Skip to content

Personas electrohipersensibles: un drama silenciado

29 marzo 2012


En una sociedad profundamente enferma, las personas más sensibles -en cualquier aspecto- son las más perjudicadas, y las primeras en ser marginadas y silenciadas por las “autoridades”.

Las mujeres que vuelven “a las cavernas”

Publicado por Miguel Jara

¿Os acordáis de Ángela, la mujer que llevaba el característico “burka” que portan las personas electrohipersensibles? Como cada vez más personas, no aguanta vivir rodeada de ondas electromagnéticas y ha intentado quitarse la vida dos veces ya. Me lo cuenta su hijo Ángel, están desesperados y no saben ya qué hacer. El Ayuntamiento de Pinto (Madrid), donde tiene su residencia la familia (a varias decenas de metros de una antena de telefonía móvil) parece que no les hace el caso que necesitan. Ángel ha escrito y se ha reunido con representantes municipales en varias ocasiones y les cuenta:

Como ya sabéis en el ayuntamiento desde julio del año pasado, nuestra familia está pasando por unos momentos horribles debido a una enfermedad que tiene mi madre. Esta enfermedad, aunque no reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se llama Hipersensibilidad a los Campos Electromagnéticos o electrosensibilidad. En Suecia, por ejemplo, está reconocida como incapacidad. Es un drama el que estamos viviendo, porque para todo nos aplican los “protocolos” y nadie quiere escucharnos. El silencio administrativo es impresionante en todo lo que rodea al tema de las radiaciones electromagnéticas.

Seguir leyendo el artículo en Miguel Jara

Posts recientes en Miguel Jara:

Artículos relacionados en Liberación AHORA:

3 comentarios leave one →
  1. Raúl Ibáñez Martínez permalink
    30 marzo 2012 9:20 PM

    Conozco personalmente un caso en mi ciudad en el que la hija se sentía enferma y después de una larga peregrinación visitando médicos fué en Madrid donde les dieron la llave que puso fin a la enfermedad, al preguntarles si vivian cerca de alguna antena de telefonía o línea de alta tensión, repararon en que efectivamente vivian a escasos metros de una antena de telefonía movil . Cambiaron de vivienda y los síntomas de la enfermedad desaparecieron.
    Me comentaba el padre que sentía lástima por las personas que le compraron la vivienda ajenos a ese foco de ondas cusantes de la enfermedad de su hija, ya que no había podido
    advertirles pues de haberlo hecho no huberan cerrado el contrato de compra y venta de la casa.
    ¿Conoce alguien a algún técnico o directivo de las empresas de telefonía movil que vivan cerca o hayan autorizado la instalación de estas antenas en su edificio de viviendas? ¡A que no!

    • 30 marzo 2012 10:12 PM

      Hola Raúl, muy significativo el caso que nos cuentas.
      Luego, si yo fuera el padre, antes de vender la vivienda les hubiera advertido del riesgo, aunque por ello no me la compraran. Pero imagino (mejor dicho, sé) que la escasez y la desesperación pueden nublar o anular el buen juicio de una persona.
      Vaya mafia también, la de la energía eléctrica, madre mía… qué pocos escrúpulos.

      Un abrazo.

Trackbacks

  1. Campos electromagnéticos y sus riesgos. Entrevista al Dr. Olle Johansson, por Alish | Liberación AHORA

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: