Skip to content

EE.UU lo admite, España aún disimula: la industria farmacéutica soborna a los médicos para que receten sus productos

21 enero 2012

Soborno

  1. m. Corrupción de alguien con dinero o regalos para conseguir de él una cosa, generalmente ilegal o inmoral.
  2. Dinero, regalo, etc., con que se soborna.
  3. Cualquier cosa que mueve o incita a complacer a otro.

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:

Sobornar

1.  tr. Corromper a alguien con dinero o regalos para conseguir de él una cosa, generalmente ilegal o inmoral.

WordReference

Noticia: EE UU sanciona a la farmacéutica J&J por sobornar a médicos en Europa

Los laboratorios han de publicar lo que pagan a los médicos para que receten… en EE.UU.

Publicado por Miguel Jara

Que la industria farmacéutica paga a los médicos para que receten sus productos es vox populi hasta el punto que ahora -ahora-, la Administración Obama -la administración Obama- cree que el problema es de tal calibre que ha decidido que los laboratorios publiquen sobre el dinero que entregan a los galenos. Lo publica El Mundo, que se hace eco de una información de The New York Times, que se hace eco de una información original de ProPublica, una página web de periodismo de investigación sostenida con las donaciones de sus lectores que ofrece información actualizada sobre este tema mediante el proyecto Dollars for Docs.

Allí el Gobierno llevará a cabo inspecciones para revisar los registros de las compañías y asegurarse de que cumplen con la ley y no omiten pagos. Toda la información estará disponible en una base de datos pública. Es decir, no importa tanto que hagan los pagos -allí, aunque escandaloso, es legal hacerlos- como que no los publiquen. Aquí nada de nada. Los pagos se hacen y no se publican. El Gobierno español debería meter mano en el asunto y no precisamente conformándose con que el cohecho se haga público sino en acabar con él pues es ilegal además de inmoral y de nocivo para nuestra salud (en parte estamos sobremedicados gracias a esta práctica y lo que es todavía peor, mal medicados con fármacos peligrosos cuya eficacia en muchos casos no ha sido suficientemente probada y su seguridad es desconocida). En tiempos de crisis sería el mejor de los recortes pues quienes realizan estas prácticas están engordando de manera artificial la factura sanitaria que pagamos todos.

Seguir leyendo el artículo en Miguel Jara

Otros posts, en Miguel Jara:

Más info, en Liberación Ahora:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

12 comentarios leave one →
  1. Andrés permalink
    22 enero 2012 1:13 PM

    A estas alturas ya no me sorprende este tipo de información, y creo que a mucha gente tampoco, porque muchos de nosotr@s ya sabemos que, actualmente, la salud es un negocio para Ellos.

    Soy adolescente y tengo desde hace un tiempo el problema del acné, y hace unos días fuí por primera vez a un dermatólogo y la verdad, me quedé sorprendido por la cantidad de cremas y pastillas que me recetó en esa única visita. Quería “drogarme”, pensé yo entonces. Pienso que en realidad la cura debe ser algo mucho más sencillo y natural, por eso todabía me estoy pensando si seguir el tratamiento “a pies juntillas” o no.

    Gracias por permitirme comentar.

    • 24 enero 2012 4:17 AM

      Hola, así es. No sorprende cuando uno simplemente toma en cuenta los casos ya consumados que han trascendido y que están muy bien documentados, para quien tenga el interés (y la valentía) de indagar en ello.
      Respecto del acné, como con cualquier otra dolencia, en según qué casos, pueden combinarse la terapia “oficial” con otros remedios más maturales o “alternativos”.
      Sí que deseo comentarte que, si has investigado en el origen de las enfermedades, sabrás que estas tienen en su mayoría un origen psíquico-mental o anímico-emocional, como queramos llamarlo; se trata de estados alterados en los que generalmente estamos negando, rechazando o luchando con algún aspecto de la realidad o con nosotros mismos. Por ello la sanación auténtica tiene mucho que ver con aceptación, comprensión y perdón, más que con “pastillas”, por supuesto.

      En este sentido te comparto un fragmento tomado de una obra muy destacada, titulada La Enfermedad como Camino, cuyos autores son el Dr. Rudiger Dahlke y el psicólogo Torwald Dethlefsen. El fragmento trata sobre ciertos problemas de la piel, entre ellos el acné. Deseo te sea útil:

      Erupciones
      En la erupción, algo atraviesa la frontera, algo quiere salir. La forma más simple de expresar esta idea nos la facilita el acné juvenil. En la pubertad, aflora en el ser humano la sexualidad, pero casi siempre sus imperativos son reprimidos con temor. La pubertad es un buen ejemplo de situación conflictiva. En una fase de aparente tranquilidad, bruscamente, de unas profundidades desconocidas, brota un nuevo deseo que, con una fuerza irresistible, trata de hacerse un lugar en la conciencia y la vida de un ser humano. Pero el nuevo impulso que nos acomete es desconocido e insólito y nos atemoriza. A uno le gustaría eliminarlo y recobrar el familiar estado anterior. Pero no es posible. No se puede dar marcha atrás.
      Y uno se encuentra en un conflicto. La atracción de lo nuevo y el temor a lo nuevo tiran de uno casi con igual fuerza. Todos los conflictos se desarrollan según este esquema, sólo cambia el tema. En la pubertad, el tema se llama sexualidad, amor, pareja. Despierta el deseo de hallar un oponente, el Tú, el polo opuesto. Uno desea entrar en contacto con aquello que a uno le falta, y no se atreve. Surgen fantasías sexuales, y uno se avergüenza. Es muy revelador que este conflicto se manifieste como inflamación de la piel. Y es que la piel es la frontera del Yo que uno tiene que cruzar para encontrar el Tú. Al mismo tiempo, la piel es el órgano con el que el ser humano entra en contacto con los demás, lo que el otro puede tocar y acariciar. La piel tiene que gustar para que el otro nos quiera.
      Este tema candente hace que la piel del adolescente se inflame, lo que señala tanto que algo pugna por atravesar la frontera —una nueva energía que quiere salir—, como que uno pretende impedírselo. Es el miedo al instinto recién despertado. Por medio del acné uno se protege a sí mismo, porque el acné obstaculiza toda relación e impide la sexualidad. Se abre un círculo vicioso: la sexualidad no vivida se manifiesta en la piel como acné: el acné impide el sexo. El reprimido deseo de inflamar al prójimo se transforma en una inflamación de la piel. La estrecha relación existente entre el sexo y el acné se demuestra claramente por el lugar de su aparición; la cara y, en algunas chicas, el escote (a veces, también la espalda). Las otras partes del cuerpo no son afectadas, ya que en ellas el acné no tendría ninguna finalidad. La vergüenza por la propia sexualidad se transforma en vergüenza por los granos.
      Muchos médicos, contra el acné recetan la píldora, y con buenos resultados. El fondo simbólico del tratamiento es evidente: la píldora simula un embarazo y, desde el momento en que «eso» parece haber ocurrido, el acné desaparece: ya no hay nada que evitar. Generalmente, el acné cede también a los baños de sol y mar, mientras que cuanto más se cubre uno el cuerpo más se agrava. La «segunda piel» que es la ropa acentúa la inhibición y la intangibilidad. El desnudarse, por el contrario, es el primer paso de una apertura, y el sol sustituye de modo inofensivo el ansiado y temido calor del cuerpo ajeno. Todo el mundo sabe que, en última instancia, la sexualidad vivida es el mejor remedio contra el acné.
      Todo lo dicho acerca de la pubertad puede aplicarse, a grandes rasgos, a todas las erupciones cutáneas. Una erupción siempre indica que algo que estaba reprimido trata de atravesar la frontera y salir a la luz (al conocimiento). En la erupción se muestra algo que hasta ahora no estaba visible. Ello también indica por qué casi todas las enfermedades de la infancia, como el sarampión, la escarlatina o la roséola, se manifiestan a través de la piel. A cada enfermedad, algo nuevo brota en la vida del niño, por lo que toda enfermedad infantil suele determinar un avance en el desarrollo. Cuanto más violenta la erupción, más rápido es el proceso y el desarrollo. La costra de leche de los lactantes denota que la madre tiene poco contacto físico con la criatura, o que la descuida en el aspecto emotivo. La costra de leche es expresión visible de esta pared invisible y del intento de romper el aislamiento. Muchas veces, las madres utilizan el eccema para justificar su íntimo rechazo del niño. Suelen ser madres especialmente preocupadas por la «estética», que dan mucha importancia a la limpieza de la piel.
      Una de las dermatosis más frecuentes es la psoriasis. Se manifiesta en focos de inflamación de la piel que se cubren de unas escamas de un blanco plateado. En la psoriasis se incrementa exageradamente la fabricación de escamas de la piel. Nos recuerda la formación del caparazón de algunos animales. La protección natural de la piel se trueca en coraza: uno se blinda por los cuatro costados. Uno no quiere que nada entre ni salga. Reich llama muy acertadamente al resultado del deseo de aislamiento psíquico «blindaje del carácter». Detrás de toda defensa hay miedo a ser heridos. Cuanto más robusta la defensa y más gruesa la coraza, mayor es la sensibilidad y el miedo.
      Ocurre lo mismo entre los animales: si a un crustáceo le quitamos el caparazón, encontraremos una criatura blanda y vulnerable. Las personas aparentemente más ariscas son en realidad las más sensibles. De todos modos, el afán de proteger el alma con una coraza encierra un cierto patetismo. Porque, si bien la coraza protege de las heridas, también impide el acceso al amor y la ternura. El amor exige apertura, pero entonces la defensa queda comprometida. El caparazón aparta al alma del río de la vida y la oprime, y la angustia crece. Es cada vez más difícil sustraerse a este círculo vicioso. Más tarde o más temprano, el ser humano tendrá que resignarse a recibir la temida herida, para descubrir que el alma no sucumbe, ni mucho menos. Hay que hacerse vulnerable, para comprobar la propia resistencia. Este paso se produce sólo bajo presión externa, aplicada ya por el destino y por la psicoterapia.
      Si nos hemos extendido en el comentario de la relación entre la vulnerabilidad y el blindaje es porque, en el plano corporal, la psoriasis muestra esta relación: la psoriasis llega a producir ulceración de la piel lo que aumenta el peligro de infección. Con ello vemos cómo los extremos se tocan, cómo vulnerabilidad y autodefensa ponen de manifiesto el conflicto entre el deseo de compenetración y el miedo a la proximidad. Con frecuencia, la psoriasis empieza por los codos. Y es que con los codos uno se abre paso, en los codos uno se apoya. Precisamente en este punto se muestran a un tiempo la callosidad y la vulnerabilidad. En la psoriasis, inhibición y aislamiento llegan al extremo, por lo que obligan al paciente, por lo menos corporalmente, a abrirse y hacerse vulnerable.

  2. Andrés permalink
    24 enero 2012 4:58 PM

    Hola Freeman.

    Me ha sorprendido bastante lo que podría ser la raíz del asunto. Sabía que, como tú bien dices, las enfermedades suelen originarse por algún problema emocional. Pero no tuve en cuenta lo del acné. Después de leer el documento, empiezo a comprender el problema.
    ¡Estoy realmente sorprendido! Si el problema es como dice el documento, no estaba siendo consciente de ello.

    La verdad me ha resultado muy útil.
    Muchas gracias por ayudarme.

    • 25 enero 2012 4:47 AM

      Hola Andrés, me alegro de que te haya servido.

      Sí, es impresionante cómo cada disfunción, dolencia o enfermedad representa un mensaje acerca de nosotros, sobre algo que debemos atender o resolver, para recuperar la armonía o el equilibrio en nuestra vida.

      Me gustaría añadir -sobre el acné, y a la luz de lo expuesto- algo que creo que es obvio, pero que no está de más decir (por si acaso).
      El curar el acné no significa que uno tenga que ir -por ejemplo- de prostitutas, o que tenga que forzar una relación con otr@ joven (con el alto riesgo de embarazo no deseado), o que cometa cualquier otro exceso. No, en absoluto (y además es completamente desaconsejable).
      Más bien el curar el acné estriba en ver con naturalidad la posibilidad de una relación afectiva-erótica (en cualquiera de sus diversos niveles) con otra persona, así como en asumir de igual modo nuestra propia sexualidad y sus manifestaciones naturales. Y luego si esa relación se produce antes o después, ya depende de lo que sienta o desee o estime conveniente cada uno en cada momento de su vida (aunque está claro que el “enamoramiento” a esas edades llega a veces “sin avisar”).

      En cualquier caso, sentido común y naturalidad.🙂

      Salud, Fuerza y Paz,
      Freeman

Trackbacks

  1. La farmacéutica Pfizer reconoce el soborno sistemático a médicos y paga una multa millonaria para evitar procesos judiciales « Liberación AHORA
  2. Multinacional Bayer condenada a pagar indemnización millonaria a un damnificado por el fármaco Lipobay « Liberación AHORA
  3. Miles de fármacos son inútiles y peligrosos. El informe pericial de Philippe Even « Liberación AHORA
  4. FÁRMACOS y FRAUDE. Excavando en la madriguera del conejo… « Liberación AHORA
  5. FÁRMACOS Y SILENCIOS MORTALES. Nuevo caso de ocultación y ausencia de datos y tests sobre efectos adversos: protegen las ventas en vez de la salud « Liberación AHORA
  6. GSK, otra vez acusada de sobornar a médicos para que receten sus fármacos | Liberación AHORA
  7. Unos “pasan el sobre” y otros te recetan | Liberación AHORA
  8. La farmacéutica Pfizer reconoce que soborna a los médicos de manera sistemática | Enfermedades Desde el Punto de Vista de un Paciente

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: