Skip to content

Cómo puedo colaborar en la construcción de una sociedad armónica o solidaria (2). Por el Prof. Juan Carlos Burrone

4 marzo 2013

compartir

Cómo puedo colaborar en la construcción de una sociedad armónica o solidaria (2)

Por Juan Carlos Burrone*

Imaginemos que uno queda de pronto ciego, sordo y mudo. La primera reacción será de parálisis, el no hacer nada porque nos falta información de referencia para establecer quiénes somos, dónde estamos y qué podemos hacer. Luego, un equipo de especialistas nos entrena para adquirir experiencia en ese ámbito, y uno consigue hacer casi todas las actividades de auto-sustentación (he chateado con alumnos ciegos por Internet, por ejemplo). Entonces, se podría considerar que “ese grupo de especialistas logró que uno, inicialmente inepto o incapaz, sin poder hacer casi nada, después de la enseñanza pudo convertirse en un ser social”.

Bueno, lo mismo estamos haciendo como padres con nuestros hijos, como profesores con nuestros alumnos, como agentes institucionales, sociales, políticos, con cada ciudadano, partiendo de que “él no sabe” y alguno, por su especialización “sí sabe” como convertirlo en un ser íntegro.

En ambos casos, se trata del “encierre” de una singularidad que tenía mayor rango de recursos, a una dimensión acotada, con menores variables, y… su posterior adecuación a moverse en ese reducido esquema de posibilidades. El aprendiz se presenta con infinitas posibilidades de creatividad, de construcción de formas de vida, y nosotros le inculcamos lo que según nuestros usos y costumbres creemos es lo mejor para él, en un restringido juego de variables.

Desde el Nuevo Paradigma, siempre, la integridad de un subgrupo o grupo familiar, institucional, social debe construirse a partir de la construcción conjunta del grupo en cuestión. La certeza de qué parámetros serán los mejores para la convivencia surgirá de esa construccion en conjunto, que logrará la “cuantificación” (1), el nexo en común que soportará al conjunto naturalmente, sin necesidad de controles, restricciones, castigos, etc.

colaboracion3

Desde hace mucho tiempo, advertido de la capacidad de influir negativamente en el acto de “ayuda” de formación como padre, como profesional, me pregunté como podría evitar eso, y llegué a la conclusión que la mejor forma de ayuda es aquella que: “lo antes posible y de la mejor manera hace que esa ayuda ya no sea necesaria”. Aprender a aprender.

En la Multiversidadreal de Hermosillo, México, que sigue la línea de trabajo de Edgar Morín, tienen un método de trabajo para sus estudiantes, que consiste en salir a los barrios, consultar, escuchar a los pobladores, juntar información de sus necesidades y expectativas, y de los problemas que se les presentan para llevarlos a cabo, y juntos con ellos elaboran el proyecto de resolución para realizar un trabajo en común orientado a ese objetivo, objetivo que se construye a partir de las realidades, variables, personas que confluyen en esa circunstancia, ese evento específico, determinado. Luego se propondrán otros proyectos igualmente construidos. No hay recetas a priori. Creo que así debemos construir esa sociedad solidaria que anhelamos.

Entonces, una organización social tendiente a resguardar esa capacidad creativa singular de cada ser humano, puede estar constituída por subsistemas o grupos regionales, municipalidades, distritos, provincias, países, etc. pero en cada subsistema habrá un modo de integrar cada una y todas las singularidades que lo componen para llegar a una dinámica heterogénea y armónica que sustente a ese subsistema, y a él con los demás subsistemas.

El modo de distribuir las decisiones puede ser el de una cooperativa (una persona-un voto) y si hay un directorio o consejo facilitador de las implementaciones, siempre actuarán en función de la totalidad de integrantes. Si hubiera alguien que por sus características no quede representado, esa o esas personas pueden integrar un modo diferenciado de llegar a las premisas del subgrupo y mostrar por su acción que lo propuesto es posible, luego de lo cual se podrán integrar a la mayoría.

(Continuará)

(1) Cuantificación: Alude a la propiedad de “cuantificar”, que resumo de la siguiente manera con un pequeño ejemplo. Primero repasamos la definición de Cuanto:

* Un hecho observable, (una cantidad de energía) sólo puede tomar un determinado conjunto de valores discretos. Cuando estos valores posibles son todos ellos múltiplos de una cantidad mínima, se dice que ésta es un cuanto.

¿Qué significa que “todos (los valores) sean múltiplos”?

Veamos el siguiente ejemplo:

Aquí tenemos un conjunto o grupo formado por  subgrupos de unidades (desde uno a diez).
En un sistema donde los subgrupos son todos  ellos constituidos con unidades de igual valor es “fácil” establecer cual es su “esencia” (su “cuanto”).

Este valor, del cual todos los demás son múltiplos, es 1. Es decir, todos los subgrupos contienen un número entero de veces al 1 (no “sobra” nada).

Compliquemos ahora un poco el conjunto:

cuantificación3

En este caso tenemos inicialmente un conjunto constituído por subgrupos que tienen 2, 3 y 4 unidades:
En esas condiciones, es imposible establecer el “cuanto” del conjunto. No hay un subgrupo que sea contenido exactamente por todos los demás.

Pero si los multiplicamos entre ellos (la multiplicación es siempre un intercambio-compartido de los atributos de ambos operandos), aparecen relaciones de cuantificación posibles.

Primeramente multiplicamos cada subgrupo por cada uno de los demás, surgiendo tres nuevos subgrupos de 6,8 y 12 unidades. Por último, multiplicando los tres iniciales surge un subgrupo total que contiene a todos los anteriores con exactitud.

Ahora, este nuevo conjunto de 24 unidades, representante de la integración de los subgrupos originales, los contiene (cuantifica). La integración es el mutuo relacionamiento (multiplicación) de las cualidades básicas de cada subgrupo primario.

En este caso el “cuanto” sería el grupo totalizador de la operación, pero lo que importa es que haya esa relación de contenido entre sus componentes sin que haya pérdida o “algo que sobre”, lo que le quita coherencia al momento organizador de la “presencia” de algo, un “observable”, un evento, un movimiento, etc. Esa coherencia es lo que le da la presencia de “unidad”. Nuestra realidad está formada por saltos “discretos”, de unidad en unidad, que mantienen su coherencia por la secuencia en una determinada serie cualitativa.

Un ejemplo sencillo de este logro de cuantificar cualitativamente a nivel de grupo humano es:

Imaginemos un chacarero que tiene una cosecha lista para su venta, pero no dispone de vehículos para acercar su mercadería al lugar óptimo de demanda de su producto, lejano a su campo. Por otro lado, un camionero que tiene su camión, pero no tiene trabajo o qué transportar. Juntándose, el chacarero y el camionero intercambian sus “atributos”: tener mercancía, y tener transporte, produciendo una nueva dimensión de acontecimiento en común (que antes de la operación no les era habilitada): tener renta.

Llamamos entonces cuantificación al resultado del proceso de integración de un conjunto, cuyos elementos (o subconjuntos) constituyentes -heterogéneos- encuentran una relación coherente, una integración plena, sin resto; una re-unión, o unión que sólo puede realizarse en otra dimensión a la circunscripta por los subconjuntos “iniciales”.

Es interesante observar que ese pasaje de una a otra dimensión, que implica la obtención de la integración o cuantificación, no necesita de ningún elemento externo al conjunto original, sino de una operación o proceso de mutuo relacionamiento de las cualidades de sus “componentes” internos.

Este pasaje de una dimensión a otra, marca un movimiento de orden esencialmente cualitativo.

Hoy día se escucha bastante hablar de “cuantificación del ser”, de la vida, y podemos establecer entonces a nivel singular, vivir coherentemente con las múltiples facetas (física, emocional, mental, espiritual, etc.) que el “ser humano” habilita; y socialmente, una posibilidad de encontrar la dimensión de coherencia del grupo (su “cuantificación”) es establecer sus mutuas integraciones (equivaldría a “multiplicarlos” entre sí, interaccionando sus atributos), construyendo así una totalidad o sistema, (una tarea) que los contiene a todos coherentemente, sin pérdidas o vacilaciones, que otorga una continuada solidez en su desempeño.

Cuando los subgrupos tienen distintos valores (o cualidades) intrínsecos, y cada uno de ellos intenta “hacer lo suyo” independientemente de lo que desean u opinan los demás, la tarea del conjunto, por no estar cuantificada, no tiene peso concreto, no hace ligazón ni continuidad como para sostenerse… y se cae.

No está funcionando según los principios que rigen el orden de lo real, de “lo concreto”. El “concretarse” en el plano de la realidad, y sostenerse sólido, coherente, con presencia, depende de esa multiplicidad (interconectividad) entre sus componentes, y si la pierde, tarde o temprano, la actividad se diluye o empobrece.

Por eso la importancia o necesidad de una completa y genuina (no forzada) integración de sus componentes en cualquier proceso o movimiento social para que este tenga consistencia y continuidad en el tiempo y en su actividad.

*Juan Carlos Burrone
Psicólogo – Profesor de Psicología
Psicología del Nuevo Paradigma en la Educación
Sistemas Integrales Multimediales
web: cualopercepción.com.ar
mail: jcburrone@hotmail.com

JCB

Artículo compartido por Juan Carlos Burrone

Edición de Freeman

https://sites.google.com/site/jorge1270/imagenes/LiberacionAHORA.PNG

Entrega anterior: Cómo puedo colaborar en la construcción de una sociedad armónica o solidaria (1). Por el Prof. Juan Carlos Burrone

Artículos relacionados, en Liberación AHORA:

colaboracion

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: