Skip to content

Estado de derecho: un concepto imponente, fachada de un régimen opresor y despiadado

9 mayo 2012

Mi visión del Estado de derecho constitucional español

Por Fran Gutiérrez

Al amparo del derecho constitucional del artículo 20 de “nuestra” constitución, ejerzo mi libertad de expresión.

Voy a manifestar mi visión de cómo fueron violados mis derechos como ciudadano de España, gracias a los resquicios legales que ampara la ley mercantil, y a la contundencia con la que la justicia civil cargó contra mi persona, sin ningún tipo de piedad humana, dejándome en la calle con dos niñas de 12 años, junto a mi esposa.

En mi libro “Y entonces me levante”, tú buscador puedes leer mi historia de vida, y cómo después de una terrible infancia y adolescencia, sufrí un grave accidente laboral que, después de 5 largos años de juicios, intervenciones quirúrgicas y mucho dolor, todo el proceso concluyó con 28 años de edad, condenado según la medicina oficial a caminar de por vida con bitutores y muletas, e ingerir una media de 20 pastillas al día, para calmar el dolor físico y emocional que fue diagnosticado con una de esas “etiquetas médicas que justifica una enfermedad mental”, la cual es más fácil, económico y beneficioso a la vez, calmar con pastillas los síntomas en vez de ayudar a evolucionar. Entre otras cosas, porque no saben cómo ayudarte, y me dejaron siendo un mueble más de mí casa, prácticamente anulado y dormido todo el día.

Como compensación económica recibí una triste indemnización y una limosna social, la Invalidez absoluta, que me ayudaba a sobrevivir, pero que me hacia justificar mis limitaciones. Que mi entorno la denominaba como algo positivo y para mí sólo era una “limosna social”, para compensar mi dolor.

Yo no me conformé a esas circunstancias “Y me levanté” por otros medios no oficiales o impuestos, que además desde mi punto de vista, da la sensación de que son mal tratados, atacados y ocultados mediante manipulación mediática por intereses económicos de los que manejan en la sombra el “SISTEMA”. Esto es sólo mi impresión, no una certeza. Quizás ciertas emociones me hacen tener esa impresión. Pero lo cierto es que los hechos, las pruebas, los testimonios y las evidencias son tan sólidas, que ya no pueden ser ignoradas o interpretadas a la ligera.

Después de levantarme a todo lo relatado de manera breve anteriormente, intenté superarme a nivel profesional, y monté un negocio junto con mi mujer. Para ello renuncié a mi “limosna social, ante el grito desgarrador de mi entorno que me calificaba de loco, por perder mi pensión para toda la vida. No me importó perder, porque lo que realmente hice fue ganar mi integridad como ser humano, y mi derecho a evolucionar en favor de mi misión de vida.

Errores de principiante me llevaron a perecer, y perder lo invertido. Me lo tomé como un reto y aprendí de los errores. Emprendí un proyecto empresarial, con mucha ilusión, y para ello tuve “la inestimable ayuda de la Banca“. Líneas de descuento, préstamos para vehículos, tarjetas de combustible, sin problemas… facilidades absolutas, gracias al “Estado de Bienestar”.

Así que la agencia de transporte podía comenzar a rodar, y rodó. En el momento más álgido, la empresa daba empleo a 11 trabajadores asalariados y 9 transportistas autónomos, y a mí me generaba un sueldo para vivir dignamente sin grandes pretensiones, más que la de ser una pieza útil a “nuestro Estado de derecho”. Me sentía tan orgulloso, de haber dejado de vivir del Estado de derecho, pasando a ser una pieza del “motor de nuestra sociedad”.

Jamás podría haberme imaginado que tres impresentables, apoyándose en resquicios que deja la justicia, me dejaran de pagar el trabajo de cuatro meses. Tampoco podía dar crédito, como aquellos trabajadores en los que yo confiaba, cargaran de manera tan ruin contra mí, y más cuando yo no los estaba engañando. Andé cielo y tierra para conseguir dinero para pagar sus salarios y finiquitos, sin la ayuda del banco, ya que éste me quitó el paraguas cuando empezó a llover.

Pero lo que no podía ni tan siquiera vislumbrar, era que el Banco (uno de los “grandes”, a nivel nacional e internacional) me iba a destrozar mi estabilidad y me iba dejar en la ruina después de quitarme mi vivienda. Sin ser culpable, sin deber dinero. Sólo era víctima de tres desaprensivos que no cubrieron los pagarés que firmaron. Y al Banco no le tembló el pulso, apoyado por el sistema judicial español, y me arrebató la vivienda, que tanto nos había costado comprar. Y, aún así, me quedó una deuda sustanciosa que pagar.

Sin vivienda donde vivir, y prácticamente sin trabajo. Acabé alquilando un piso y allí nos instalamos, sumidos en un estado de impotencia y dolor que nos desgarró el alma.

Podéis leer esta historia en mi libro “Y entonces me levante”, y sabréis como estos acontecimientos me llevaron a despertar a otra realidad alternativa y diferente a la que nos han impuesto.

El dolor y la necesidad, junto al hecho de quedar acorralado contra las cuerdas, me hicieron LIBRE, y perdí lo único que me quedaba: el miedo.

Eso hizo que mi compañera sentimental -el amor de mi vida- y yo nos lanzáramos a la desesperada a trabajar, como salida a la situación; eso sí, víctimas de embargos en las nóminas. La crueldad del banco nos seguía acosando, y además cada día recibíamos su presión con cartas y llamadas amenazadoras. No les bastaba sólo con apropiarse de parte de lo poco que ganábamos, con el apoyo legal de la justicia española. Pero no nos rendimos, y además -en contra de lo habitual- dejamos de luchar, nos dimos cuenta de nuestro poder, y empezamos a fluir.

A mí ese estado de libertad me deparó un desagradable hecho con un director de oficina, de una conocida compañía de seguros. Este director, títere del sistema opresor, me provocó una encerrona con el objetivo de someterme a su poder y el de su empresa. Lo que no se esperaba era mi reacción desde la libertad que da el haber perdido el miedo y ser independiente, cuando él esperaba que iba a trabajar por menos dinero que otros “protegidos” que vendían la mitad que yo. Dejé aquella empresa, y ese mismo día tenía trabajo en otra. Eso no se lo esperaba ese títere del sistema opresor. Ese hecho me hizo sentir la grandeza del despertar de un ser humano, y alcé la mirada al cielo como signo de victoria, y me reforzó mi sensación de libertad.

Al poco tiempo una gran persona me brindó la gran oportunidad de tener mi propio negocio. Esa gran persona invirtió una suma de dinero para montar un centro de terapias, en el que mi compañera sentimental y yo trabajamos y nos desarrollamos profesionalmente, y que nos da el sustento económico para vivir dignamente con los aprietos que esta crisis nos trae; experimentando además los estertores de la muerte de un sistema que busca desesperadamente una salida a sus intereses.

Hoy vivimos en nuestra vivienda de alquiler (derecho reflejado en la constitución española art. 47). Derecho que la justicia española me arrebató a favor del banco, violando -desde mi humilde punto de vista- el artículo 15 de nuestra constitución, y también los principios de ésta, en el llamado “Estado de derecho”.

Después de exponer mí caso particular, y sabedor de los 4 principales principios constitucionales del llamado Estado de derecho, que son:

  • Libertad

  • Justicia

  • Igualdad

  • Pluralismo político

Esos son los principios que fundamentan nuestro Estado de derecho y Constitución. Entonces yo me pregunto.

¿Por qué no han sido respetados mis derechos?

Si el que no cumplió el compromiso contraído en la firma de pagarés, queda absuelto como insolvente. Yo que no soy culpable de ese hecho, ¿por qué cargan contra mí? ¿Por qué el juez sólo mira por los derechos del Banco y lo protege? Y a mí, ¿quién me protege?

El sentido común a mí me dice que el banco debería reclamar a quien firmó el pagaré, no a mí. ¿Qué opinas tú, buscador?

¿Cómo alguien insolvente puede pasearse en un BMW X5, o en un Pontiac, o tener una casa en el Maresme?

¿Por qué hay tantos resquicios legales en España que protegen a los delincuentes y estafadores?

¿Por qué la ley no es igual protegiendo a los ciudadanos que a los bancos?

¿Por qué si a una persona le quitan sus bienes tiene que seguir pagando y además ser víctima de embargos?

¿Este es el “Estado de derecho”? ¿Esto es lo que los principios de la Constitución dicen?

Buscadores, de verdad os digo que estoy totalmente decepcionado con el “Estado de derecho”. Que mientras no me demuestren lo contrario, no creo en ningún político. Que aunque nos quieran mostrar lo contrario yo sólo puedo sentirme oprimido y maltratado por los que viven a nuestra costa.

Mientras tanto, yo sólo puedo decir mi verdad, que no quiere decir que sea la auténtica (la absoluta). Es lamentable que como individuos y como sociedad paguemos forzosamente impuestos abusivos, bajo la amenaza de ser castigados. Me molesta pagar impuestos, porque me siento engañado, me siento traicionado, usurpado, y en situación de indefensión ante la ley. Además, últimamente sirven para financiar y rescatar a los bancos, los mismos que nos quitan nuestras viviendas, el gobierno les da nuestro dinero. Y eso no es ser un antisistema, sino un ciudadano que creía en el sistema, y que remó a favor, sintiéndome parte de un país y orgulloso de ser español. Y que hoy no puede más que sentir zozobra, y que la esperanza se esfumó con el dolor que sentí.

Seguiré mientras pueda denunciado a la luz pública mi verdad. Sueño cada noche con una humanidad libre de cadenas. Con un mundo justo, en el que todos miremos por el bien común, y donde mi cultura, ideología, raza o tendencia sexual, es respetada. Donde nadie tiene más derecho que otros. Creo que esto no es lo que tenemos, no sólo en nuestro país, sino ni el mundo.

Por eso creo firmemente en movimientos que están surgiendo, proyectos e inciativas de transformación social integral, porque me contagian la ilusión de una verdadera democracia (gobierno, poder y soberanía del pueblo). Y con la ilusión de que toda esta pesadilla que estamos viviendo se acabe.

Seré como Juan Salvador Gaviota, me mostraré en la playa, para que mis semejantes, mis hermanos humanos, decidan si quieren volar o seguir a la locura colectiva. Y por suerte somos ya muchos Juan Salvador Gaviota.

Ánimo, si has sido víctima de este sistema. Deja de luchar, di basta. Agárrate a un clavo ardiendo, y sobrevive. Aprende, recuerda quién eres y coge cualquier trabajo hasta que la solución aparezca. No llores por una “limosna social.

Al pobre si se le da limosnas se le hace más pobre, ya que se le refuerza su dependencia. Aprende a pescar y no aceptes pescado. Quiero transmitirte que el poder está en ti. Que tú eres el responsable de tu vida. Que no dependes del “sistema”; por el contrario, “el sistema depende de ti”.

Siento que todo lo que esta pasando, toda la información alternativa que se mueve en la matrix de internet, está dando a lugar a una revolución. Pero no una revolución de lucha y guerra. Si no a un despertar espiritual, que nada tiene de religioso. Que acabará en una nueva humanidad, libre. Todo este sistema, en su esencia, quedó muy patente ya hace más de 2000 años con la historia del hijo del carpintero de Judea. Su muerte nos dejó un mensaje, que puede que se manipulara vilmente, bajo el dogma religioso. Y quizás hoy su energía está despertando en nosotros, y ese despertar acabará con el sistema que empezó con su muerte. ¿Podría ser que la genuina espiritualidad de Jesús, siempre estuviera en nuestro corazón, como él mismo dijo a Pedro?

¿Qué pasaría si nos plantáramos de manera pacífica? Sin lucha. Sólo sabedores de que, cómo dice David Icke, somos 100 por cada 1 de ellos. Cuando nos demos cuenta de este hecho, la partida se habrá acabado. Ahora sólo hay que seguir, moviendo fichas en este tablero de ajedrez. Ellos esperan que nos equivoquemos, y lucharán (como siempre han hecho, y nos han enseñado a nosotros que la lucha y el sacrificio es el camino para someternos y hacernos infelices), hasta el final.

¿Podría ser que la partida esté ganada, aunque habrá que jugar hasta el final?

Buscadores, dejad la lucha victimista y pasiva, trabajad desde vuestros hogares, desarrollemos las alternativas en nuestras comunidades, sigamos con las asambleas. Tomemos decisiones, fluyamos con la vida que somos. Si alguien tiene miedo quizás son ellos, porque ven que estamos despertando. No salgamos a manifestarnos movidos por unos sindicatos mantenidos y títeres del “sistema”. No dejemos que nos golpeen las “fuerzas del orden”, abandonemos la lucha ofuscada y estéril. Meditemos, abramos los corazones, ayudémonos los unos a los otros, colaboremos en red, construyamos juntos una nueva y mejor sociedad. Y plantemos nuestras bases en nuestros corazones, en nuestras familias. Somos una gran familia, la familia de la Humanidad. Los seres más maravillosos que habitan la tierra, más allá de nuestra apariencia o estado actual. Tenemos derecho a ser felices.

https://i0.wp.com/lacomunidad.elpais.com/blogfiles/arice39/LIBERTAD.jpg

Adelante Buscadores, por mucho que os castiguen, siempre hay soluciones. Cuando se cierra una puerta siempre se abre otra. No te quedes mirando la que se cierra, y date cuenta de la que se abre, porque esa es el camino a la libertad. Sí, ya sé que suele ser doloroso. Mas el dolor puede abrirte los ojos para ver el camino de la libertad.

“Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendrás”.

Meditad y buscad en vuestro interior.

Fran Gutiérrez*

*Francisco Gutiérrez es terapeuta holístico y reside en Viladecans, Barcelona, donde tiene su consulta. Es además autor del libro “Y entonces me levanté”, el impactante e inspirador relato autobiográfico de su extraordinaria experiencia de superación personal y autosanación. Colabora con el blog Liberación Ahora en calidad de autor de artículos, y asimismo coordina junto a Fernando Casavalle los proyectos Despetar del Sueño e Integra.

Video complementario:

En este video, Fernando Casavalle (terapeuta y coordinador, junto a Fran Gutiérrez, del proyecto Despertar del Sueño) lee una hipotética carta que el ciudadano medio escribiría al Presidente de la nación, reflejando el estado de ánimo así como las luces y las sombras -la toma de conciencia y las contradicciones y errores- que las masas están experimentando en este desafiante tiempo de crisis global.

Por ello, la crítica certera y el análisis lúcido de las lacras sociopolíticas actuales conviven aún con la necesidad de salvadores (en este caso el Presidente), la dependencia y la abdicracia (cesión del propio poder y soberanía) hacia el mismo sistema depredador y sus agentes y títeres políticos. Tal es la paradoja y el dilema de muchas personas hoy en día, lo cual queda patente en la carta.

Todo ello se presenta como un acicate a la reflexión, confrontando al ciudadano medio con los claroscuros de su propia mentalidad, abocándole -entre otras importantes cuestiones- a dilucidar dónde reside el poder real y qué se hace con dicho poder (asumirlo con madurez y empoderarse, o bien cederlo a otros de forma irresponsable).

Freeman, webmaster de Liberación Ahora

Artículos relacionados, en Liberación Ahora:

La actitud de la mayoría de la sociedad, de contemporizar o convivir con el vigente orden o sistema corrupto, es como la del enfermo que tiene un miembro gangrenado o un órgano necrotizado -con pronóstico fatal e irreversible-, y pretende seguir su vida como si tal cosa, sin plantearse si quiera la urgente e ineludible amputación o extirpación de la parte corrupta de su organismo. Tanto en el caso de la sociedad, como en el del enfermo, el miedo y la ignorancia -o negligencia- respecto de su situación real los llevan a una suerte de suicidio indirecto.

Freeman

EN CUANTO ALGUIEN COMPRENDE QUE OBEDECER LEYES INJUSTAS ES CONTRARIO A SU DIGNIDAD DE HOMBRE, NINGUNA TIRANÍA PUEDE DOMINARLE.

Mahatma Gandhi

Ante situaciones y órdenes manifiestamente injustas, abusivas y dañosas, emanadas de órganos y autoridades que por tales hechos son ilegítimas, la desobediencia civil no sólo es nuestro derecho inalienable, sino también nuestro deber, en tanto que personas íntegras, responsables de nuestros actos y omisiones.

Freeman

Post editado por Freeman.

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

6 comentarios leave one →
  1. Anónimo permalink
    11 mayo 2012 11:24 AM

    Amigo Fran Gutiérrez, permíteme la licencia de llamarte amigo, desde el corazón te aseguro que me siento impresionado por la lectura de la sinópsis que haces de tu experiencia de vida y lucha por superar las adversidades y crecer como ser humano.
    Se desde niño; por tener un padre – murió el año pasado- que vivió unas circunstancias parecidas a las tuyas encadenado en su caso a unas muletas desde los 35 años después de convalecencias en cama de 7 y 5 años y la responsabilidad de dos hijos, el dolor, la humillación y la impotencia que generan, sin embargo, os considero a los dos supervivientes de un mumdo infierno del que escapasteis gracias al valor y fuerza interior
    -¿Dios?- demostrado.
    Gracias a ese dolor de niño asustado que me tocó en suerte y vuestro ejemplo, lucho a diario -mojándome- por el reestablecimiento del amor y la fraternidad del Reino de los Cielos aquí en la tierra, ese regalo anunciado e implementado hace dos mil años por el Cristo, contra el infierno que, también está en la tierra, como consecuencia de la ignorancia, egoismo y desamor que generan la intolerable injusticia que afecta sobre todo a los más humildes.
    Gracias por tu testimonio. Un cálido abrazo.

    • 18 mayo 2012 2:58 PM

      Gracias
      Solo decirte, que la misión del alma, es dificil entender si te identificas con un cuerpo y una mente(ego), y su legión de versiones.

      El cuerpo y la mente solo son la herramientas para el proposito mas elevado del alma. Su proposito ya sabes que es recordadr que es Dios.

      Siempre digo que el dolor, es el camino hacia el interior. Y en el interior, se halla Dios. Cuando lo escuchas y te rindes (expiacion o momento santo) la vida y sus circunstancias tienen sentido.

      Un placer amigo

Trackbacks

  1. Fran Gutiérrez » Despertar de la consciencia ¿Por qué seguimos haciendo más de lo mismo? Fran Gutiérrez
  2. “Destrucción y reconstrucción de la espiritualidad”. Cuestiones esenciales actuales, con Félix Rodrigo Mora « Liberación AHORA
  3. SERES NADA: la ínfima calidad del sujeto como señal de caída de una civilización. Reflexiones para afrontar este período « Liberación AHORA
  4. La Red de Autómatas y David Icke « Liberación AHORA

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: