Skip to content

Poniendo coto a la “mala onda”: Manifiesto contra la Contaminación Electromagnética

15 septiembre 2011

Freeman, Liberación AHORA | En nuestro complejo mundo de hoy vivimos rodeados, a veces sin ser muy conscientes de ello, de toda clase de aparatos electrónicos y electrodomésticos sofisticados (que también usamos a menudo), así como de cables de alta tensión, estaciones, radares, centros de transformación eléctrica, etc., todos los cuales emiten radiaciones electromagnéticas cuyo impacto en la salud ha sido subestimado o desatendido muchas veces, principalmente -por parte de las corporaciones e instituciones- en base al interés lucrativo o la rentabilidad de los negocios implicados.

Sin embargo, todo tiene un límite y no se pueden hacer experimentos temerarios con la salud de la población, esperando un tiempo indefinido para ver el alcance real de los efectos de estos elevados campos electromagnéticos, que la literatura científica independiente ya relaciona con daños en los sistemas inmunológico, neurológico y neurovegetativo, incluyendo enfermedades como el cáncer.

Es por ello que recomendamos la atenta lectura del Manifiesto contra la contaminación electromagnética, y de las consideraciones expuestas en el siguiente artículo.

https://sites.google.com/site/jorge1270/imagenes/LiberacionAHORA.PNG

Manifiesto contra la contaminación electromagnética 

Publicado por Can-Men

“Las radiaciones electromagnéticas que generan los cables de alta tensión y las estaciones, subestaciones y centros de transformación eléctricas así como las microondas emitidas por las antenas de telefonía, radio y televisión, los teléfonos móviles, los inalámbricos, los Wi-Fi, los radares y numerosos aparatos domésticos -como los ordenadores, los televisores y otros- pueden interferir en el ADN celular y por tanto en el correcto funcionamiento del organismo perjudicando gravemente la salud”
Discovery Salud

“De ahí que exijamos la APLICACIÓN DEL PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN y el inmediato establecimiento como límites máximos legales de 100 nT (nanoteslas) para las radiaciones de baja frecuencia y de 100 μW/m2 (microvatios por metro cuadrado) para las de alta frecuencia, basándonos en la Comunicación de la Comisión Europea de 2 de febrero de 2000, en la que se manifiesta que “el principio de precaución puede invocarse cuando es urgente intervenir ante un posible peligro para la salud humana (…)”
Manifiesto contra la contaminación electromagnética

Este post contiene información de 2 fuentes diferentes sobre el mismo tema.

Por un lado, un vídeo de la revista Discovery Salud en el que nos alertan sobre los riesgos para la salud de las radiaciones electromagnéticas emitidas por diferentes aparatos y electrodomésticos caseros y la existencia de más de 110 científicos que lo corroboran, y por otro, el Manifiesto contra la contaminación electromagnética firmado por más de 500 colectivos sociales con motivo del Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética en el que exigen “a los gobiernos central, autonómicos y locales, y a la clase política en general, medidas urgentes y concretas para proteger la salud de los ciudadanos frente a la creciente contaminación electromagnética que nos rodea”.

El manifiesto está promovido por la Fundación Vivo Sano, uno de los organizadores del Congreso Internacional de Medicina Ambiental junto con la Fundación Alborada, y entre los firmantes figuran la Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética, la Asociación de Enfermos de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica  de Asturias, la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos, Ecologistas en Acción, el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CCOO y la Asociación Mundial para la Investigación del Cáncer (WACR).

Todas estas asociaciones preocupadas por la alta contaminación electromagnética actual, la permisividad y argucias legales y terminológicas, las tergiversaciones científicas sobre la peligrosidad y los demostrados problemas de salud, exigen la aplicación del principio de precaución y modificación de los límites de exposición actualmente contemplados por la ley.

“Es falso que exista un debate científico real sobre la potencial peligrosidad de las radiaciones electromagnéticas. Estudios científicos independientes efectuados en todo el mundo coinciden en esta peligrosidad, aunque haya otros financiados directa o indirectamente por las empresas eléctricas y de telecomunicaciones que concluyan que aún no hay nada claro”

También recuerdan que recientemente, mayo 2011, la Organización Mundial de la Salud clasificó los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como “posible cancerígeno en humanos“, basándose en un mayor riesgo de glioma -un cáncer del cerebro- asociado con el uso de teléfonos móviles.

El texto reclama que las compañías eléctricas y de telecomunicaciones adopten medidas en el menor plazo de tiempo para evitar daños como retirar las torres de alta tensión o transformadores cerca de las viviendas, alejar las antenas de telefonía del interior de las poblaciones y eliminar los sistemas Wi-Fi de las escuelas, centros comerciales, hoteles, parques y otros lugares de esparcimiento público.

En este tema, y en tantos otros como en alimentación, se da la paradoja e injusticia de que el sistema exije que sean los ciudadanos los que demuestren los efectos nocivos de las tecnologías que les rodean y no que sean los fabricantes los que demuestren su inocuidad.

“La literatura científica independiente relaciona daños en los sistemas inmunológico, neurológico y neurovegetativo. En los casos más graves, como indican numerosos estudios que la OMS no ha podido obviar, las personas desarrollan tumores o leucemia. Los efectos de dichas tecnologías sobre nuestro organismo son acumulativos, y además el riesgo es mayor para grupos de población vulnerables (niños, mujeres embarazadas, ancianos y enfermos). Las radiaciones electromagnéticas también han desencadenado la aparición de enfermedades que hasta ahora no existían, como la electrosensibilidad o hipersensibilidad electromagnética, reconocida como enfermedad en otros países pero no aún en el nuestro”

Ya ha ocurrido con el tabaco, el benceno, el DDT y tantos productos comercializados irresponsablemente en una economía sin conciencia, y ahora la lucha es contra las invisibles pero potencialmente peligrosas radiaciones electromagnéticas.

El manifiesto se puede leer aquí y resumimos sus puntos:

1. Los políticos tienen la responsabilidad y la obligación de promover activamente políticas y leyes que antepongan la salud pública por encima de cualquier interés económico.

2. La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), ha clasificado (31 de mayo de 2011) los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como “posible cancerígeno en humanos (grupo 2B)”, basándose en un mayor riesgo de glioma –un cáncer del cerebro– asociado con el uso de teléfonos móviles. En esta misma clasificación de riesgo 2B ya fueron incluidos en 2002 los campos magnéticos de baja frecuencia, es decir, los producidos por torres de alta tensión, transformadores urbanos, instalaciones eléctricas, etc.

3. Existe abundante literatura científica independiente que señala inequívocamente que los niveles de contaminación electromagnética a los que está expuesta hoy la población son inaceptables y suponen un riesgo grave para la salud o la seguridad de las generaciones actuales y futuras, así como para el medio ambiente.

Sitio oficial: Fundación Vivo Sano

Más información sobre el manifiesto: Miguel Jara y La Vanguardia
Más información sobre radiaciones electromagnéticas: Discovery Salud

Fuente: El Blog Alternativo

Artículos relacionados, en Liberación AHORA:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

2 comentarios leave one →
  1. 19 septiembre 2011 3:00 PM

    La contaminacion electromagnetica es un problema social que en la ultima decada ha crecido de manera exponencial, generando nuevas enfermedades.
    Se conocen a nivel cientifico los efectos sobre la salud de los campos electromagneticos pero’ en los ospitales los medicos no tienen ningun protocolo de diagnosticos de esas dolencia y confunden estas agresiones organicas con disturbios psicosomaticos.
    Mas info en http://www.bioelectrica.es

Trackbacks

  1. Poniendo coto a la “mala onda”: Manifiesto contra la Contaminación Electromagnética | Activismo en la RED | Scoop.it

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: