedio a corto plazo y que se necesita una visión de futuro, y una estrategia. Por tanto, una enorme cantidad de personas es desmovilizada por las simplezas infantiles de los apóstoles del consumismo utópico y del activismo infructífero.

Lo que necesitamos es una explicación VERDADERA de la crisis general (no sólo ni principalmente económica) de la sociedad, de las sociedades europeas en realidad, y del individuo. Hay que decir LA VERDAD, por dura y terrible que sea, y no seguir con las consignas activistas, demagógicas y embaucadoras. Respaldando el proyecto de III República, redactando una nueva Constitución (sería la octava de una saga espeluznante, de La Pepa para acá), loando el caso de Islandia (hay que ser muy sandio para hacerlo pero se hace) o confiando en políticos profesionales, como Julio Anguita u otros similares, nada va a resolverse sino todo lo contrario.

Hay que renunciar al autoengaño, a la aciaga idea de lo fácil, a la funesta ilusión de los remedios inmediatos, al pragmatismo crédulo y simplón, a carecer de una visión de conjunto y a largo plazo.

Se aproxima un gran golpe de timón político, por tanto una renovación de la casta política, y los listillos y listillas de siempre desean participar en la gran rebatiña de cargos partidistas, parlamentarios y estatales que se anuncia, para quedarse con un puestecito de politicastro/a profesional lo mejor remunerado posible. Quieren que su activismo callejero sea por fin “adecuadamente recompensado”, cómo no, en dinero-dinero-dinero contante y sonante, o sea, con lo único en que creen. Además están los ingenuos y los crédulos, que arropan a los listillos, y que a menudo son más funestos que ellos.

La situación actual es muy diferente a la de otros periodos históricos. Quienes han hecho del no pensar, no querer entender y no desear comprender la quintaesencia de su agitarse son inhábiles para inteligir lo más importante, que la planificada destrucción del sujeto realizada sobre todo en los últimos 40 años por el poder constituido, usando como instrumento primero a la izquierda en todas sus manifestaciones, hace al individuo medio inútil para cualquier acción contundente de resistencia y oposición al sistema económico, cultural, mediático, académico, intelectual y político de dominación.

El sujeto desustanciado y deshumanizado, insociable y entontecido, de la hora presente es un esclavo de nuevo tipo que ni siquiera sirve para las luchas más simples por sus derechos más elementales, verdad ahora probada en la experiencia.

Por tanto, sin entrar en una fase de reconstrucción y rehumanización del sujeto seguiremos condenados a “movilizaciones” que no movilizan a nadie (fuera de los activistas ansiosos de cargos políticos y dinero a espuertas), “luchas” que son meras parodias, “huelgas generales” de opereta y así sucesivamente. Y eso con independencia de la gravedad que alcance la crisis.

La destrucción de la esencia concreta humana es la causa de todo ello.

Constatada la inoperancia del activismo politicista, pueril, pragmático, monetizado e inmediatista (esto es, socialdemócrata) pasemos a buscar soluciones.

Hoy no puede haber, aunque se deseen, ni grandes luchas dignas de tal nombre, ni espectaculares movimientos (pensemos en el rapidísimo derrumbamiento del 15-M, y en el lastimoso fracaso del 25-S), ni formidables montajes. Sólo hay condiciones, en el terreno de lo negativo, para tinglados electorales, con votantes desmotivados, pegadores de carteles sin cerebro y abúlicos paseantes de pancartas.

Ahora es el momento de las minorías que se auto-organizan, y mañana será el momento de multitudes haciendo la revolución integral.

Estas han de organizarse en grupos de estudio y trabajo, a pequeña escala, formados con personas de confianza, realmente interesadas y dispuestas a actuar con una idea de esfuerzo y servicio desde la percepción ateórica de la realidad.

Los objetivos y tareas de tales grupos de trabajo han de ser:

  1. Dotarse de una comprensión del momento histórico a largo plazo, considerando al presente como parte del futuro, pensando a 10 años vista. De ahí ha de salir una estrategia bien pensada y sólida.
  2. Formar personas preparadas, capaces, autónomas, aptas para afrontar lo que se avecina, que va a ser muy duro pero muy esperanzador. El activismo arrastra-pancartas deforma, ahuyenta y destruye a la persona, pues nadie (dejando de lado a una minoría de lunáticos) lo soporta más allá de 2-3 años. Formar es auto-formar. Tener personas preparadas es lo más decisivo. De esta tarea, realizable ahora ya, dependerá el futuro.
  3. Elaboración de las grandes ideas y los fundamentales ideales que en una situación de crisis global de la sociedad, el individuo y el sistema de valores puedan mover al pueblo/pueblos. Se trata de crear ideas, ideales, programas, contenidos y nuevas vías. Hay que refundar lo más esencial de nuestro cuerpo argumental.
  4. Fijar un código y unas reglas personales (cada cual las suyas) que permitan estar en el mundo, actuar éticamente y convivir con los demás de una forma efectiva, como sujetos de calidad y virtud, con respeto por sí mismo y eficacia en la acción transformadora de la sociedad. El politicismo es inoperante mientras que la calidad autoconstruida del sujeto es categórica.
  5. El estudio reflexionado y creativo de mis libros y otros textos puede ser de utilidad en la hora presente, para fijar una estrategia, determinar ideales transformadores y crear sujetos formados y de calidad.

La valía autoconstruida del individuo lo determina todo, o casi todo.

Es de enorme significación que las mujeres se sumen a las tareas de crear una estrategia, formarse como seres humanos-mujeres de calidad, establecer los grandes ideales transformadores de esta sociedad, en putrefacción global, y comprometerse con un sistema de esfuerzo y servicio desinteresados. Sin ellas el magno proyecto de revolución integral no puede avanzar. Con ellas será una tarea difícil y ardua pero hacedera estratégicamente. Que haya mujeres auto-formadas será absolutamente decisivo en los acontecimientos, tan determinantes, de los años próximos.

Quienes, mentalmente triturados por el activismo (que es sinónimo de socialdemocracia), no comprenden la propuesta aquí formulada deberían reflexionar sobre lo siguiente: nuestra meta es crear un gran movimiento popular, que es el único capaz de regenerar y revolucionarizar esta sociedad en agonía, este sujeto en subhumanización rampante y este medioambiente en liquidación, pero en la hora presente esa meta exige dar un rodeo y utilizar procedimientos indirectos.

A través del desarrollo del factor consciente y de la formación de la persona, con esfuerzo desinteresado y sentido del deber, realizaremos la revolución social integral.

Octubre 2012,  Félix R. Mora

-

Fuente: Esfuerzo y Servicio Desinteresados

Reedición de Freeman

-

“Cuando los ideales patrióticos, políticos o religiosos pasan por encima de la libertad de conciencia de las personas, y ponen en riesgo o dañan su integridad moral, psíquica o física, entonces sabemos que estamos ante algo perverso; algo que ha de ser denunciado y removido sin demora”.

Freeman

Más, en Esfuerzo y Servicio Desinteresados:

-

Artículos relacionados, en Liberación Ahora:

-

http://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

About these ads

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.391 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: