Skip to content

David G. Cooper: el psiquiatra disidente que revolucionó el manicomio y permitió a los pacientes volver a ser personas responsables

30 agosto 2014
cooper_1[1]Cooper fue borrado por la farmafia

“Terminó de un plumazo con los electroshocks y la medicación tradicional, eliminó las camisas de fuerza y las ligaduras y las celdas de reclusión”.
“El tratamiento que debían seguir se obtenía por consenso con el paciente, los medicamentos empezaron a dejarse de utilizar, los pacientes se levantaban a la hora que deseaban y dentro del pabellón y jardines podían ejercer sus hobbys o deseos. El mismo Cooper supervisaba sus progresos y en el despacho de dirección solía recibirlos a ellos y sus familiares con una larga barba y en pantalones de lino, nunca utilizaba su bata blanca y sus atributos autoritarios. Ciertamente hubo momentos difíciles, algunos pacientes complicados rompieron el mobiliario y otros amenazaban a los cuidadores, pero fuera de estos episodios Cooper anotó todos los progresos en unas famosas actas del hospital.
Al cabo de unos años el mundo académico inglés no pudo aguantar más, despidió a Cooper y nombró a otro director que intentó terminar con el experimento. No fue eso tampoco fácil, los pacientes se rebelaron durante semanas, al final a través de fuerza y medicamentos todo volvió a la “normalidad”. Es decir los pacientes ligados en sus camas, se levantaban todos a una hora convenida y tomaban todos sumisos los medicamentos. La industria farmacéutica inglesa respiró tranquila tras el despido de Cooper.
Según el historiador Oisin, hoy es casi imposible reconstruir que significó aquel valioso experimento, la asociación de psiquiatría y el mismo hospital destruyó todos los protocolos y progresos de Cooper. Esto llegó a tal extremo que su nombre fue borrado como director del pabellon 21 donde el ejercía sus actividades. Hoy en día, incluso el nombre del pabellón ha cambiado, se denomina 20a”.
(Extracto del artículo)

ANTI-PSIQUIATRÍA Y CIENCIA DISIDENTE. SOBRE DAVID GRAHAM COOPER (1931-1986)

En Equipo Mizar
Compartimos escrito del autor Octavi Piulats, sobre ciencia disidente.

Como sabéis, desde hace años elaboro una Historia de la Ciencia Disidente en Europa y otros continentes. Vale la pena ahora contar la historia de David Cooper (1931-1986), uno de los pioneros del movimiento de la anti-psiquiatría, y anterior a la reforma italiana de Basaglia de los años ochenta que soltó a muchos enfermos psiquiátricos de los manicomios.
Cooper convirtió en paraíso los centros psiquiátricos, en vez de sacar a los enfermos a la calle, les dio auto-gestión y su memoria ha sido borrada totalmente de la ciencia oficial hasta que Oisin Wall un historiador de la ciencia que trabaja para la revista “Historia de la Psiquiatría” ha publicado en Londres recientemente una largo artículo sobre este tema, recogido por “Spiegel” en su edición de Agosto nº 33. (artículo disponible en inglés, aquí)
oisin wallOisin Wall
El experimento tuvo lugar en el Shenley Hospital en la localidad inglesa de Hertfordschire en los años sesenta. En este centro psiquiátrico apareció en esta época un hombre con una increíble voluntad llamado Dr. David Cooper, que consiguió convencer a los médicos del lugar que no eran los pacientes que estaban enfermos sino el sistema hospitalario. Cooper que era sudafricano no se sabe de que forma llegó a ser el director del pabellón del centro destinado a enfermos nerviosos graves, así empezó uno de los experimentos más sorprendentes que nunca jamás han existido en el campo de las enfermedades mentales.
Terminó de un plumazo con los electroshocks y la medicación tradicional, eliminó las camisas de fuerza y las ligaduras y las celdas de reclusión. Solamente se evitaron las masturbaciones de los pacientes y el ir desnudos, por lo demás a los pacientes se les trasmitió una cierta libertad y la auto-gestión. De hecho ya no se les llamó pacientes, sino “visitantes” y “huéspedes”, a los cuidadores se les quitó sus batas blancas y correajes para no asustar a los pacientes. El tratamiento que debían seguir se obtenía por consenso con el paciente, los medicamentos empezaron a dejarse de utilizar, los pacientes se levantaban a la hora que deseaban y dentro del pabellón y jardines podían ejercer sus hobbys o deseos. El mismo Cooper supervisaba sus progresos y en el despacho de dirección solía recibirlos a ellos y sus familiares con una larga barba y en pantalones de lino, nunca utilizaba su bata blanca y sus atributos autoritarios Ciertamente hubo momentos difíciles, algunos pacientes complicados rompieron el mobiliario y otros amenazaban a los cuidadores, pero fuera de estos episodios Cooper anotó todos los progresos en unas famosas actas del hospital.
Al cabo de unos años el mundo académico inglés no pudo aguantar más, despidió a Cooper y nombró a otro director que intentó terminar con el experimento. No fue eso tampoco fácil, los pacientes se rebelaron durante semanas, al final a través de fuerza y medicamentos todo volvió a la “normalidad”. Es decir los pacientes ligados en sus camas, se levantaban todos a una hora convenida y tomaban todos sumisos los medicamentos. La industria farmacéutica inglesa respiró tranquila tras el despido de Cooper.
Según el historiador Oisin, hoy es casi imposible reconstruir que significó aquel valioso experimento, la asociación de psiquiatría y el mismo hospital destruyó todos los protocolos y progresos de Cooper. Esto llegó a tal extremo que su nombre fue borrado como director del pabellon 21 donde el ejercía sus actividades. Hoy en día, incluso el nombre del pabellón ha cambiado, se denomina 20a.
El destino de Cooper fue incierto tras sufrir un infarto todavía joven, fue además uno de los primeros en probar LSD y más tarde fundó una praxis en Inglaterra falleciendo hace algunos años. Algunos afirmaban que su fuerza de voluntad y su ingenio eran inigualables, con una larga barba y pelo alborotado se parecía ciertamente a Karl Marx.
Vale la pena recordarlo ahora que Robin Williams que nos ofreció en algunas de sus peliculas pinceladas a lo Cooper, nos ha dejado.
Dr.phil. Octavi Piulats,
agosto 2014
———————
Información relacionada:
El nacimiento y muerte de Villa 21, de Oisin Wall. (inglés):
Libro de D. Cooper: Psiquiatría y Anti-psiquiatría, descargable en castellano, y con los escritos sobre la villa 21, en el capítulo V:
Buen artículo sobre Cooper:
Artículo biográfico sobre Cooper, más libros en castellano, descargables:
Sobre el historiador Oisin Wall:

Fuente: Equipo Mizar

Compartido por Pere Ardevol, de Equipo Mizar de Reporteros Ciudadanos.

Reedición artículo, título post, nota imagen, Freeman


manicomio

Artículos relacionados, en Liberación Ahora:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

Nota del administrador: cualquier anuncio o publicidad que aparezca aquí o en algún otro lugar de este blog corresponde únicamente al sistema automático de WordPress, siendo completamente ajeno a Liberación AHORA.

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: