Saltar al contenido

EL DESAFÍO A LA HUMANIDAD LLEGA A UN NIVEL CRÍTICO. En una de estas habrá que plantarse

26 noviembre 2009

EL DESAFÍO A LA HUMANIDAD LLEGA A UN NIVEL CRÍTICO

“En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle”. Mahatma Gandhi


El desafío que el sistema global corrupto está lanzando actualmente a la Humanidad, cada vez con mayor descaro y desfachatez, está llevando rápidamente las cosas a un punto de no retorno, habida cuenta de las graves amenazas globales ya activadas, y de las que están por activarse, manipulando y corrompiendo abiertamente los sistemas jurídicos nacionales e internacionales, así como todos los demás sistemas, medios e instituciones, para imponernos un yugo cada vez más férreo y asfixiante; cada vez más abusivo e infamante. Es por ello que, en una de estas, habrá que plantarse masivamente, de modo pacífico -pero firme-, con claridad y determinación, porque

NUESTROS PERIODISTAS NO NOS INFORMAN

NUESTROS POLÍTICOS NO NOS REPRESENTAN

NUESTRAS LEYES NO NOS PROTEGEN

NUESTRAS FUERZAS DE SEGURIDAD NO NOS DEFIENDEN

NUESTROS JUECES NO TOCAN A LOS GRANDES RESPONSABLES

NUESTRO SISTEMA SANITARIO NO PROMUEVE NUESTRA SALUD

NUESTRO SISTEMA FINANCIERO NO RESPETA NUESTRA DIGNIDAD HUMANA

NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO NO FORMA PERSONAS ÍNTEGRAS Y LÚCIDAS

NUESTRA CIENCIA NO ESTÁ POR NUESTRO MAYOR BIEN

NUESTRA SOCIEDAD NO GARANTIZA NUESTRA SUPERVIVENCIA


En algún momento, sea por la imposición forzosa de alguna medida intolerable de cualquier tipo, o sea por la amenaza de una nueva y devastadora guerra global, o sea por el estallido de un escándalo monumental e indigerible, o por una caída insostenible de las condiciones de vida… nos veremos abocados a la desobediencia civil, para proteger nuestra integridad y nuestra propia vida, para salvaguardar nuestros derechos fundamentales, solemnemente recogidos en nuestras Constituciones y en la Declaración Universal de 1948, ante la siniestra confabulación de los poderes fácticos corrompidos, que actúan amparados en una falsa y sucia legalidad, bajo la cual cometen impunemente los más horribles crímenes contra la Humanidad.

El día que nos plantemos, el día en que como un sólo ser y como una sóla voz digamos  -alto y claro- “NO”, ese día todo el colectivo humano habremos dado el paso más grande y decisivo en miles de años. Y habremos derrotado finalmente al sistema tiránico mundial; y le habremos vencido destruyendo su más poderosa arma: nuestra prestancia a ser sus subordinados, nuestro consentimiento para ser sus esclavos, su rebaño. Nuestra inconsciencia y nuestra apatía e indolencia.

Es mi oración, y mi confianza en lo mejor de nuestro ser, que -si han de llegar tales momentos- sabremos estar a la altura de las circunstancias, y comportarnos como auténticos hombres y mujeres; ya no más como una sombra de lo que realmente somos.

Paz y claridad.

Uno de ustedes,
25 de noviembre, 2009

____________________________________________________

Fuente: correo email

_____

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: