Skip to content

PERSONAS: ¿reales… o avatares virtuales?

20 diciembre 2015
Las personas no existen

Las personas no existen

Las reflexiones de este artículo no son para tenerlas presentes todo el día todos los días, porque podrían quitarle magia a la existencia, pero constituyen una referencia para evitar ciertos extravíos.

Cuando vemos a alguien nos llevamos una impresión de inmediato. Su altura, su complexión, su edad, sus facciones, etc., nos llevan a un sentimiento visceral en relación con esa persona. Entre muchas otras cosas, valoramos su atractivo; e incluso, según cómo, puede ser que nos enamoremos perdidamente.

Pero ¿qué estamos viendo en realidad? ¿Dónde está la persona? Si miramos justo bajo la piel, nos encontramos con algo tan poco atractivo e incluso que desprende tan mal olor como unos inmensos intestinos. Por arriba, algunos órganos. ¿Qué nos dice todo esto de la persona? No mucho, parece. Las extremidades tampoco nos hablan de la esencia de ese ser. La cabeza nos dice algo más, porque contiene mayor expresividad, pero no deja de ser un conjunto de elementos. De ella, el brillo de los ojos transmite algo que sí es inefable, que va más allá de lo material y de este mundo. Por lo demás, estamos viendo una maravillosa máquina… y nada más.

44- Las personas no existen amb imatges 002

El caso es que nos llevamos impresiones de estas máquinas y las juzgamos de mil maneras. A veces, incluso las idealizamos e idolatramos. Olvidamos por completo que estamos viendo unos órganos recubiertos de piel. Bueno, en general vemos poco de la piel; normalmente son vestiduras lo que vemos, y entonces nuestro juicio procede de algo que es incluso más externo a la piel.

Vemos ese conjunto y decimos «persona», y nos suscita una serie de reacciones. Pero ¿dónde está la persona?

La ventana de los ojos nos dice que hay una vida ahí dentro, una esencia, algo luminoso. Pero es imposible verla. Siendo imposible verla y determinarla, es sin embargo lo que da sentido a todo, a que toda esa máquina se haya concebido, desarrollado y puesto en marcha. Pero esta esencia, que da sentido a todo, no es una persona. Es una cualidad etérea, indefinible, puramente abstracta. Valoramos y juzgamos personas todo el rato, cuando lo de menos son las personas (entiéndase el contexto en que lo digo); lo realmente interesante es esa cualidad invisible que mientras permanezca asociada a ese cuerpo le va a dar vida. Sin esta cualidad, el cuerpo pierde todo interés y no tarda en desvanecerse.

44- Las personas no existen amb imatges 003

Vemos cuerpos como si fuesen personas. ¿Qué tal si viésemos los cuerpos como cuerpos y, aparte, fuésemos plenamente conscientes de la extraordinaria cualidad de la vida-consciencia que los alienta? Ver los cuerpos como personas nos hace olvidar esta cualidad pura que es la vida porque no la necesitamos conceptualmente. El concepto de persona hace innecesario que estemos pendientes de valorar esta cualidad invisible, porque representa que «persona» incluye ya el cuerpo y lo que lo alienta. Sin embargo, el error de apreciación que cometemos es el de identificar demasiado a esa persona con su cuerpo, de lo cual se derivan otros errores graves: juzgamos a ese ser por lo que manifiesta en vez de valorarlo por la vida que lo alienta, o nos apegamos o subordinamos a él por lo que expresa olvidando que nuestra dignidad de vida es idéntica a la suya, o lo identificamos con sus creencias o con la bandera que enarbola, a partir de lo cual emitimos juicios lapidarios…

44- Las personas no existen amb imatges 004

Amigos, los cuerpos, junto con las numerosas estrategias de adaptación que llevan a cabo para sobrevivir en este mundo, no son la clave de nada. ¿Nos fascina su planta, aborrecemos sus gestos, nos inspiran deseo?…; son órganos sostenidos por huesos y músculos, recubiertos de piel. En cambio, ¿qué hay del fascinante misterio que alienta esos cuerpos? ¿Y si honrásemos ese misterio y, a partir de ahí, los cuerpos como la ventana de expresión de dicho misterio? ¿Y si al ver a los demás viésemos una fascinante luz y redujésemos lo demás a anécdota, pero sin embargo honrásemos esa anécdota (el cuerpo) como forma y símbolo de esa misma luz que lo habita?

44- Las personas no existen amb imatges 005

Al vernos como personas reparamos muy poco los unos en los otros y no nos honramos como expresión de la Esencia. Por ejemplo, encontramos mucho más atractivo el soso de nuestro teléfono móvil que al ser vibrante de vida que tenemos al lado. Por ello está bien poder arrojar también esta otra mirada.

Una vez incorporado este mensaje, vuelve a gozar de tu cuerpo y de interaccionar con los otros cuerpos. Es un palo verlos como órganos todo el rato. Pero acude a esta estrategia cuando te resulte útil; es decir, cuando los demás te parezcan demasiado o demasiado poco interesantes, demasiado feos o demasiado guapos, demasiado defectuosos o demasiado virtuosos… Reconoce que su cualidad esencial, como la tuya, no es de este mundo. Así, incluso, cuando esa persona «muera» podrás ver que su cualidad de luz sigue intacta. Ello podrá tal vez ofrecerte el consuelo necesario.

© Francesc Prims Terradas. Autor del libro de entrevistas Nuevos paradigmas (Editorial Sirio, febrero de 2015). Francesc Prims imparte charlas y talleres sobre la felicidad.  www.francescprims.com

Fuente: LA CAJA DE PANDORA

Edición y título post, Freeman

4 comentarios leave one →
  1. 21 diciembre 2015 10:02 PM

    Hola! solo quiero aportar mi apreciación particular, con todo respeto por las de toda la comunidad, lo único que me gustaría añadir a este post es que “cuando despertamos”, ‘cuando nos damos cuenta de que todo está bien tal cual está’ ya nunca nos sentiremos impulsados a juzgar, criticar o etiquetar a nada ni a nadie, porque habremos alcanzado ese estado en el cual, solo se manifiesta el amor, y en amor, nada esta desconectado, y todos somos uno! Gracias por estar…

    • 22 diciembre 2015 1:19 AM

      Gracias Jose, lo has expresado magníficamente. Luego, para aquellas personas que tengan dudas o confusión acerca de que “todo está bien tal cual está”, tengan en cuenta que ello no significa una justificación o un “dejar hacer” respecto a cualquier conducta, sino más bien la comprensión y aceptación pacífica de que todo lo que acontece tiene pleno sentido y necesariedad, siendo una manifestación perfecta de la Perfección (Aquello que ES, constante-absoluto), aunque nuestra mente limitada no pueda comprender esto ni el funcionamiento de la totalidad universal.
      Por todo ello, de cualquier cosa que surja “dentro” o “fuera” se predica el “todo está bien tal cual está”, incluyendo el acto de, por ejemplo, defenderte o protegerte de una agresión cuando esta acción surge o fluye en ti. (Nota: esencialmente hablando, la “agresión” sería en todo caso hacia tu avatar y, por tanto, virtual. Nuestra naturaleza real es absoluta).
      Saludos.

Trackbacks

  1. ¿Nuestra interpretación de la realidad condiciona la realidad que percibimos? | Liberación AHORA

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: