Skip to content

Experimentación científica que cuestiona el concepto y la existencia de la muerte

2 mayo 2014

La muerte, ¿noción fruto de una percepción limitada?

  La muerte es una ilusión

– La evidencia sugiere que la muerte no es el fin –

por Robert Lanza, MD
19 Noviembre 2011

del Sitio Web PsychologyToday

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

La vida es una aventura

que trasciende nuestra

forma lineal ordinaria de pensamiento.

Después de la muerte de su viejo amigo, Albert Einstein dijo:

“Ahora Besso se ha apartado de este extraño mundo un poco por delante de mí. Eso no significa nada. La gente como nosotros… sabe que la distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión obstinadamente persistente”.

Nueva evidencia continúa sugiriendo que Einstein estaba en lo cierto, la muerte es una ilusión.

Nuestra manera clásica de pensar se basa en la creencia de que el mundo tiene una existencia independiente del observador objetivo. Pero una larga lista de experimentos demuestra todo lo contrario. Creemos que la vida es sólo la actividad del carbono y una mezcla de moléculas: Vivimos un tiempo y después nos descomponemos en el suelo.

Creemos en la muerte porque se nos ha enseñado que morimos. También, por supuesto, porque nos asociamos con nuestro cuerpo y sabemos que los cuerpos mueren. Fin de la historia. Pero el biocentrismo, una nueva teoría del todo, nos dice que la muerte no puede ser el evento terminal que nosotros pensamos.

Sorprendentemente, si agrega vida y la conciencia a la ecuación, puede explicar algunos de los mayores enigmas de la ciencia.

Por ejemplo, queda claro por qué el espacio y el tiempo – e incluso las propiedades de la materia en sí – dependen del observador.

También queda claro por qué las leyes, fuerzas y constantes del universo parecen ser exquisitamente afinadas para la existencia de la vida.

Hasta que no reconozcamos el universo en nuestras cabezas, los intentos de comprender la realidad seguirán siendo un camino a ninguna parte.

Considere el clima “exterior”:

Usted ve un cielo azul, pero las células de su cerebro podrían ser cambiadas para que el cielo se vea de color verde o rojo.

De hecho, con un poco de ingeniería genética probablemente podría hacer vibrar a todo lo que es rojo o hacer ruido, o incluso hacer que usted quiera tener sexo, como lo hacen con algunas aves.

Usted cree que es brillante afuera, pero sus circuitos cerebrales podrían ser cambiados para que lo vea oscuro. Usted cree que se siente caliente y húmedo, pero para una rana tropical se sentiría frío y seco. Esta lógica se aplica a prácticamente todo.

En pocas palabras: Lo que se ve no podría estar presente sin su conocimiento.

En verdad, no se puede ver nada a través del hueso que rodea el cerebro.

Sus ojos no son portales al mundo. Todo lo que vemos y experimentamos en este momento, incluso su cuerpo, es un torbellino de información que ocurre en su mente. De acuerdo con el biocentrismo, el espacio y el tiempo no son los objetos duros y fríos que nosotros creemos.

Mueva su mano en el aire – si usted quita todo, ¿qué queda? Nada. Lo mismo se aplica para el tiempo. El espacio y el tiempo son simplemente los instrumentos para poner todo junto.

Consideremos el famoso experimento de la doble rendija. Cuando los científicos miran una partícula pasar a través de dos ranuras en una barrera, la partícula se comporta como una bala y pasa a través de una ranura o la otra. Pero si no estás observando, actúa como una onda y puede ir a través de las dos rendijas al mismo tiempo.

Entonces, ¿cómo puede cambiar una partícula su comportamiento en función de si la ves o no? La respuesta es simple, la realidad es un proceso que involucra a tu conciencia.

O consideremos el famoso principio de incertidumbre de Heisenberg. Si realmente hay un mundo allá afuera con partículas sólo rebotando por allí, entonces deberíamos ser capaces de medir todas sus propiedades. Pero no se puede. Por ejemplo, la ubicación y el momento exacto de una partícula no pueden ser conocidas al mismo tiempo.

Así que ¿por qué debería importarle a una partícula lo que usted decida medir? ¿Y cómo pueden los pares de partículas entrelazadas estar instantáneamente conectadas en lados opuestos de la galaxia como si el espacio y el tiempo no existen?

Una vez más, la respuesta es simple:

porque no están sólo “ahí fuera” – el espacio y el tiempo son simplemente herramientas de nuestra mente.

La muerte no existe en un mundo sin espacio ni tiempo.

La inmortalidad no significa una existencia perpetua en el tiempo, sino que reside completamente fuera del tiempo.

Nuestra forma lineal de pensar en el tiempo también es incompatible con otra serie de experimentos recientes. En 2002, los científicos demostraron que las partículas de “fotones” de luz sabían de antemano lo que sus gemelos distantes harían en el futuro. Pusieron a prueba la comunicación entre pares de fotones.

Dejaron que un fotón terminara su viaje – tenía que decidir si ser o bien una onda o una partícula.

Los investigadores estiraron la distancia que el otro fotón tomó para llegar a su propio detector. Sin embargo, se podría añadir un codificador para evitar que se colapsen en una partícula. De alguna manera, la primera partícula sabía lo que el investigador iba a hacer antes de que sucediera, e instantáneamente a través de distancias, como si no hubiera ningún espacio o tiempo entre ellos.

Ellos deciden no convertirse en partículas antes de su que gemelo se encuentre con el codificador. No importa cómo configurásemos el experimento. Nuestra mente y su conocimiento es lo único que determina la forma en que se comportan.

Los experimentos confirman consistentemente estos efectos dependientes del observador.

¿Bizarro?

Consideremos otro experimento que fue publicado recientemente en la prestigiosa revista científica Science (Jacques et al, 315, 966, 2007). Los científicos en Francia dispararon fotones en un aparato, y demostraron que lo que hicieron con carácter retroactivo podría cambiar algo que ya había sucedido en el pasado.

Al pasar los fotones un tenedor en el aparato, tuvieron que decidir si se comportaban como partículas u ondas cuando llegan a un divisor de haz. Más tarde – mucho después de que los fotones pasaran el tenedor – el experimentador podría encender aleatoriamente un segundo divisor de haz y apagarlo. Resulta que lo que el observador decidió en ese momento, determinó lo que la partícula en realidad lo hizo en el tenedor en el pasado.

En ese momento, el investigador eligió su pasado.

Por supuesto, vivimos en el mismo mundo. Pero los críticos afirman que este comportamiento se limita al mundo microscópico. Pero este punto de vista “de dos mundos” (es decir, un conjunto de leyes físicas para objetos pequeños, y otro para el resto del universo, incluidos nosotros) no tiene ninguna base en la razón y está siendo impugnado en los laboratorios de todo el mundo.

Hace un par de años, los investigadores publicaron un artículo en la revista Nature (Entangled Mechanical Oscillators – Jost et al, 459, 683, 2009) mostrando que el comportamiento cuántico se extiende a la esfera cotidiana.

Pares de iones vibrando fueron persuadidos a enredarse por lo que sus propiedades físicas se mantuvieron unidas cuando están separadas por grandes distancias (“acción fantasmal a distancia”, como dijo Einstein).

Otros experimentos con grandes moléculas llamadas “buckyballs” también muestran que la realidad cuántica se extiende más allá del mundo microscópico. Y en 2005, los cristales KHC03 exhibieron crestas enredadas de media pulgada de alto comportamiento cuántico empujando hacia el mundo ordinario de los objetos a escala humana.

Generalmente rechazamos los múltiples universos de Star Trek como ficción, pero resulta que hay más de un bocado de verdad científica a este género popular. Un aspecto bien conocido de la física cuántica es que las observaciones no se pueden predecir absolutamente.

En lugar de ello, hay una gama de posibles observaciones, cada una con una probabilidad distinta.

Una explicación dominante, la interpretación “muchos mundos”, afirma que cada uno de estas posibles observaciones corresponden a un universo diferente (el “multiverso”).

Hay un número infinito de universos y todo lo que podría suceder ocurre en algún universo. La muerte no existe en ningún sentido real en estos escenarios. Existen todos los universos posibles simultáneamente, independientemente de lo que pase en cualquiera de ellos.

La vida es una aventura que trasciende nuestra forma lineal ordinaria de pensar. Cuando morimos, no lo hacemos en la aleatoria bola de billar-matriz sino en la ineludible matriz de la vida.

La vida tiene una dimensión no lineal; es como una flor perenne que vuelve a florecer en el multiverso.

“Las influencias de los sentidos”, dijo Ralph Waldo Emerson “han dominado las mentes de la mayoría de los hombres, en la medida en que las paredes del espacio y el tiempo han llegado a considerarse sólidas, verdaderas e insuperables, y hablar con ligereza de estos límites en el mundo es el signo de la locura”.

Fuente: Biblioteca Pléyades

Reedición, título post, nota imagen: Freeman

Artículos relacionados, en Liberación Ahora:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600
6 comentarios leave one →
  1. 2 mayo 2014 11:42 AM

    Reblogueó esto en frangaticapastor.

  2. Elio permalink
    5 mayo 2014 10:53 PM

    El positivismo científico indica lo que en palabras ordinarias decía San Mateo: ver para creer. Si no eres capaz de demostrarlo de manera cuantitativa no existe. Por lo tanto dentro del positivismo científico no existe. Lo anterior es premisa fundamental de lo que es ciencia. Una elucubración tal como la anterior no es demostración, ni siquiera estúpida de que la muerte en verdad no existe. Soy creyente de que la muerte no existe, de que mi alma es mi alma-naque, mi linea de vida durante muchas centurias. Pero una cosa es demostración científica y otra una observación con tintes de ser científico. Porque tu lo digas ni siquiera indica que es cierto. Incluso cuando te referencias con datos traídos de los cabellos de la ciencias, tal como eso del principio de incertidumbre.

    Yo pudiera decir “el principio de incertidumbre establecído por Werner Von Heisenberg estableción que más allá de la caracterización de la partículas subatómicas y de las infinitesimales tales como el mesón y el muón está un mundo es un mundo signado por la creación mental del Dios que eres tú.” Pero esto es invención mía y una estupidez cualitativa de una creencia momentánea y afirmada en un sitio libre como lo es la internet.

    Así que a estudiar un cursito de física cuántica.

    Ah! y aprovecho para indicar que últimamente se ha hablado cosas fantásticas y falsas sobre Enrique Tesla. Tesla no pasó de ser un gran científico clásico, aún cuando hay gente que indica que es un científico cuántico. ¡Vaya sorpresas que hay en este medio!

  3. Elio permalink
    5 mayo 2014 10:57 PM

    Se le atribuye a Enrique Tesla la “creación” de una forma de tener “energía gratis”. ¿Como caramba vamos a tener energía gratis, supuestamente desde el cielo? ¿No va a haber ningún medio que permita dirigir esa energía hasta nuestro hogar o hasta nuestro automóvil? Si existiese esa “energía grátis” y un medio para dirigirla, ese medio costaría un precio mantenerla, por lo tanto ya no sería gratis. ¿comprencuá?

  4. 9 mayo 2014 3:32 AM

    El fanatismo fríe cerebros, tanto en la espiritualidad como en la ciencia. El auténtico escepticismo es saludable, pues está abierto a la posibilidad de la prueba, no cerrándose en banda o negando a priori las hipótesis que no responden al paradigma científico convencionalmente aceptado (el cual es y siempre ha sido y sigue siendo limitado y modificado paulatinamente).
    La inquisición también se viste hoy de ciencia, y sus valedores, aficionados o profesionales, pretenden ser científicos, sin serlo.
    A madurar…

    • 16 junio 2015 4:57 AM

      Pienso igual que tú Freeman. Formación, entendimiento, y visión, real,….pero diferente. Ying/Yang, si, no, positivo,negativo…..tiempo/no tiempo.
      María Inés Bruccolleri Rennella.

Trackbacks

  1. ¿Acaso puede la VIDA “no vivir” (morir)? | Liberación AHORA

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: