Skip to content

La Humanidad en Cambio: urge respuesta interior ante la deriva de aniquilación

24 febrero 2014

cara-noiseEl ser humano promedio ignora la enorme programación mental que carga


Diciembre 12, 2013

del Sitio Web HamptonInstitution

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

Es de sentido común que lo que valoramos, lo queremos cuidar, preservar y tratar con respeto.

 

Muchas veces, este cuidado es expresado hacia los objetos materiales, tales como automóviles, joyas y artículos de lujo, o de manera más abstracta, hacia tradiciones como fiestas religiosas o familiares y costumbres culturales.

 

Pero ¿cuál es el valor que otorgamos a la vida de un ser humano

 

Cuando echamos un vistazo a la forma en que tratamos nos tratamos unos a otros como personas, es seguro decir que no parece que los seres humanos se valoren mucho. En un sistema basado en el materialismo y la búsqueda de “éxito”,  dinero y poder han llegado a definir el valor de un ser humano.

 

En consecuencia, nada tiene valor inherente – todo es sólo un medio para obtener un fin deseado y satisfacer nuestra aparentemente obsesiva necesidad de reconocimiento y poder. 

 

En la búsqueda de estos objetivos, el medio ambiente está siendo destruido con un fanático vigor que uno espera de una conciencia adolescente cuyo miope impulso de gratificación instantánea deja peligrosamente indiferentes las consecuencias de sus acciones y, al mismo tiempo, innumerables vidas humanas son sacrificadas en las guerras por recursos, mientras que la tiranía financiera emprendida contra la clase obrera en la forma de austeridad está hundiendo a millones de personas a la pobreza en todo el mundo.

 

Nada está fuera de límites en la búsqueda suicida del capitalismo corporativo de beneficios. Pero, cuando todo tiene un precio, nada tiene valor inherente. 

 

Uno de los procesos más importantes y sagrados que cualquier ser humano experimenta es el desarrollo de su propia personalidad. Es la elección muy personal de lo que queremos ser en el mundo y cómo queremos expresar nuestra propia individualidad y singularidad, como parte de la comunidad humana.

 

Central a este desarrollo del Ser es la educación. Pero en lugar de servir como un bloque de construcción para el desarrollo individual y colectivo, la educación de hoy no es más que un medio para conseguir un “buen trabajo” y “ascender” en el mundo. 

 

No tiene ningún valor intrínseco:

la alegría y curiosidad que acompañan el aprendizaje y el descubrimiento de nosotros mismos y el mundo ha sido completamente mercantilizada y convertida en lo que el Dr. Cornel West a menudo se refiere como “escolarización barata”. [1]

En esta “educación barata”, los planes de estudio se definen por lo que es rentable en el “mercado”, no lo que es valioso para el crecimiento individual y de la humanidad en su conjunto.

 

Los estudios sociales, las humanidades, las artes, y todo lo que presenta una alternativa a la cultura corporativa estéril y sin vida que ha permeado todos los rincones de nuestra existencia es degradada, ridiculizada, y considerada indigna por el “mercado”, que sólo busca emplear a personas sin mente propia, drones obedientes que van a hacer lo que les dicen.

 

El pensamiento crítico y la perspectiva única de una persona son muy indeseables en un sistema de propiedad jerárquica y gestión vertical de los recursos e instituciones.

 

El derecho a cultivar nuestra personalidad es sacrificado en el altar del capitalismo corporativo, que nos proporciona un sustituto barato de la individualidad y la expresión personal a través de un falso sentido de pertenencia, logros personales vacíos muy por debajo de nuestro verdadero potencial, y, por supuesto, la formación de una identidad “única” de multitudes a través de los productos de consumo de moda fabricados por esclavos asalariados en los países extranjeros, cuyas condiciones laborales causan regularmente muertes masivas y llevan a otros a suicidarse. [2]

 

Como resultado, el sistema priva efectivamente a la humanidad de ciudadanos cuyo verdadero desarrollo de individualidad, identidad, y un verdadero sentido de sí mismo darían lugar a una sociedad más consciente que valora la vida, la diversidad de expresión, y que ve a ser como una parte muy valiosa de cada vida de la totalidad.

 

Pero, ¿cómo podemos esperar que la gente aprecie nada por su valor innato cuando la mayoría de nosotros ni siquiera reconoce el valor inherente de un ser humano?

  • Nos discriminamos unos a otros porque los consideramos inaceptables y, por tanto, no lo suficientemente dignos de nuestro respeto

  • Nos matamos y mutilamos a otros humanos en escalas masivas a través de las guerras y los conflictos en nombre de las ganancias, que a la vez son enmascaradas como heroicas “causas” en  “defensa” de la propia tribu “superior”

  • En un nivel más social, asignamos precio y valor a los seres humanos en función de su situación socioeconómica y si son miembros  “productivos” de la sociedad

Esta es la razón por la cual el “fracaso” puede ser tan devastador para el bienestar y la propia imagen mental de una persona:

porque nuestro precio, el valor y sentido de propósito es definido por logros externos que, si se quitan, diezman nuestro sentido de autoestima y nos hacen víctimas invisibles de la cultura desechable del capitalismo corporativo.

Lo que estos pocos ejemplos nos muestran es que ser sólo un ser humano no es suficiente.

 

Uno tiene que hacer algo o ser una manera particular con el fin de ser considerado valioso o digno. Esta mentalidad – la creencia en la inherente falta de valor de un ser humano – está en el centro del odio y la condena que dirigimos unos hacia los otros.

 

El mensaje es claro:

a menos que usted cumpla las normas de la sociedad de lo que significa ser “valioso”, usted no vale nada.

Los propietarios del sistema – los oligarcas empresariales – a través de la propaganda de masas y el condicionamiento cultural en el tiempo, nos han enseñado que el valor se trata de condicionamiento,

  • de cuánto dinero tiene una persona

  • el tipo de trabajo que tienen

  • la cantidad de propiedades y bienes que poseen

  • cuán “exitosos” son (es decir, qué tan bien se reflejan los valores de la cultura dominante) [3]

En este tipo de sociedad, el materialismo y lo trivial se  han convertido en nuestros dioses a los que juramos lealtad en una economía que se beneficia constantemente de nuestra desesperación por ser aceptados y vistos como dignos.

 

El sentido de la vida se reduce a lograr el “éxito” y el reconocimiento, mientras que los deseos profundos del alma de uno por la verdad y la conexión son voluntariamente sacrificados por logros superficiales cuyas promesas de “felicidad” y “valor” nunca parecen materializarse. Al final, la vida misma pierde su significado.

 

Cuando el dinero, el reconocimiento, y el materialismo determinan el valor de un ser humano, sólo unos pocos son vistos como valiosos

 

Como Chris Hedges explica en “Empecemos esta Guerra de Clases“, el resto de nosotros son considerados, [4] 

“seres humanos sin valor, desechables” al servicio de los oligarcas corporativos que ven a las clases bajas como “parásitos toscos, molestias que tienen que soportar, a veces, aplacados y siempre controlados en la búsqueda de acumular más poder y dinero.” 

Nuestros gobernantes oligárquicos nos han convencido exitosamente que sus valores son los nuestros – la mayoría de nosotros parecen creer que los seres humanos intrínsecamente son sin valor y sólo sirven como medios para el logro de los propios objetivos personales. 

En este tipo de cultura, todo y todos – incluyendo a amigos y familiares – se convierten en mercancías desechables para ser usados, explotados y agotados por el interés propio y con poca visión del ego deseos.

 

Como era de esperar, en una sociedad así, la amistad es un concepto extraño y se practica en ambientes superficiales y artificiales “encuentros” que enmascaran un sentido interno de aislamiento y soledad, un subproducto natural de una cultura egocéntrica.

 

Estamos desconectados unos de otros, porque no valoramos nada su esencia – el valor inherente de la cooperación, la amistad y la fraternidad genuina es considerado un aburrimiento y una pérdida de tiempo.

 

Siempre parece haber algún inherente interés oculto en nuestras relaciones que satisfacen nuestro apetito fugaz para la compañía – Rara vez la gente se reúne por un genuino deseo de conectarse y compartir honestamente a sí mismos unos con otros.

 

Nuestra devaluación de las personas y la vida misma no es más que un reflejo de nuestro propio sentido personal, profundamente arraigado de falta de valor como seres humanos.

 

Es lo que el psiquiatra Carl Jung denomina proyección – el acto de prescribir la propia calidad interna inconsciente sobre un objeto que se encuentra fuera de uno mismo – que,

“Cambiar al mundo a una réplica del propio rostro desconocido”. [5]

Lo que estamos reflejando en el exterior es la creencia de que no somos nada más que inútiles seres biológicos que estamos aquí para consumir, acumular, amasar, y tener “éxito” (léase: dominar) sobre aquellos que nos rodean y para gran parte de la humanidad, una creación vil cuyo único propósito es arrepentirse y recuperar su existencia a una figura de un Dios autoritario, iracundo. 

No es de extrañar que no tengamos respeto a la vida ni unos a otros.

 

La raíz de nuestro sentido de falta de valor (y la capacidad de la élite gobernante para convencernos de ello) es quizás nuestra separación del mundo natural y del ciclo de la vida. Los seres humanos se ven como parados encima de la naturaleza en lugar de ser una parte de ella.

 

Debido a nuestra autoproclamada supremacía, nos hemos aislado del mundo natural y reinamos sobre toda la vida mostrando poco respeto por constantemente violar, destrozar, extraer, destruir, matar y explotar todos los aspectos del medio ambiente.

 

No tenemos ningún respeto por la naturaleza y sólo recurrimos a ella para extraer más combustible para alimentar nuestro insostenible estilo de vida o de objetivar su belleza cuando nos sirve.

 

Rara vez nos encontramos en temor y respeto de la increíble e intrincada red compleja de la vida que entrelaza los animales, las plantas, y un sinnúmero de otras formas de vida en una sofisticada y misteriosa existencia  – una existencia que ha ido evolucionando durante millones de años, mientras que la corta presencia de la humanidad en la Tierra amenaza con desestabilizar el ecosistema, lo cual, a su vez, sin duda, conduce a nuestra desaparición.

 

El error fatal de la humanidad es su enraizada arrogancia en la ilógica e increíblemente narcisista creencia que los seres humanos son más poderosos que la naturaleza.

 

Una especie racional se daría cuenta de lo obvio:

que los seres humanos dependen de la naturaleza para su supervivencia.

Sin embargo, es la pomposa mentalidad de  supremacía que lo ciega a uno reconocer la interrelación entre uno mismo y el mundo exterior, lo que finalmente trae el inconsciente reinado de los dominadores a un alto desastroso.

 

Es precisamente esta separación de la naturaleza y toda la vida que ha llevado a una crisis de identidad – una confusión acerca de nuestro lugar en el mundo que nos obliga a buscar significado y valor a través de la dominación, la represión, y la conquista del mundo exterior y entre sí.

 

Sin lugar a dudas, estamos sembrando las semillas de nuestra propia aniquilación. Es tal vez el deseo inconsciente de la humanidad destruir el valor interno, porque lo que está desprovisto de valor es insignificante, sin sentido, inútil, y no merece ninguna atención ni  amor – y sobre todo – no merece existir.

 

Con el fin de detener nuestra marcha hacia el inconsciente suicidio colectivo, debemos realizar el laborioso proceso de auto-descubrimiento y transformar las estructuras de creencias personales que delatan nuestro propio sentido de inutilidad. [6]

 

No hay mayor poder, ni Dios, ni Mesías que por arte de magia vaya a bajar y salvarnos de nosotros mismos:

le corresponde a cada uno de nosotros ampliar nuestra conciencia y canalizar los ideales más altos de cooperación, unidad, justicia y compasión en la Tierra.

Sólo podemos hacerlo una vez que reconozcamos nuestro propio valor inherente y decidamos actuar en nuestro potencial como creaciones únicas de una conciencia en constante evolución, cuya existencia vale salvar.

 

Visto desde esta perspectiva,

“Nosotros somos aquel a quien hemos estado esperando.” 

¿Vamos a prestar atención al llamado?


Notas

  1. La “Escolarización barata” es diferente de la “educación profunda”, a la que el doctor West se refiere como la “formación de la atención” …el,

“Cambio de lo superficial a lo sustancial, de lo frívolo a lo serio, del ‘bling, a luchar con la vida, la muerte, el dolor, la tristeza, [y] la alegría [.]”

El Dr. Cornel West, Discurso en Hobart y William Smith Colleges, Transcripción, último acceso el 3 de diciembre de 2013 http://www.hws.edu/about/presidentsforum/west_speech.aspx .

 

Ver también Sonoma Estado Estrella “El Activista Cornel West se reune con los estudiantes, da conferencia,” el 16 de abril de 2013  “la escolarización barata”); Smiley y West, Conversación: Julian Assange (Remastered), publicada el 2 de Agosto, 2013 https://soundcloud.com/smileyandwestshow/august-2-2013-julian-assange (referencia a “barato escolarización”).

 

Jason Burke, “colapso de fábrica en Bangladesh deja rastro de vidas destrozadas”, The Guardian , 06 de junio 2013, http://www.theguardian.com/world/2013/jun/06/bangladesh-factory-building-collapse-community ; Aditya Chakrabortty, “La mujer que casi se muere haciendo su iPad,” The Guardian , 05 de agosto 2013, http://www.theguardian.com/commentisfree/2013/aug/05/woman-nearly-died-making-ipad

  1. Ser “exitoso” a los ojos de la sociedad con mayor frecuencia incluye tener una familia, un trabajo “respetable” o carrera, ser dueño de propiedad, y en general vivir una vida de acuerdo con las expectativas culturales y sociales.

     

  2. Chris Hedges, “Comencemos esta guerra de Clases,” TruthDig.com, 20 de octubre de 2013, https://www.truthdig.com/report/item/lets_get_this_class_war_started_20131020/

     

  3. CG Jung, Aion: investigaciones sobre la Fenomenología del Ser, Vol.9, pinta. II (Serie Bollingen XX / Princeton University Press 1959), pp 8-9 

     

  4. Para principiantes, pregúntese estas preguntas básicas:

¿Qué significa para mí precio y valor?

¿Qué es lo que me hace valioso … el simple hecho de que soy un ser humano o es que eso no es suficiente?

¿Creo yo que los seres humanos son intrínsecamente dignos o pongo condiciones sobre el valor de la vida humana?

¿Veo la naturaleza como un medio para un fin, algo que debe ser conquistado y dominado o veo a la humanidad como una parte intrínseca de la naturaleza cuya existencia depende de la cooperación con el medio ambiente?

Nuestros pensamientos acerca de nosotros mismos y nuestra relación con la naturaleza revelan mucho acerca de nuestro actual estado de conciencia.

 

Debido a que gran parte de nuestra existencia descansa sobre la obediencia ciega a la autoridad y dogmas culturales, rara vez hacemos estas preguntas fundamentales y así permanecemos en gran parte inconscientes de nuestra participación en la autodestrucción de la humanidad.

Fuente: Biblioteca Pléyades

Reedición, título post, nota imagen, Freeman

illuminatilw6Sólo la lúcida consciencia vence la oscura alienación

Enlaces de páginas y artículos relacionados, en Liberación AHORA:

UN PROGRAMA DE ACTIVISMO SOCIAL PARA EL CAMBIO DE PARADIGMA

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: