Skip to content

La adicción a los medios de desinformación

13 octubre 2015
Medios de comunicación: la droga cotidiana

Medios de comunicación: la droga cotidiana

A estas alturas, por fortuna, al menos una pequeña parte de la población mundial muestra ya claros síntomas de desafección ante la presión constante de los medios de comunicación que tratan de explicar el mundo a los ciudadanos de forma tendenciosa y partidaria, y todo ello aplicando generosas dosis de miedo e incertidumbre. Dicho en otros términos, mucha gente ya se ha dado cuenta de que una élite gobierna el planeta a su antojo a partir de algo tan simple como el control mental masivo, hecho que a lo largo de los tiempos se basó en poco más que las costumbres, la religión, la educación y las leyes. Todo esto funcionó, y funcionó muy bien, durante milenios.

Sin embargo, en los dos últimos siglos ha sido necesario reforzar este control por medio de una presencia constante en nuestras vidas: los medios de comunicación. Primero fueron los periódicos, luego la radio, después la televisión y el cine y finalmente las últimas tecnologías y tendencias que vemos implantadas a través de Internet, los teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos. La metáfora del Gran Hermano que Orwell presentó como un hecho futuro ya se ha hecho realidad: estamos todo el día conectados a una realidad prefabricada y manipulada que inunda nuestras mentes con los mensajes adecuados para que todo se mantenga en orden, esto es, para que todo el mundo tenga un concepto común de lo que es “normal” y “deseable”.

Otro tema sería plantear la creciente expansión de los sistemas de control, identificación y seguimiento basados en las últimas tecnologías que tienden a convertirnos en puras máquinas biológicas que pueden monitorizarse a distancia. Por esto, no es de extrañar que desde las altas esferas se procure  que seamos cada vez más dependientes de sistemas electrónicos, lo que al final culminaría con la “natural” implantación de un chip electrónico. Y, por supuesto, todo ello por nuestro bien y por nuestra seguridad.

Volviendo a los medios de comunicación, varios expertos e investigadores ya han aportado algunas pistas muy certeras sobre los mecanismos que los rigen, y han podido demostrar que están diseñados para obtener el control mental de la población y crear así unos estados de opinión determinados a través de la manipulación de la realidad. Lo que presento a continuación es un compendio de estos estudios sobre los medios, sobre todos centrados en ese Gran Hermano que entra en todas las casas: la televisión.

Empecemos por lo más obvio. Ni en países regidos por una dictadura ni en los que se denominan “democráticos” existe realmente una información general desinteresada y objetiva, tanto si hablamos de medios privados como públicos. En los países sometidos a un régimen dictatorial esto es más evidente, pero en los países de larga tradición liberal, esto cuesta más de ver, sobre todo porque hay diversas cadenas de radiodifusión, agencias de noticias o cabeceras editoriales, aparentemente de distinto signo ideológico o político y bajo el estupendo paraguas de la libertad de expresión. Además, para reforzar la idea de diversidad, existe la llamada prensa alternativa, que parece oponerse a los grandes monopolios de poder y comunicación. Sin embargo, esto sólo es una diferencia superficial e ilusoria, no hay ninguna prensa independiente, pues todos los medios están controlados directa o indirectamente por los mismos centros de poder u oligarquías (la gran banca internacional, grandes multinacionales, élites político-financieras, etc.), según han probado varios investigadores independientes. En resumidas cuentas, el flujo o control de la información, a escala mundial, está en muy pocas manos.

Medios-de-comunicación-001-400x316La televisión lanza mensajes destinados no a informar a la audiencia, sino a adoctrinarla.

Por tanto, ¿puede el ciudadano acceder a cierta información, supuestamente veraz  y contrastada? La respuesta es no. El ciudadano normal no tiene modo de acceder a la “verdad” de los acontecimientos, sino que accede a la fachada, a la pura propaganda, esto es, la versión filtrada y sesgada de la realidad (o sea, la  mentira) que los gobernantes desean imponer. Veamos qué dijo al respecto el maestro de la propaganda política, el Dr. Josef Goebbels:

«Si dices una mentira lo suficientemente grande y la sigues repitiendo, la gente finalmente llegará a creerla. La mentira sólo puede mantenerse durante el tiempo que el Estado puede proteger a las personas de las consecuencias políticas, económicas y/o militares de la mentira. Así, resulta de vital importancia para el Estado utilizar todos sus poderes para reprimir la disidencia, porque la verdad es el enemigo mortal de la mentira, y por extensión, la verdad es el mayor enemigo del Estado.»

Visto este ejemplo, uno podría pensar que la propaganda es propia de las tiranías, pero es obvio que todos los países difunden algún tipo de propaganda a la hora de movilizar a la ciudadanía hacia un determinado fin, sobre todo cuando es mucho lo que hay en juego. Sin salir de la Alemania nazi, cabe recordar también las palabras del jerarca Hermann Göring, que no admiten discusión por mucho que queramos condenar o matar al mensajero:

«Naturalmente la gente corriente no desea la guerra. Ni en Rusia, ni en Inglaterra ni en Alemania. Eso se entiende. Pero, después de todo, son los líderes del país los que determinan la política y siempre es una simple cuestión de arrastrar a la gente tanto si es una democracia, como una dictadura fascista o un parlamento o una dictadura comunista. Con voz o sin ella, la gente siempre puede ser sometida al mandato de los líderes. Es fácil. Todo lo que hay que decirles que están siendo atacados y denunciar a los pacifistas por falta de patriotismo y por exponer el país al peligro. Funciona igual en cualquier país.»

No hay que ser muy perspicaz para apreciar que este mecanismo descrito por Göring funcionaba –y sigue funcionando– gracias a la propaganda transmitida a través de los medios de comunicación. Por esta razón, incluso en los países supuestamente libres y democráticos, el concepto de prensa independiente se ha quedado en un mito, pues toda ella depende de poderes económicos y políticos que establecen cómo debe pensar y sentir el ciudadano, de tal modo que acepte y defienda el interés de los poderosos como si fuera suyo. Nuevamente es oportuno añadir una cita, en este caso una reflexión de John Swinton, un veterano periodista del New York Times, a sus compañeros de trabajo en el día de su jubilación:

«No hay tal cosa como libertad de prensa. Vosotros lo sabéis y yo lo sé. No hay uno de vosotros que se atreva a escribir sus opiniones honestas. El negocio del periodista es destruir la verdad, mentir, pervertir, vilipendiar […], y venderse a sí mismo, a su país, y a su raza, por su pan de cada día. Somos herramientas y vasallos de hombres ricos detrás de la escena.»

Evidentemente, los periodistas –en su gran mayoría– no son personas que intencionadamente practiquen la propaganda. Simplemente forman parte de una estructura que tiene unas reglas y unos métodos que deben respetar para poder ejercer su profesión. Por lo tanto, ellos se limitan a seguir el guión pautado, que es en definitiva la tarea de describir “objetivamente” una cierta visión del mundo, que ya viene “empaquetada” y que no puede cuestionarse en absoluto. Así pues, no sólo se trata de que los medios tergiversen o presenten los hechos de una manera parcial, sino que la propia realidad ya ha sido preparada para que una supuesta narración objetiva derive en el resultado deseado. No obstante, para ser justos, hay que señalar que unos pocos profesionales han sido capaces de superar con audacia este marco y han tratado de explorar y explicar el mundo que se encuentra tras la fachada. Algunos lo han pagado con la marginación y otros incluso con la vida.

Seguir leyendo el artículo en La Caja de Pandora.

© Xavier Bartlett 2015 –  Licenciado en Prehistoria e Hª Antigua por la Universidad de Barcelona

Autor del libro “La Historia Imperfecta”, una introducción a la historia alternativa, de Ediciones Obelisco.

Licenciado en Historia, aunque su carrera profesional se ha centrado en el campo de la educación y formación. Actualmente forma parte del equipo Dogmacero, cuya finalidad es difundir una visión alternativa de la sociedad, la ciencia y la historia.

Fuente: lacajadepandora.eu

Reedición artículo, título post: Freeman

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

6 comentarios leave one →
  1. 17 octubre 2015 1:32 AM

    Aunque estoy en conocimiento de este flagelo que es la “desinformación masiva”, siento que con los médicos pasa exactamente lo mismo, también con los maestros, etc. etc “no somos los más idóneos para etiquetar lo que es el bien y lo que no lo es”, y si sabemos mirarnos al espejo encontraremos que todo eso que estamos “criticando” ¡está en nosotros mismos! es decir, cada individuo de este plano (me incluyo) está donde y cuando debe estar, y si podemos expresar un poco de idoneidad, nos daremos cuenta de que ¡no hay nada que criticar!, de que ¡cada quien está donde debe estar y en el preciso momento que debe estarlo!, y absolutamente todos los demás también, de manera que si criticamos o juzgamos, lo estamos haciendo en contra de nosotros mismos, todo esto viene de muchísimo tiempo atrás, son hábitos que se ha encarnado en nuestro paradigma, y que ¡nos cuesta mucho superar o desechar! pero, poco a poco y a su debido tiempo todo llegará!

Trackbacks

  1. La adicción a los medios de desinformación | laeradelabsurdo
  2. CHULEO TELEFÓNICO. Conoce y neutraliza las 15 excusas-trampa que las compañías ponen cuando solicitas darte de baja | Liberación AHORA
  3. Cuando los comerciales de las eléctricas VENDEN HUMO. Se destapa fraude masivo | Liberación AHORA
  4. El maltrato institucional a la infancia y la adolescencia: datos de un drama silenciado | Liberación AHORA
  5. MANIPULACIÓN: qué es, quiénes la practican y qué formas adopta | Liberación AHORA

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: