Skip to content

Universidad y sistema académico: lacra sociocultural e instrumento del poder

7 septiembre 2012

Tan blanca como la pizarra -en cuanto a lo sustantivo del ser humano- llegan a quedar las mentes y corazones de l@s jóvenes que pasan por la piedra de un sistema universitario y académico, que es mero e instrumental apéndice programador-de-conciencias al servicio del establishment.

COMENTARIO A “El Nuevo Cortesano, o el Arte de Progresar en la Academia”

Por Félix Rodrigo

El descrédito del sistema académico y universitario es creciente, y al parecer imparable.

La causa primera de ello es el parasitismo, desprecio por la verdad, servilismo hacia el poder constituido, nulidad intelectual, hedonismo enfermizo, ansia ciega de medro, amoralidad militante y otras disfunciones de la gran mayoría de sus integrantes.

Dejando a un lado honrosas excepciones, a las que envío un cálido saludo, la gran mayoría de los catedráticos y profesores están demás, sobran. Ni aportan nada ni hacen nada más que vegetar y buscar su interés personal. Les importa una higa el saber, la verdad, el conocimiento, el alumnado, los problemas de la sociedad, nada que no sea su bolsillo y su estómago.

Los de derechas y conservadores, igual que los de izquierdas y progresistas, son meros agentes del sistema para destruir mentalmente a la juventud, para convertirla en una masa de criaturas sin cerebro, sin ética, sin convivencialidad, meros seres-nada.

Por eso la sátira “El nuevo cortesano, o el arte de progresar en la Academia”, es muy pertinente. El proyecto de revolución integral establece como punto programático la autogestión popular del saber y el conocimiento. En una sociedad libre, autogobernada y autogestionada, en la que se respete la libertad de conciencia y se busque el perfeccionamiento intelectual y en general espiritual del ser humano no puede existir esa institución aciaga, creada en el siglo XIII junto con el Estado, que se llama Universidad, ni la estatal ni la privada.

Félix Rodrigo

Leer El Nuevo Cortesano, o el Arte de Progresar en la Academia

Fuente: Esfuerzo y Servicio Desinteresados / Imagen de portada: paperblog

Reedición de Freeman

Otros artículos recientes en Esfuerzo y Servicio Desinteresados:

Según denuncia el Partido da Terra, mediante las pretendidas reformas legales en curso (Ley Reguladora de las Bases de Administración Local, Ley de la Racionalización Sostenibilidad y Administración Local”, etc.) el Estado pretende liquidar lo escaso que aún pervive de un régimen de democracia directa, como es el concejo abierto, la parroquia o el conjunto de las denominadas “Entidades locales menores”.  Según comenta Joam Evans Pim, Secretario General del Partido de la Tierra y miembro de la Academia Gallega de la Lengua Portuguesa, “La hipótesis de la personalidad jurídica de la parroquia gallega serán aniquilados en pocos meses por el gobierno de Madrid. La denominada “Ley de la racionalización Sostenibilidad y Administración Local” disuelve las entidades territoriales inferiores al condado, con la eliminación de la posibilidad de aplicar el sistema de democracia directa en concejo abierto”.
 
(Extracto del artículo)

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

9 comentarios leave one →
  1. 8 septiembre 2012 11:06 AM

    Buenos días Freeman y lectores del blog.

    En esta ocasión lamento mucho tener que disentir completamente con tu aseveración de que ” el sistema universitario y académico, que es mero e instrumental apéndice programador-de-conciencias al servicio del establishment.”. La universidad no programa conciencias, simplemente, porque a la edad con que llegan las personas a la universidad ya es muy difícil programarlas. O desprogramarlas.

    Los estudiantes YA vienen programados, son programados (aunque yo más bien diría que son conciencias que vienen debilitadas y confundidas) de las etapas anteriores de “educación” y en la universidad simplemenete se continúa el proceso.

    No obstante, existen ciertos núcleos dentro de este sistema (en algunos casos, facultades enteras donde la media de profesorado NO es como lo que Félix describe) donde por circunstancias nos hemos encontrado personas con una forma distinta de ver las cosas (básicamente, personas que hemos tenido experiencias vitales y profesionales fuera del mundo acedémico antes de integrarnos en él) y que estamos haciendo todo lo que sabemos y podemos (las limitaciones son personales así como institucionales) por intentar recuperar y animar a los estudiantes que tenemos.

    Y lamentablemente tengo que decir que la experiencia no es muy alentadora porque determinadas capacidades que no han sido desarrolladas y fomentadas en edades más tempranas, parecen imposibles de despertar ya.

    Me refiero a la capacidad crítica (es decir, el hábito de contrastar información, comprobar datos, resultados etc. de otras fuentes o por deduccón propia) , capacidad de análisis, capacidad de abstracción y comprensión del lenguaje (sí, estoy diciendo que NO comprenden el castellano más básico y que por lo tanto, no comprenden lo que leen o escuchan y no saben defender una idea o expresarla por escrito).

    Todo esto es muy grave, y lo que encuentro más grave en estas generaciones es que no se hacen preguntas, no han adquirido la capacidad de cuestionar. Y como no la tienen (estoy hablando en términos campana de Gauss porque por supuesto siempre hay muy honrosas excepciones para todo en toda población), cuando se encuentran con alguien que intenta enseñarles a pensar, a hacerse preguntas, a sacar conclusiones no obvias de las cosas, a comparar puntos de vista diferentes y posicionarse y defender su posicionamiento, a trabajar en equipo etc., se rebelan porque les resulta muy ajeno y muy difícil (y en algunos casos, imposible).

    Gracias por el post: Nosotros seguimos en ello, lo importante no es el resultado, sino que cada cual donde esté dé lo mejor de sí, porque es la única manera de vivir en paz con uno mismo. Son se millas que se vand ejando, que algún día germinarán. Y en este sentido, conozco muchas personas en primaria y secundaria que también están sembrando buenas cosechas.

    Somos las personas que estamos dentro las que tenemos que cambiar las instituciones, no esperar que las instituciones cambien para nosotros, porque las instituciones solamente reflejan una forma de situarse en la vida de una mayoría (una parte que manipula y una masa que consiente).

    Un abrazo

  2. 8 septiembre 2012 6:18 PM

    Buenas tardes Clara,

    Gracias por compartir tu punto de vista, y por expresar tu disensión, aunque más bien -si lo miras- sería una matización, pues admites que “los estudiantes YA vienen programados, son programados (aunque yo más bien diría que son conciencias que vienen debilitadas y confundidas) de las etapas anteriores de “educación” y en la universidad simplemente se continúa el proceso”.

    En efecto, se continúa el proceso de programación de conciencias. Por lo demás, en Liberación Ahora tal matización es obvia, y el lector habitual u ocasional que conoce someramente la línea editorial de este blog sabe que desde el principio se vienen publicando post críticos y de denuncia (también de alternativas, numerosos) con respecto a la “educación” oficial, abarcando desde preescolar hasta la primera juventud. Es por ello que incluir dicha matización en el título de este post, o en la frase bajo la imagen, era sencillamente innecesario, por lo redundante.

    La frase bajo la imagen de la pizarra viene a ser una síntesis o sinopsis del artículo de Félix Rodrigo que se reproduce luego, el cual artículo suscribo punto por punto, y en particular -en lo que a nosotros respecta- este párrafo:

    Dejando a un lado honrosas excepciones, a las que envío un cálido saludo, la gran mayoría de los catedráticos y profesores están demás, sobran. Ni aportan nada ni hacen nada más que vegetar y buscar su interés personal. Les importa una higa el saber, la verdad, el conocimiento, el alumnado, los problemas de la sociedad, nada que no sea su bolsillo y su estómago.

    Tú eres una de esas honrosas excepciones, pues me consta tu esfuerzo constructivo, por el cual -como sabes- ya te manifesté mi reconocimiento y aprecio con anterioridad.

    Posiblemente lo que ha pasado con este post, con ese título y esa frase bajo la foto, ambos “a bocajarro”, es que tal vez tocó alguna fibra en ti, por ser -de un modo u otro- parte de dicha institución y de tal sistema académico. Pero no hay ningún problema, es un hecho que cada cual está realizando su labor de concienciación desde dentro de las instituciones o desde fuera de las mismas. Y ambas modalidades son justas y necesarias, máxime si atendemos a la persona en particular, pues -como bien dices- “las limitaciones son personales así como institucionales”. Esto lo suscribo yo también.

    En lo que a mí se refiere, dado que estoy “fuera de muchas cosas” y no puedo ser echado de ellas, me hallo no obstante en una situación y perspectiva propicias para, con conocimiento de causa, llamar “al pan pan y al vino vino”, informando y exponiendo los hechos con honestidad y franqueza. Para esto estamos los activistas de información libre.

    Mi propia experiencia personal como alumno universitario que fui en su día, me confirma lo expuesto por Félix, y así lo expongo yo mismo en el título y la intro bajo la foto, donde plasmo mi aportación y la línea editorial del blog.

    Fue en cierta carrera de la rama de letras donde comprobé, ya en aquel entonces, la miseria moral, mediocridad, bisoñez personal o estulticia de muchos de los profesores y catedráticos. Pero no fue hasta que me encontré con la obra y la persona de Félix Rodrigo, que yo me di cuenta de hasta qué punto la universidad había reafirmado, profundizado y ampliado en mí la programación conciencial acerca de cuestiones tan específicas como el parlamentarismo, lo constitucional, lo estatal, lo electoral y lo jurídico. Cuestiones que, precisamente, son materia propia de la “enseñanza superior”, de la Universidad, y que en el colegio solamente se llegan a tocar de pasada.

    En su día, estudiando y examinándome de todo aquello, yo asumía que aquello era lo que había y que era lo mejor que había, y que mayormente había que mantenerlo para el bien común. Madre mía… luego la propia vida y los palos sin anestesia me fueron poco a poco abriendo los ojos, de modo que cuando escuché o leí los escritos e intervenciones de Félix me aclaré mucho más acerca de aquellas cuestiones. Ahí me di cuenta de hasta qué punto la universidad y el sistema académico (y toda la “educación”, con anterioridad), supone una “lacra sociocultural e instrumento del poder”, funcionando como “mero e instrumental apéndice programador-de-conciencias al servicio del establishment”.

    Un abrazo,
    Freeman😉

    • 12 septiembre 2012 11:58 AM

      Hola de nuevo,

      sí, claro que me toca la fibra, porque habláis de algo que vivo a diario.

      Me gustaría apuntar que la realidad tiene muchos matices y no me siento partícipe de un análisis en blanco y negro. El que las personas están programadas no se debe exclusivamente al sistema educativo, entendido como colegios, institutos, universidad., centros de formación profesional (¿por qué nos olvidamos de los centros de formación profesional?) etc. Depende de a qué estamos llamando educación.

      Educadores somos todos, como profesores, alumnos, padres, hijos, parejas, ciudadanos … o indígenas, y desde ahí tenemos todos una responsabilidad conjunta.

      Desde mi perspectiva, es cierto que hay mucho que criticar a estas insituciones y mucho en lo que avanzar. Pero creo que se avanza mejor situándose en lo que hay de positivo y construyendo o transformando desde ahí, que situándose fuera y haciendo una crítica destructiva.

      Es cierto que a veces hay que demoler un edificio entero porque no existe forma de sanearlo. Pero si ya hay algo construido, yo siento que es más util ver si hay alguna manera de aprovecharlo. No siempre es posible, pero muchas veces sí lo es.

      Si yo tengo que convertirme en el mundo que quiero ver “fuera”, empiezo por valorar lo que hay de positivo, me sitúo ahí y desde ésa posición, que me da fuerza y claridad, puedo empezar a reconstruir, demoler o lo que haga falta, todo lo que está corrompido.

      Mi crítica se dirige más hacia el enfoque del análisis que hacia el contenido en sí.

      Respecto al contenido, como yo no he pasado por facultades de letras donde se traten académicamente temas como el parlamentarismo, lo jurídico etc., no puedo decir nada al respecto. Por eso me gustaría recalcar que la universidad no es una “cosa” uniforme y con una entidad propia y que las particularidades de cada facultad, departamento, profesor, asignatura y curso académico son tan variadas como el propio nombre de dicha institución refleja. De alguna manera, cumple su función de universalidad, dando cabida a una multitud de universos que conviven en su seno..

      Si hay algo que he aprendido allí es que se puede discutir ampliamente – y a veces, muy acaloradamente también – sobre ideas, enfoques, incluso resultados de un problema, y a darme cuenta de que el hecho de que alguien critique mi punto de vista no es una crítica a mi persona.

      Bueno, al menos donde yo estoy, se discute mucho y con mucha pasión y esto enriquece mi vida porque siempre es muy saludable tener a alguien enfrente que aporta una visión crítica o simplemente, diferente.

      Me gusta discutir (que no es sinónimo de pelear). Es mi trabajo, de hecho. Si hay algo que disfruto es encontrarme con alumnos que preguntan, piensan, buscan información y discuten conmigo. Algo que sucede raramente.

      Creo que la labor de un profesor, sea del tipo que sea, es ayudar a que sus alumnos se hagan preguntas y ayudarles a encontrar los recursos necesarios para encontrar las respuestas.También es necesario que el profesor sea consciente de que las respuestas que hoy son válidas, pueden no serlo mañana.

      Un abrazo grande Freeman, gracias por tu rcomentario y post.

      Clara

    • 15 septiembre 2012 12:08 AM

      Holis de nuevo, Clara Luz,

      Voy comentando según las cuestiones que has apuntado.

      sí, claro que me toca la fibra, porque habláis de algo que vivo a diario.

      Lo comprendo, pero no puedo dejar de informar y exponer las cosas que, a todas luces, hay que corregir en cualquier ámbito que salga a colación, como en este caso la Universidad y el sistema académico, con el artículo de Félix.
      Desde luego, por sus contenidos y su modo directo y diáfano, este no es un blog fácil de digerir para muchas personas, incluso -en ocasiones- para las de mente abierta y corazón cálido. Cada cual tiene su punto de vista y sus identificaciones, carácteres y creencias, como es lógico, y es normal que lo que aquí se publica “roce” o “choque” con dichas identificaciones, carácteres o creencias.
      Hablando de fibra, lo que a mí me la toca (la fibra, jejeje, o más bien los fibrones, jajjaa) es el abuso, el daño y la imposición arbitrarios ejercidos sobre las personas y sociedades, en todas las áreas a través de los diferentes aspectos o instrumentos que utiliza el establishment (drigido por una poderosa minoría).
      Y esta vez le tocó a la Universidad.

      Me gustaría apuntar que la realidad tiene muchos matices y no me siento partícipe de un análisis en blanco y negro. El que las personas están programadas no se debe exclusivamente al sistema educativo, entendido como colegios, institutos, universidad., centros de formación profesional (¿por qué nos olvidamos de los centros de formación profesional?) etc. Depende de a qué estamos llamando educación.
      Educadores somos todos, como profesores, alumnos, padres, hijos, parejas, ciudadanos … o indígenas, y desde ahí tenemos todos una responsabilidad conjunta.

      Por supuesto. Esto es como lo que te decía en otro comentario. Los colegios, padres y educaciones o formaciones de todo tipo ya son objeto de publicación en otros posts. Pero ahora tocaba la universidad y el sistema académico, y a ellos me ceñí en mi título y en la intro de la foto.

      creo que se avanza mejor situándose en lo que hay de positivo y construyendo o transformando desde ahí, que situándose fuera y haciendo una crítica destructiva.

      Así lo creo -y lo hago- yo también, en lo que a las personas que están dentro de las instituciones se refiere. Ya lo dije. No sé si con lo de crítica destructiva te refieres a mi o a Félix, pero en cualquier caso no veo tal cosa (y me sorprende un poco que lo digas, conociéndome un poquillo, y al blog).
      Por crítica destructiva entiendo aquella en la que se hacen descalificaciones personales o injuriosas o despreciativas, dirigidas tanto a la persona como a su opinión. Un ejemplo, a continuación pongo el extracto de una de esas críticas (disfrazada de constructiva) que un individuo me envió en un post recientemente (puedes ver ese comentario completo en la papelera del blog):

      Un aspecto positivo de liberación ahora es que da espacio a artículos que promueven el sentido crítico, pero al mismo tiempo también contiene toda clase de increibles estupideces, presentadas como alternativas.
      Esa falta de rigor, escepticismo, realismo, mezclando perlas con basura disminuye su valía. Cuando alguien se de cuenta de que ha recogido basura creyendo que era una perla, probablemente extenderá su decepción al resto del contenido. Tal vez ese es uno de los verdaderos objetivos de la página.

      Jjejee, algunos pretenden colar aquí cosas como esas, pero no cuela, no.

      Bueno, pues lo que te comentaba, si lees mis comentarios verás que no me limito a exponer los fallos de las cosas, sino que también valoro lo bueno que haya y presento asimismo alternativas de mejora. Voy a poner extractos de lo que dije, porque deseo que realmente quede clara esta cuestión.

      es un hecho que cada cual está realizando su labor de concienciación desde dentro de las instituciones o desde fuera de las mismas. Y ambas modalidades son justas y necesarias, máxime si atendemos a la persona en particular, pues -como bien dices- “las limitaciones son personales así como institucionales”.

      Entonces, conservemos lo válido y útil que haya, sí; pero denunciemos sin ambajes y removamos todo lo arbitrario, abusivo y nefasto, creando entre TODOS algo más íntegro, auténtico y armónico.

      Un cordial saludo,
      Freeman

      PD: algunas alternativas, aquí:
      https://liberacionahora.wordpress.com/2012/07/09/educacion-libre-y-comunitaria-dejando-atras-el-adoctrinamiento-de-masas-hacia-la-formacion-integral-de-personas/
      https://liberacionahora.wordpress.com/2012/07/16/conocimiento-libre-acceso-difusion-y-uso-plenos-e-iguales-para-el-bien-de-tods/

      Vamos con más cuestiones.

      Mi crítica se dirige más hacia el enfoque del análisis que hacia el contenido en sí.

      Si no contextualizamos un artículo ( o una frase) en el panorama más amplio de la obra del autor y de su mensaje, entonces podemos llegar a conclusiones precipitadas.
      Quienes hayan estudiado y leido -en mayor o menor medida- la obra de Félix, (o en mi caso, mis modestos artículos extensos), hará desde luego una valoración más objetiva del enfoque de los artículos o frases. Yo animo a conocer en detalle el mensaje de Félix, en sus estudios, conferencias, entrevistas o artículos extensos.
      Sobre mí, el artículo de la transformación interior creo que es el más representativo.

      Por eso me gustaría recalcar que la universidad no es una “cosa” uniforme y con una entidad propia y que las particularidades de cada facultad, departamento, profesor, asignatura y curso académico son tan variadas como el propio nombre de dicha institución refleja. De alguna manera, cumple su función de universalidad, dando cabida a una multitud de universos que conviven en su seno..

      De alguna manera, sí… pero no de la mejor manera. La administración, el estado, el ministerio de educación, el ordenamiento jurídico, los consejos rectores, etc, establecen -de hecho y de derecho- un marco de maniobra. Tú mejor que nadie sabes los límites de lo que puedes o no puedes hacer o decir en ella (respecto a los alumnos y a los demás profesores, catedráticos, rectores, etc), y las posibles consecuencias de atravesar esos límites.
      Entre otras cosas, es la arbitrariedad y la imposición de dichas restricciones o limitaciones lo que fundamentalmente cercena la capacidad de la universidad para brindar una formación más integral, completa, ética y elevada al alumnado (y a la sociedad).

      Creo que la labor de un profesor, sea del tipo que sea, es ayudar a que sus alumnos se hagan preguntas y ayudarles a encontrar los recursos necesarios para encontrar las respuestas.También es necesario que el profesor sea consciente de que las respuestas que hoy son válidas, pueden no serlo mañana.

      Magnífico nuevamente, Clara. Tú y Miquel sois mis profes favoritos, jejeje.

      Ya para terminar, a veces según sea la temática se emplea un tono u otro. Dicho tono puede variar mucho en cada artículo, y quienes me leen habitualmente unas veces me ven en plan divulgativo y calmoso, y otras veces en plan reivindicativo e intenso. En ocasiones un golpe encima de la mesa es efectivo para remover conciencias. Y dicho golpe se habrá -no obstante- de contextualizar en el mensaje global que el autor promueve en su línea editorial, a lo largo del tiempo.
      En este sentido, no veo problema alguno en adoptar una actitud tajante y firme con respecto a los abusos o corruptelas manifiestas, así como un cirujano será -en cierto modo- “tajante y firme” al amputar (“cortando por lo sano”) un miembro gangrenado. Empero, amputar un miembro no significa matar al paciente. Lo mismo se aplica a cualquier organización o institución, como la Universidad. No sabemos en qué medida la limpieza y cauterización que se ha de llevar a cabo allí conducirán a una reestructuración o transformación estructural muy fuerte o si quizás el estado de la estructura es tan ruinoso (e infecto) que haya que proceder a su derrumbe controlado.

      Un abrazo grande y gracias por participar con tu opinión cualificada,
      ello es enriquecedor para todos,
      Freeman

  3. Raúl Ibañez Martínez permalink
    11 septiembre 2012 8:33 AM

    La universidad al alcance de todos ha dejado de ser formadora de élites, otrora futuros dirigentes, en todos los campos productivos y del saber.
    Ser universitario hoy, tener los mismos conocimietos que las élites sociales, permite a los hijos de los trabajadores manuales de los años sesenta y setenta hablar de tú a tú con los dirigentes empresariales sin dejarse enredar como ocurria el tiempos no muy lejanos.
    Un título universitario ha dejado de ser patente de corso y es el trabajo del día a día lo que acredita la capacitación y competencia de su poseedor, afortunadamente.
    Bajo el mismo techo, convivo con un doctor ingeniero que optó por una tesis doctoral compleja dentro del campo de la investigación, que ha dado como resultante la innovación de un sistema de medida de resistividad de los terrenos, cuya patente se está hoy negociando con empresas internacionales. Esta persona es catedrático de fuerte vocación docente, sin limitaciones horarias, incluídos fines de semana y festivos, y no tiene ningún tipo de prurito profesional por ser uno de los ingenieros mejor preparado que he tenido la fortuna de conocer. Hablo con orgullo de mi hijo que se encuentra el Brasil participando en un simposio de ingenieria del terreno.
    Por últmo, sin renunciar a la mejora continua, defiendo la universidad para todos para terminar de una vez por todas con el despotismo ilustrado que vivió sus mejores momentos en la era industrial de las primeras decádas del siglo veinte dejando vestigios que han llegado hasta nuestros días.
    No tardaremos en ver la implementación de otra institución docente, de rango superior a la universidad, creada por las élites económicas para sus hijos, que siempre se han de distinguir del resto. ¡Cuidadin!, ¡cuidadin!, no se lo pongamos facil.

  4. 11 septiembre 2012 5:14 PM

    Hola Raúl, gracias por participar con tu punto de vista.

    Pero entiendo que aquí no se trata de que los hijos de las clases populares estudien junto a los hijos de las élites dirigentes y se tuteen con ellos, sino que -yendo a lo sustancial y decisivo, a la raíz- se trata más bien de que esas élites dirigentes NO existan más, y dejen por tanto de imponer y determinar el “conocimiento” (parcial, manipulado e interesado) que a ellos les conviene, a través de instituciones y estructuras instrumentales, como son la universidad y los sistemas académico y educativo, en toda su amplitud, los cuales generan “buenos ciudadanos”, bien adoctrinados, programados y sumisos al sistema, en vez de personas lúcidas, íntegras y empoderadas.

    Son estos HECHOS -y los demás, no menos importantes, expuestos por Félix Rodrigo- los que hacen de dichas instituciones y estructuras las lacras socioculturales que son y han sido siempre, como partes del establishment al servicio de las minorías poderosas, en todo tiempo y lugar.

    Entonces, conservemos lo válido y útil que haya, sí; pero denunciemos sin ambajes y removamos todo lo arbitrario, abusivo y nefasto, creando entre TODOS algo más íntegro, auténtico y armónico.

    Un cordial saludo,
    Freeman

    PD: algunas alternativas, aquí:
    https://liberacionahora.wordpress.com/2012/07/09/educacion-libre-y-comunitaria-dejando-atras-el-adoctrinamiento-de-masas-hacia-la-formacion-integral-de-personas/
    https://liberacionahora.wordpress.com/2012/07/16/conocimiento-libre-acceso-difusion-y-uso-plenos-e-iguales-para-el-bien-de-tods/

  5. miquel àngel permalink
    12 septiembre 2012 8:16 PM

    Que interesante está el debate!
    yo lo veo como Clara Luz, de que desde dentro del sistema podemos hacer grandes aportaciones, ella como yo, somos de ciencias y enseñar a hacernos preguntas justas o convenientes (adients) para obtener respuestas correctas es el mejor modo de aprender a pensar y a discernir. Tambien estoy contigo, Freeman, al ser archicrítico con el sistema educativo de pensamiento único al que estamos sometidos, al no dar opciones legales de poder decidir formar a tus hijos de otra manera, con otros valores y capacidades para una vida saludable, honesta, integra y dejar la competitividad para el deporte si alguien tiene tanta energia que ni con un trabajo duro y/o de esfuerzo no tiene suficiente.
    Saludos desde el dia despues de la diada más multitudinaria de la historia de Catalunya.

    • 15 septiembre 2012 12:30 AM

      Jejeje, hola Miquel, sí que ha suscitado mucho debate este post. Muchas gracias por aportar tu visión, veo que realmente -en lo fundamental- estamos todos en sintonía.

      ser archicrítico con el sistema educativo de pensamiento único al que estamos sometidos, al no dar opciones legales de poder decidir formar a tus hijos de otra manera, con otros valores y capacidades para una vida saludable, honesta, integra y dejar la competitividad para el deporte si alguien tiene tanta energia que ni con un trabajo duro y/o de esfuerzo no tiene suficiente.

      Muy bien expresado Miquel, esto es lo inaceptable e inadmisible al fin y al cabo. Ahí es cuando no tengo ningún tipo de contemplación o indulgencia a la hora de denunciarlo.

      Una abraçada molt forta, amic,
      Freeman

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: