Skip to content

La Farsa electoral-parlamentaria, expuesta. (4) “Ideologías, las semillas del averno”

17 noviembre 2011

Dividir al pueblo mediante ideologías excluyentes: una consumada estrategia de control aplicada históricamente por las élites, que financian, condicionan y manejan por igual a los partidos mayoritarios y sus líderes (títeres de las corporaciones)

4. Ideologías, las semillas del averno

Con estas premisas, es fácil deducir en qué quedan los nobles principios e ideales (si alguna vez fueron realmente albergados), y porqué éstos son sepultados por los más asépticos y “moderados” (o los más viscerales y extremistas) credos políticos o ideologías, tan convenientes para el Sistema (y tan elásticas, cuando conviene).

“Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”
Groucho Marx

Ideologías… menuda tomadura de pelo!!! Pero una estrategia, sin duda, muy bien diseñada para que las personas, gremios y comunidades se separen, enfrenten y debiliten entre sí por enfoques e ideas artificiales y distractivas, o por la deliberada y polémica presentación de puntos de vista opuestos, extremos o irreconciliables en cuestiones especialmente sensibles para la sociedad (aborto, eutanasia, soberanía territorial, homosexualidad, etc), reflejando con todo ello una sistemática aplicación de la maquiavélica máxima “DIVIDE Y VENCERÁS”.

(pinchar la imagen 2 veces para ampliarla)

Una montaña de estiércol vale infinitamente más que un puñado de ideologías. Lo diré otra vez: una montaña de estiércol vale infinitamente más que un puñado de ideologías.

Pensemos en que una montaña de estiércol podría abonar miles y miles de hectáreas de tierra cultivable que, así fertilizada, brindaría generosamente sus nutritivos y sabrosos frutos a los hombres durante años y años.

En cambio, basta una pequeña cantidad de ideologías -ya sean políticas, socioeconómicas o religiosas- para envenenar las mentes de los hombres, soliviantar sus corazones y corromper sus más nobles sentimientos, lo que conduce inexorablemente a la ruina y destrucción de individuos, tierras, naciones y continentes enteros, durante siglos y siglos…

“Las ideologías nos separan, los sueños y la angustía nos unen”
Eugene Ionesco

“Intento comprender la verdad, aunque esto comprometa mi ideología”
Graham Greene

“La filosofía implica una movilidad libre en el pensamiento, es un acto creador que disuelve las ideologías”
Martin Heidegger

“Las ideologías son ideales para sembrar la discordia”
Freeman :-P

Continuará

(Texto extractado de Nuestras “democracias” y “elecciones”: ¿A qué TÍTERE de la ÉLITE CORPORATIVA quieres votar?)

Anteriores entregas:

Artículos relacionados, en Liberación AHORA:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

3 comentarios leave one →
  1. 17 noviembre 2011 11:39 AM

    Personalmente no creo que tener una ideología personal sea nada malo, de hecho cada cual debería tener la suya y ahí es donde llegan los problemas.
    El más evidente, cuando se intenta imponer una idea sobre la de los demás, pero otro cuando hay quien carece de ideas propias, de ideología, y se deja llevar por otros.
    Teniendo cada cual su propia filosofía y respetando la del resto, no hay problemas, pero esto en nuestra especie, es una utopía.
    (ojo que hablo de ideas propias, religiosas, políticas, filosóficas, etc. no seguimiento de una corriente ajena institucionalizada)

    • 17 noviembre 2011 5:13 PM

      Por supuesto que no hay nada malo -sino al contrario- en que cada persona tenga sus propias ideas y su libertad de conciencia inalienable (hoy en día proscrita y alienada). En el contexto del artículo se hace referencia, explícitamente, al tipo de ideologías excluyentes, rígidas y nocivas que -como virus arrasadores- desde antiguo han infectado y devastado las conciencias y las sociedades de este planeta.
      En cuanto un conjunto de creencias, conceptos o ideas se petrifica y es tomado como “la Verdad”, y cesa el diálogo e intercambio constructivo que busca el bien comun de todas las partes, ahí mismo se detiene el crecimiento conciencial y mental de una persona o un grupo, así como se inicia la ruina de una sociedad.

      En otro orden de cosas, alcanzar una sociedad pacífica, respetuosa, fraternal y elevada en consciencia no me parece, en absoluto, una utopía (al stablishment sí le interesa hacernos creer eso, claro). Es cuestión del crecimiento, madurez y empoderamiento individual del suficiente número de personas (masa crítica), para que dicho estadio más avanzado de convivencia colectiva se proyecte o materialice de forma consecuente en el exterior, a nivel global.

  2. 17 noviembre 2011 7:08 PM

    Ojalá estés en lo cierto y mi pesimismo y misantropía estén injustificadas.

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: