Skip to content

La Farsa electoral-parlamentaria, expuesta. (3) “La sociedad alienada e indolente: “que nuestros representantes cumplan bien su función”

16 noviembre 2011

Nota: un burro es más inteligente que una masa que cae en la trampa en cada “elección”

3. La sociedad alienada e indolente: “que nuestros representantes cumplan bien su función”

En las tertulias, bares, plazas o cocinas también se oye decir una y otra vez eso de “que los políticos hagan bien su trabajo” o “que lo solucionen ellos, que para eso les votamos y pagamos”.

Aún hoy, muchos ciudadanos desinformados (e ingenuos) se pronuncian en dichos términos, como si realmente aquellos políticos fuesen nuestros representantes y tuviesen la intención (o supiesen la manera) de resolver los problemas y cambiar las cosas, al margen de la voluntad de las corporaciones (a las cuales, de hecho, sí representan y sirven).

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos, por hacer lo posible imposible”
Bertrand Russell

El pueblo, resignado a su condición de rebaño inoperante, ignorante e incapaz de autodirigirse, simplemente se desentiende de la responsabilidad por su destino como colectivo, en una temeraria y casi suicida búsqueda de una egoísta e inconsciente comodidad individual, poniéndolo todo (hasta la vida) en manos de -en muchos casos- auténticos insensatos, incompetentes, desaprensivos y corruptos (eso sí, con sus títulos universitarios… y también sin ellos).

Tal dejación, desidia o negligencia colectiva es el campo ideal para que -cual malas hierbas- los pastores políticos medren, abusen, roben todo lo que puedan y estén dispuestos casi a cualquier cosa por disfrutar de mayor poder, fama y dinero; mucho dinero que las corporaciones les ofrecen -durante y después de su carrera política- en mil y una formas (dádivas, prebendas, tratos de favor, comisiones, contratos, regalos, sueldos extra, jubilaciones y pensiones astronómicas, puestos estratégicos, colaboraciones, recompensas, asociaciones, alianzas, financiaciones, promociones, subvenciones, patrocinios, ciclos de conferencias, etc).

Y es que el voluptuoso maridaje entre los poderes político y corporativo no se limita sólo a la compra de candidatos (y votos) o a la financiación de los propios partidos políticos y sus campañas, pues tal contubernio se ha hecho ya tan amplio, ostensible e indisimulado que la pléyade de escandalosos ejemplos de dominio público no sólo da asco, sino que objetivamente nos proporciona también el conocimiento del proceso que cursan estas tórridas relaciones, desde sus silenciosos inicios hasta sus llamativos y pomposos finales.

Así, hallamos el patrón operativo por el cual los políticos menos escrupulosos (y más ambiciosos), son discretamente captados y vinculados a las corporaciones de manera que puedan servir adecuadamente al Sistema.

Es por ello que los más serviles e inconscientes de ellos (y también los más taimados o abyectos) son prioritariamente aupados arriba en el escalafón, a través de sutiles (a veces descarados) y bien orquestados “movimientos de hilos” que en la apariencia semejan espontáneas manifestaciones de apoyo popular y de base al “nuevo liderazgo”.

“Es más fácil encontrar a un unicornio rosa que a un político consciente, honesto y competente, ocupando un puesto de gran responsabilidad”.

“Quitad los enormes sueldos, los privilegios y la impunidad a la profesión política, y veréis al 99% de “nuestros representantes” darse a la fuga. Por su parte, al restante 1% lo encontraréis muerto en su casa, asesinado “porque sabía demasiado”.

“Si la clase política mundial dimitiese (o fuese removida) en pleno, y pasara a empuñar y utilizar vigorosamente buenas escobas y fregonas, entonces comenzaría de verdad a ser útil a la Humanidad”.
Freeman

Continuará

(Texto extractado de Nuestras “democracias” y “elecciones”: ¿A qué TÍTERE de la ÉLITE CORPORATIVA quieres votar?)

Anteriores entregas:

Artículos relacionados, en Liberación AHORA:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: