Skip to content

Carta abierta a la profesión médica

omsmso

.CARTA ABIERTA A LA PROFESIÓN MÉDICA.

Reflexión en un momento histórico crucial

Publicada por Alvaro Miguel, el 16 de octubre de 209, en MedBook

Estimados profesionales de la salud, encuadrados en la sanidad pública o privada de sus respectivos países, y pertenecientes al sistema sanitario global regido por la Organización Mundial de la Salud.

Me dirijo a ustedes en un momento excepcional, delicado, decisivo; un tiempo convulso en el que, gracias a la encomiable, valerosa y nobilísima labor de un todavía reducido número de sus colegas -y de valientes profesionales de otros ámbitos, secundados todos ellos por gran número de diligentes activistas anónimos-, comienza finalmente a revelarse el auténtico rostro y naturaleza de aquel poder global, corrupto y criminal, que -en la sombra- ha estado planeando, creando y extendiendo sistemáticamente la enfermedad y la muerte a niveles desoladores en nuestro planeta, desde dentro y a través del mismo sistema sanitario al cual ustedes pertenecen y sirven.

Permítanme su atención, por favor. Yo les tengo ahora que confrontar con los hechos. Yo humildemente los llamo en este momento a la reflexión, mis conciudadanos médicos, sanitarios.

¿Hasta cuándo la entera profesión médica seguirá siendo el “tonto útil” manejado y utilizado libremente por el corrupto poder global, económico-industrial, que gobierna el planeta?

¿Hasta cuándo la entera profesión médica consentirá en seguir siendo el triste y engañado “pelele”, que a su antojo manejan y controlan las grandes compañías farmacéuticas y los poderes fácticos corruptos -la élite global económica e industrial- que las dirigen?

¿Hasta cuándo cada doctor, enfermera/o, auxiliar o estudiante va a continuar sumido en la ignorancia, apatía, indolencia y servilismo que, consciente o inconscientemente, están tan arraigados en la profesión médica con respecto a la profunda corrupción y criminalidad que impera en el entero sistema sanitario?

¿Hasta cuándo cada médico, enfermera/o, auxiliar o estudiante va a continuar de hecho -consciente o inconscientemente- cooperando, dando cobertura y siendo cómplice, partícipe y ejecutor de las directivas, estrategias, planes, políticas, dinámicas, usos, criterios, prescripciones, normas, instrucciones y reglamentos que, basados en un criminal negocio de la enfermedad, proceden de las “autoridades sanitarias” internacionales y nacionales, controladas por un corrupto, nefasto e impune poder global en la sombra?

Cuando ya se les presentan de manera fehaciente y continuada los datos, las pruebas y evidencias ante sus ojos; cuando los gravísimos cargos y causas criminales se acumulan rápidamente en los tribunales penales de las cortes judiciales de todo el planeta; cuando escándalos pasados y presentes son puestos sobre la mesa con nombres y apellidos, hechos y datos técnicos, documentales y científicos comprobados; cuando una parte muy significativa de sus propios colegas y compañeros de profesión tienen el coraje de salir a la luz pública y denunciar de manera inequívoca los hechos, irregularidades, ocultaciones, montajes, maniobras, fraudes, efectos y resultados que evidencian clarísimamente una amplia actividad delictiva en el seno y en la cúspide del entero sistema sanitario, y que alcanza magnitudes de auténtica mafia y de genocidio…

…Ya no pueden quedar ustedes parados o indiferentes por más tiempo; ya no pueden mirar para otro lado. Urge un completo esclarecimiento, no sólo de los escándalos en curso, sino de su propia posición al respecto. Urge una asunción completa de su propia responsabilidad como individuos y como profesionales de la salud.

Ahora ya no es tan fuerte la excusa o el pretexto del temor a perder sus privilegios, su tranquilidad, la integridad de sus sueldos o su empleo mismo. Otros han abierto el camino para ustedes, han hecho lo más difícil, durante años de soledad, lucha y esfuerzo no reconocido; y para ello muchos de ellos pagaron con la pérdida de su empleo, con el descrédito, con la calumnia, con la infamia, con la amenaza, con la prisión e incluso con su vida. Pero, a pesar de todo, GANARON LO MÁS VALIOSO QUE PUEDA HABER, pues MANIFESTARON y REALIZARON su DIGNIDAD, SU NOBLEZA, SU HONESTIDAD, SU HUMANIDAD, SU FORTALEZA, SU PUREZA, SU INCORRUPTIBILIDAD, SU INTEGRIDAD, SU DEBER Y COMPROMISO CON Y PARA LA SALUD Y LA VIDA MISMA.

¿Qué es un hombre o una mujer sin ello?… ¿En qué queda si se despoja a sí mismo de las cualidades por la cuales realmente se puede afirmar como ser humano? ¿Y cómo puede un hombre o una mujer vivir sin ello, huyendo de ello, huyendo de SÍ MISMO, y sabiéndolo?

No se piden ahora grandes actos de heroísmo o sacrificio abnegado; SE PIDE SIMPLEMENTE CUMPLIR CON EL PROPIO DEBER, CADA UNO DESDE SU LUGAR Y DESDE SUS PROPIAS FUNCIONES, FACULTADES Y POSIBLIDADES ;Y OBRAR EN CONCIENCIA, SIENDO CONGRUENTES CON EL JURAMENTO HIPOCRÁTICO QUE USTEDES TOMARON, CON EL COMPROMISO Y EL DEBER DE CUIDAR, SANAR Y PRESERVAR LA VIDA DE SUS PACIENTES, DE SUS SOCIEDADES, DENTRO DEL MÁS HONESTO DESEMPEÑO PROFESIONAL POSIBLE.

Únanse, comenten sobre ello, compartan, sigan indagando, descubriendo, haciendo limpieza, tanto interior como exterior, de todo lo que tiene que ver con su labor y con el sistema sanitario del que ustedes forman parte. Hablen, reúnanse, hagan puesta en común, coordínense, laboren para llevar cada vez más claridad, transparencia y rectitud a su profesión, a todas las estructuras y niveles del sistema sanitario, desde la base hasta la cúspide. Tantos miles y millones de pacientes han visto ya su salud arrasada, y otros tantos han muerto ya, literalmente asesinados, tanto por las operaciones de bioterrorismo encubiertas y montajes criminales como el de la gripe porcina, como por las impuestas y oficiales políticas, normas, criterios, prácticas, prescripciones, tratamientos, estrategias, fármacos y vacunas de este macabro sistema sanitario con blanca fachada, mero apéndice y herramienta mortífera de un poder global corrupto y desalmado, que deliberadamente ha ocultado, desprestigiado y suprimido todo conocimiento, hallazgo o avance (y sus autores) que pusiera en riesgo SU NEGOCIO, que desafiara SU MONOPOLIO; rechazando, escondiendo y sepultando así todo otro remedio, terapia o tratamiento que se revelara más inocuo, efectivo, saludable, natural y económico, en tantas y tantas enfermedades…

¿Es que no comprenden que un cuerpo y una psique saludables -que una sociedad física y mentalmente sana- suponen la extinción de la industria farmacéutica y de TODO lo que la sostiene y rodea? ¿Es que no comprenden que NOS NECESITAN ENFERMOS, DÉBILES Y DEPENDIENTES?

¿Y tan difícil es entender que -ahora que la población mundial es enorme y obstaculiza los nuevos planes geoestratégicos que el poder global corrupto desea desarrollar (Nuevo Orden Mundial)- NOS NECESITAN MUERTOS? ¿y que si fallan (de nuevo), con su pandemia y sus vacunas, lo intentarán muy pronto por cualquier otro medio a su alcance (guerras y desastres geológicos -provocados- devastadores)?

¿Es que acaso creen todavía que todas las altas instituciones, organismos, corporaciones mundiales y medios de comunicación de masas los dirigen hombres de bien, o ángeles, santos o seres de gran evolución ética y espiritual?

POR FAVOR, ABRAN LOS OJOS Y VEAN, ABRAN LOS OJOS Y VEAN.

Miren los frutos, sólo miren los frutos, por doquier, en cualquier ámbito y orden de la vida.

Y descubran también que todo ha sido planificado para que el mayor caos nos parezca “la normalidad”. Hemos sido bombardeados constantemente con impresiones horribles hasta el punto de desensibilizarnos, bajar los brazos y asumir que lo que ocurre debe de ocurrir, tiene que ocurrir, porque “así es la vida” (la que ellos nos han grabado a fuego). Hemos sido manipulados y programados mentalmente para pensar que cualquier otra cosa que no sea la información o versión oficial que presentan las instituciones y medios de comunicación masivos -en cualquier materia-, es algo utópico, irreal o fantasioso, que no merece crédito. Y hemos sido deliberadamente aterrados de muy diversas maneras, para crearnos necesidades artificiales que ellos amablemente cubren, por un módico precio. Y hemos sido atemorizados de forma científica y sistemática con el fin de que cediéramos más y más poder al sistema, el cual -amparándose en nuestra “protección, seguridad y en la preservación del bien común”- va progresivamente recortando nuestros derechos fundamentales y libertades públicas. De este modo, quedan sus manos libres para ejecutar sus oscuros planes y convertir al ser humano en un auténtico esclavo al que se puede explotar en todo sentido…

No es ninguna película de ciencia ficción de Hollywood. Está sucediendo AHORA… y desde hace mucho, mucho tiempo.

Contemplen. Despierten y contemplen, el grito desgarrado de la Humanidad, y el grito casi agónico del propio planeta, nuestro hogar común, igualmente violado y expoliado, que ya pugna y se revuelve para recuperar in extremis su equilibrio…

Así pues, estimados profesionales de la salud. No caigan tampoco en el desánimo, sino saquen su casta y su coraje, pues este es un tiempo decisivo, una gran puerta de oportunidad. Hay muchas vidas que salvar, mucha salud por reconstruir en millones de seres que aún pueden recuperarse; mucho esclarecimiento y actividad jurídica, administrativa e institucional que llevar a cabo para hacer justicia al máximo posible y poner orden y sentido COMÚN en el ámbito de la salud. Y, por ende, en absolutamente TODOS los ámbitos.

Yo sé que una gran mayoría de ustedes son personas íntegras, de una amplia y vocacional capacidad de servicio a sus semejantes, de un gran sentido de la responsabilidad; mas durante mucho tiempo la mayor parte de ustedes permanecieron distraídos, inconscientes o ajenos a lo que realmente ha estado sucediendo desde hace tantos años. Pero ahora van abriendo sus ojos, sus conciencias; van conociendo quién es quién, van comprendiendo; ahora ya no son tan fáciles de manipular. Por eso yo confío en su honestidad y en la nobleza de su carácter para hacer cada uno su mejor esfuerzo en aras del cuidado, protección, sanación y preservación de la Vida.

Adelante sin temor, sin vacilación; su consciencia y lucidez es el paso más grande, lo cual les hará -nos hará-, invencibles, ante cualquier maniobra actual o futura del poder global corrupto y genocida. Pues todo el poder de los corruptos se basaba en nuestra propia aceptación y servidumbre, en el acatamiento y en la cesión a ellos de nuestro propio poder. Ahora eso ESTÁ CAMBIANDO, HA CAMBIADO. Sin nuestro consentimiento o prestancia, ellos están ACABADOS. Lo saben, por eso están más nerviosos que nunca y tratan de cerrar el círculo aprisa, cometiendo mayores errores. Porque sin nuestro crédito y apoyo -sin nuestra inconsciencia-, ellos no son NADA ni pueden ejecutar sus planes. Dejamos entonces de ser ovejas de un rebaño continuamente explotado, destinado siempre al matadero, para reconocernos y levantarnos como HOMBRES Y MUJERES ÍNTEGROS. Adelante pues; adelante.

Muchas gracias por su atención,
Alvaro Miguel

——————————————————————————-

Alvaro Miguel es investigador independiente en el área de salud

17 comentarios leave one →
  1. Javier Herráez González permalink
    8 mayo 2010 12:46 PM

    8 de mayo 2010

    Estoy muy animado tras leer esta carta porque veo que hay gente que piensa como me ocurre ahora y como intuí desde hace bastantes años.
    Sin embargo defiendo, sobre todo, a la profesión médica y ¡perdonen! no es corporativismo.
    Cuando trabajé en la convencional jamás conocí a ningún médico que actuara con mala intención. Ayer mismo deduje que la mayoría de la gente que se dedica a la sanidad somos seres bondadosos (incluyo a todas las profesiones: a todos los sanitarios).
    Pero sin embargo el sistema está controlado y por ser como somos se ha conseguido fácilmente con nosotros, no podíamos pensar (ya somos algunos que si) que hubiera otras intenciones detrás de todo.
    Cuando un médico comienza a darse cuenta de ello pasa por un proceso muy duro: por un lado debe cambiar todo su sistema de creencias (que ha sido implantado desde el primer curso de medicina y durante toda su carrera profesional) lo cual es muy desconcertante. Por otro lado no sólo el sector médico está equivocado, sino el resto de la sociedad. Cambiar implica la no aceptación de compañeros, pero sobre todo de la familia y sociedad. Por si fuera poco cuando se sale del sueño y se comienza a trabajar fuera de él no encuentras apoyo alguno, el trabajo es estrictamente personal. Ahora lo entiendo pero antes me hizo sufrir. Los “no médicos” son los primeros en chocar con tigo (en vez de tener una actitud de cooperación), y tu ego se defiende porque te hacen ver de una forma agresiva que tu no eres mejor que ellos. Luego, cuando te conviertes en alternativo, los convencionales, que al principio solo se reían porque no te entendían, ahora también te rechazan. Pero lo mas duro es ver como los pacientes tampoco pueden involucrarse porque ellos están en la situación más débil. Lo siento señores pacientes ya no pueden seguir yendo de víctima: deben adoptar su poder personal, los médicos con una visión más holística tampoco les vamos a resolver la vida, solo les daremos nuestra opinión.
    Antes de dejar la convencional se me retiró el apoyo por mis jefes, y comencé a tener estrés por sobreesfuerzo en soledad, nadie me entendía. Ante temas evidentes de injusticia no recibí absolutamente ningún apoyo de los pacientes a los que quería ayudar y comencé a pensar que no merecía la pena preocuparse por ellos. Afortunadamente ahora comprendo la ley universal de beneficencia y ello ya lo entiendo. Pero el proceso, como he dicho es durísimo, sobre todo cuando no encuentras colaboración ni dentro ni fuera.
    El cambio de conciencia requiere imprescindiblemente que comencemos a trabajar en grupo, el control a que estamos sometidos prácticamente está consiguiendo que ello no sea así aun, y de ello los principales responsables somos cada uno seamos lo que seamos. De nada sirve echar la culpa a los otros (conciencia de víctima eficientemente implantada en todos nosotros), cada uno debe trabajarse su ego e intentar colaborar, no solo ir a lo que le interesa y guiado por el miedo. Los pacientes suplicando la salvación, los compañeros asegurándose su seguridad, la familia rechazando al diferente por miedo a lo desconocido, los naturistas recelando del convencional, los convencionales del naturista, etc., etc.
    La información en Internet es para concienciar de lo oscuro, pero si no damos el paso siguiente: “actuar con conciencia de grupo”, nos habremos quedado en la víctima y seguirán manipulándonos. debéis trabajaros vuestro ego y lo primero para ello es saber qué es. No hay curación sin sufrimiento y conseguir que no os domine será duro.
    Enhorabuena por esta carta, pero siento decirte que la responsabilidad del cambio no está en los médicos: ¡demasiado bien trabajamos incluso dentro del sistema!, porque innatamente no podemos hacer el mal, éste nos podrá usar, pero nosotros no lo hacemos. Somos seres de luz guiados desde arriba y si los que no lo sois os creéis que soy un prepotente es vuestro problema. Porque la responsabilidad en el cambio se reparte por igual independientemente del papel que estemos desempeñando en esta encarnación. Los pacientes son los más interesados en todo esto y hasta que no trabajen desde su soberanía personal, el cambio será tan lento como lo está siendo ahora. Un médico que haya entendido la ley de benevolencia nunca os dirá “no te pongas este tratamiento o ponte solo este”: porque la responsabilidad es del afectado. Lo siento: no somos vuestros padres, no somos la autoridad, la autoridad solo está en cada uno, en vosotros.

    Dr. Javier Herráez. Médico. Para mas información, sobre todo a médicos, podéis leer mi libro “Cáncer. ¿Tiene Cura?”. Editorial Aula Magna.

    Por el cambio que deberá proceder de la intención de todos y cada uno y no de ningún salvador externo. “Por el mejor y más alto bien de todos los implicados”.

    • 9 mayo 2010 3:45 AM

      Hola. Muchas gracias, Dr. Javier, por sus comentarios tan interesantes, por su profesionalidad, su audacia y su nobleza, dando realmente ejemplo a sus colegas, siendo una referencia muy valiosa para sus compañeros que hoy en día comienzan a seguir esos pasos -a veces tan duros- que nos llevan a salir de la ficción y el montaje colectivo en el que vivíamos. Sí, efectivamente estos tiempos llaman al trabajo grupal, tan dinamizador y creador; que potencia el obligado trabajo interior de cada uno, ya sea médico, albañil, electricista, matemático o músico.

      Sobre la carta, yo no veo que en ningún momento a lo largo de la misma el autor esté poniendo sobre los médicos el peso del cambio global que ha de llevarse a cabo (ni siquiera el cambio de paradigma médico), sino más bien entiendo se trata de un llamamiento muy claro y muy concreto, dirigido al gremio sanitario específicamente (en el foro MEDBOOK), para que cada persona y profesional asuma su propia responsabilidad, tanto en lo que se refiere a su vida personal como a su desempeño laboral. Excatamente lo mismo que se predica para cualquier otra persona o profesional en este tiempo. Pues, efectivamente ese cambio interno es clave para el cambio colectivo. Esto se ve claramente en otro artículo del mismo autor: https://liberacionahora.wordpress.com/claves-resolutivas-actuales/

      Tampoco percibo en la carta una condena o trato rudo hacía la profesión médica, sino algo así como un remezón o “vocinazo”, todo en un ambiente de comprensión y empatía, tal como se denota en estos párrafos:

      Así pues, estimados profesionales de la salud. No caigan tampoco en el desánimo, sino saquen su casta y su coraje, pues este es un tiempo decisivo, una gran puerta de oportunidad. Hay muchas vidas que salvar, mucha salud por reconstruir en millones de seres que aún pueden recuperarse; mucho esclarecimiento y actividad jurídica, administrativa e institucional que llevar a cabo para hacer justicia al máximo posible y poner orden y sentido COMÚN en el ámbito de la salud. Y, por ende, en absolutamente TODOS los ámbitos.

      Yo sé que una gran mayoría de ustedes son personas íntegras, de una amplia y vocacional capacidad de servicio a sus semejantes, de un gran sentido de la responsabilidad; mas durante mucho tiempo la mayor parte de ustedes permanecieron distraídos, inconscientes o ajenos a lo que realmente ha estado sucediendo desde hace tantos años. Pero ahora van abriendo sus ojos, sus conciencias; van conociendo quién es quién, van comprendiendo; ahora ya no son tan fáciles de manipular. Por eso yo confío en su honestidad y en la nobleza de su carácter para hacer cada uno su mejor esfuerzo en aras del cuidado, protección, sanación y preservación de la Vida.

      Nuevamente gracias por su presencia y bienvenido a este blog,
      Un cordial saludo,
      Freeman

    • helen permalink
      2 febrero 2011 1:18 PM

      Me gustaría poder tener una consulta con usted. Le agradecería me facilitara modo de contacto. Gracias y buen día.

  2. Javier Herráez González permalink
    9 mayo 2010 2:56 PM

    Hola.
    Totalmente de acuerdo, solo estaba completándo la información. Me dirigía más a los lectores que al autor y debí aclararlo.
    Todos estamos en el mismo barco.
    Javier. Dr. Herráez.

    • 10 mayo 2010 3:02 AM

      Un cordial saludo Javier, todos en un mismo barco dirigido a buen puerto, al contrario que la élite recalcitrante, montada en un oscuro Titanic que ya ha sido “acariciado” por un gran iceberg de justicia.

      Paz y salud,
      Freeman

  3. 20 noviembre 2010 3:06 PM

    El medico como el profesor el economista o el político, tiene la capacidad de llegar a la gente, de formar e informar. En el caso del medico ha de informar sobre la salud, la vida y sus fundamentos, la manera de cuidarla y mantenerla. Ha de ayudar a mantener la salud. ¿ Que sabe nuestra medicina moderna de la salud y de la vida?. Desde el principio de la medicina científica hemos investigado los gérmenes que causan enfermedades, hemos desarrollado métodos diagnósticos sofisticados y hemos logrado a base de control y seguimiento médico paliar cierta morbi-mortalidad y a base de fármacos, superando la expectativa de vida allí donde se socializó la atención medica. Y ¿ a cambio de que hemos conseguido estos logros?. La mayor parte de los cambios médicos se los debemos a las guerras y contiendas donde se potenció y potencia la experimentación entre soldados, presos de guerra y población. Muchos humanos fueron tratados de manera inhumana, fueron instrumentalizados, fueron los conejos de indias con los que se experimentaba sin pudor; Psiquiatría, neurología, rayos X, farmacología, etc.. Son áreas de la medicina que no estarían desarrolladas sin los campos de experimentación en centros de internamiento, siquiátricos, soldados, etc.
    Nuestro conocimiento y practica medica surge del caos y del desorden, de la injusticia y de la desolación y claramente la practica de la medicina nos aboca a aquello de donde proviene.
    Una practica medica, un ministerio de la salud, no ha de ser diferente a un ministerio de la educación, de la economía o de la política. Todos ellos deben basar su análisis, proyección y actuación en un conocimiento previo, en una filosofía, en una manera de entender la vida lo más cercana a la verdad, por lo tanto en unos principios de armonía y equilibrio.
    La medicina ha de conocer la armonía básica que rige los principios de la vida y de la salud para actuar informar y llevar la cabo la practica médica de perpetuar la salud ya existente desde el origen del individuo, fortaleciendo las áreas de constitución más frágil y mejorando la condición general del individuo.
    Es el conocimiento de la vida lo que nos acerca a una medicina integradora y responsable basada en la actuación cotidiana; Actividad física, actividad mental, alimentación, conocimiento y comprensión. Una relación de conocimiento de nuestros propios estados, de las respuestas de nuestro organismo a los diversos estímulos, dentro de un concepto de naturaleza sensible investigamos en nosotros mismos las consecuencias de nuestra actuación e inferimos de manera lucida y sencilla las interacciones y consecuencias de la ingesta, mundo emocional, mundo relacional, etc. Para ello alguien tiene que explicar a los “pacientes” como funciona el organismo y en que se basa la salud. Les han de transmitir conceptos sencillos y verídicos de como la salud está en las manos de cada uno y cuando nos alejamos del estado de equilibrio el médico nos orienta como recuperar la armonía. Hemos de comprender la naturaleza energética de la vida y su manifestación mental, física, psíquica y emocional. Hemos de comprender nuestra naturaleza sobrenatural y como esta repercute en el mundo psíquico, físico y en la vida cotidiana. Hemos de comprender nuestra naturaleza emocional, como las emociones dejan su impronta energética a nivel físico, como esta energía se hace consciente de diversas maneras y se interacciona con los diversos vectores físico-psíquicos en las coordinadas tiempo y espacio.
    Tenemos infinitos caminos de indagar profundizar, incidir y actuar en la naturaleza sensible del alma humana ( dieta, respiración, flores de Bach, crecimiento personal, mundo sensible, equilibrado energético ) Todas abogan a un conocimiento a un crecimiento del alma humana a una mayor comprensión del origen de los conflictos a una mayor posibilidad de transformación de los mismos. El medico ayuda a que la persona encuentre su equilibrio, encuentre su fuerza, comprenda su naturaleza aportando técnicas diversas y sencillas para incidir en ese mundo interior del cual los diversos síntomas son manifestaciones directas.
    Es la responsabilidad del profesional de la salud, conocer comprender, indagar con la naturaleza del alma en su propia realidad en su propia vida, avanzar en el camino que intenta transmitir, que intenta enseñar. Si trabajamos con personas (y todos estamos rodeados de seres humanos) es nuestra responsabilidad crecer y evolucionar en la dirección de la vida, de la salud para poder aportar nuestro desarrollo personal a la practica profesional. Siempre es así aunque queramos evitarlo siempre vemos según el cristal a través del que miramos. Cuanto más amplio y cercano a la realidad es nuestro cristal mas certera puede ser nuestra aportación al desarrollo de la salud y del bienestar de los que nos rodean.

    Concepción Ortiz de Zarate (Lda. en Medicina, Lda. en Psicología)

    http://www.centrocony.es

    • 20 noviembre 2010 5:56 PM

      Muchas gracias Dra. Concepción por tan magnífico aporte. Estimo que opiniones y mensajes cualificados como el suyo tendrían que ser más difundidos y escuchados, tanto por los profesionales sanitarios como por los pacientes, pues ambos están involucrados de un modo u otro en el estado actual del sistema sanitario.
      Hay una web -llamada Medbook- que es una red social para profesionales de la salud, puntera en el mundo hispanohablante, donde su mensaje (y este concreto texto que comparte) puede llegar aún a muchos más de sus colegas y lectores interesados en el ámbito de la salud. En dicha web se dan cita profesionales, estudiantes e investigadores de todas las ramas, incluyendo todo el abanico de las terapias alternativas. Fue precisamente de Medbook que yo extraje la “Carta Abierta a la profesión médica”, que fue posteada en su día en el foro de esa web. Es uno de los pocos sitios de internet, en materia de salud, donde los miembros manifiestan abiertamente sus opiniones y posturas, incluyendo las críticas y de denuncia.

      Medbook: http://medbook.ning.com
      El grupo Salud Mental es quizá el más abierto y activo: http://medbook.ning.com/group/saludmental

      Un cordial saludo

  4. Javier permalink
    21 noviembre 2010 11:43 PM

    La medicina sabe poco de la vida, de hecho lo primero que nos hacen estudiar es un muerto: porque interesa que pensemos en los pacientes como máquinas de carne y hueso, que no tienen alma. no se los debe tocar demasiado, no se debe hablar demasiado con ellos de cosas personales o humanas, solo recetarles, diagnosticarles y volverles a recetar.

    La medicina ha sido siempre empírica y se rige desde Hipócrates por el principio de beneficencia. A partir de la segunda guerra mundial, con el código de Helsinki, se aplica el nuevo concepto de principio de “justicia” con el que el “hacer del médico” deja de ser independiente.
    Se desarrolla el concepto de “validación de la práctica estándar” mediante estudios clínicos aleatorizados (estadísticas). Y se viste a todo con el concepto de medicina científica: nada más alejado de la verdad pues la medicina es la única supuesta ciencia que no tiene leyes, pues la que ya se han descubierto hace más de 30 años no se aceptan porque no benefician a las multinacionales, a su descubridor se le quitó el título y se le metió en la carcel 3 años aunque lo que pretendían era etiquetarlo de loco y “tratarlo” con psicotropos obligado legalmente.

    Luego se inventó el término “medicina basada en la evidencia” (evidencia estadística, parece ser). Queda todo bien controlado porque los “estudios” sólo pueden ser “autorizados” por las “autoridades”. Si se pretende que un tratamiento se convierta en oficial debemos hacer un estudio clínico aleatorizado que nos deben “autorizar” antes, o no hay nada que hacer.

    La medicina tampoco ha contribuído a mejorar la esperanza de vida, ¡a ver si nos enteramos!: que eso lo ha hecho la higiene, el agua correinte y las conducciones de agua residuales. Los fármacos químicos nunca crotibuyeron a alrgar la vida salvo en contadas escepciones cuando alargan unos meses, un año o dos la vida de un paciente con un fallo funcional grave cardiaco o renal mediante tratamientos paliativos.

    La medicina no cura ninguna enfermedad crónica porque entre otras cosas lleva casi 90 años sin descubrir causas de enfermedades. Y a veces las que dice haber descubierto son falsas, y hay un ejemplo muy reciente que hasta el papa defiende que existe: el vih.

    No le demos tanta importancia a la medicina porque lo único que nos pasa es que creemos que los médicos de ahora son como el médico de cabecera de hace 100 años y eso pasó a la historia. Ahora somos funcionarios que solo pueden hacer lo que “obliga” el protocolo redactado por las farmacéuticas, o ser un médico privado y jugarse el título si te sales de lo permitido.

    A la medicina farmacológica actual se le llama de diferentes maneras para hacernos creer cosas que no son reales. Se habla “demasiado” de medicina científica cuando la mayoría de sus tratamientos ni siquiera cumplen los criterios para ser considerados científicos porque son solo empíricos y no han sido verificados por estudios clínicos realmente. Además como ya hemos dicho es la única ciencia que no tiene leyes generales.
    En otras ocasiones se la llama medicina convencional pero sin embargo no ha sido “por convenio” sino adoptada por costumbre únicamente o por imperativos del sistema. También se ha impuesto descartando las otras medicinas que no convienen a la industria. Aunque actualmente es “la que se atiene a las normas mayoritariamente observadas”, llamarla convencional sólo por esto podría llevarnos al error de creernos que es la única consensuada.
    También se quieren apropiar la denominación de medicina oficial, este es un término peligroso, pues implicaría que es la “autorizada” o “legal” y las otras no, que los pacientes no tienen derecho a elegir: precisamente lo que pasa actualmente en los sistemas nacionales de salud. Los pacientes pueden elegir otras terapias pero con el detalle de que deben pagar la oficial (con sus impuestos) y la alternativa con el dinero que les quede en el bolsillo.
    Yo simplemente la llamaría “medicina moderna química, de drogas patentables”, términos que definen mucho mejor en lo que nos han convertido a la medicina. Moderna porque descartó todo lo anterior y cuenta con poca experiencia en comparación con las medicinas ancestrales. Química porque solo usa tratamientos químicos no naturales: drogas. Y patentable porque todo lo que no lo es, o lo que pierde la patente, se retira o prohíbe. Y lo mismo se hace con todo lo que no es medicina farmacológica.
    El grupo de terapias alternativas es muy antiguo pero se quitó de un plumazo hace poco tiempo. Es la medicina natural y biológica, pero también la medicina cuerpo mente, las técnicas manuales, las gimnasias energéticas, la sanación y la auto-sanación entre otras. Se intenta agrupar a todas con determinados nombres que solo intentan quitarles importancia. El principal es el de “medicina complementaria”, con ello se pretende que nos creamos que por sí misma no sirve o que complementa a una “mejor”, que sería una aportación más, pero insuficiente. Sin embargo está casi prohibido emplear el término de medicina “alternativa” porque esto debilitaría la que se considera por el poder económico como “oficial”.
    La medicina es única y como mucho deberíamos hablar de “Medicina integrada y libre” cosa ahora totalmente utópica.

    Salud.

    • 23 noviembre 2010 4:06 AM

      Salud, Fuerza y Paz,
      Freeman

    • graciela permalink
      10 diciembre 2011 3:25 AM

      hola dr:,,totalmente de acuerdo con usted,, soy argentina ,,,enfermera ..pase por un cancer de mama estadio alto ..sin metastasis me someti a quimio y radioterapia ,,hace dos años ..por mi profesion y por lo que vivi en las clinicas oncologica sigo gritando que somos numeros y dinero para los bolsillos de los oncologos y los expendedores de las drogas ..todo es un verdadero asco y manoseo ,,,yo me apiado de la gente que como conejo de india se sigue sometiendo a eso ..que no sirve para nada en muchos casos mas que ver como te parten en dos cada dia…..hoy a la fecha puedo tener una recidiva gastrica u ovario …todavia no lo se …deje el tamoxifeno ya que nunca estuve de acuerdo con ese medicamento …que le suma millones a los laboratorios ..hoy me interesa probar la medicina holistica ..creo en el poder…en el equilibrio de mente espiritu y cuerpo .como soy de argentina .. me gustaria que me dejara su opinion con que colega suyo podria consultar aqui ..o por lo menos,,adonde me debo dirigir ,,,..le agradeceria mucho me contestara a mi correo….gracielaber444@hotmail.com…..desde ya muchas gracias ..que DIOS lo bendiga y faltan muchos javier para cambiar este sistema que nos va a matar a todos,,,,saludos y gracias

      .

    • Javier permalink
      10 diciembre 2011 12:34 PM

      Bueno Graciela pues tiene en sudameríca gente muy buena haciendo cosas muy buenas, ahora no se en Argentina pero si busca donde le digo igual encuentra: en Cuba ya se ha instaurado en muchos profesionales y en la universidad la Biodescodificación y ahora están empezando en Lima, Peru. Se trata de hacer crecimiento personal para que las cosas no repitan.
      Es lo que más le recomiendo, para mantenimiento sirve cualquier médico naturista, pero para psicosomática esto es lo mejor.
      En la página del fundador igual encuentra info: http://naturalenric.com
      también en esta: http://lacajadepandora.org/

      Un abrazo. Y mucho ánimo.

      Dr. Javier Herraez
      Medicina holística en el cáncer.
      Oncólogo Médico. Medicina Biológica y psicobiológica. Medicina China.
      Galapagar. Madrid. Tel 652 462 407
      http://www.medicinalibre.com

  5. 3 febrero 2011 11:51 PM

    Elen.
    Si es a mí a quien se refiere, como parece ser pues han puesto su comentario tras el mío, le doy el dato.
    Soy oncólogo médico pero lo dejé . Ahora me dedico a la medicina biológica y trabajo en un pueblo de madrid. Atiendo pacientes de cáncer con medicina natural pero también pacientes con otras patologías, pues la medicina natural no tiene especialidades.
    El teléfono de citas de mi consulta es 652462407.
    Un saludo.

  6. 23 octubre 2013 6:51 PM

    Hola, un correo electronico ? para poder contactar con usted Dr Javier herraez, se lo agradeceria, para poder hacerle unas consultas antes de decidir si acudir a su consulta
    muchas gracias

  7. Enrique Manuel Pérez permalink
    12 julio 2014 6:30 PM

    No puedo estar más de acuerdo contigo. Soy médico homeópata desde hace 25 años. El sistema nos ataca sistemáticamente y también creo que ha llegado la hora de luchar. Con la excusa de regular los medicamentos homeopáticos, la agencia del medicamento da un nuevo hachazo a la Homeopatía, queriendo eliminar los nosodes y con el beneplácito de los propios laboratorios “homeopaticos”. La guerra se plantea dura y difícil. Un saludo

  8. Nieves permalink
    8 septiembre 2014 1:28 PM

    Buenos días, acabo de encontrar ésta maravillosa página, en la cual he podido encontrar la forma de contactar con usted. No es para mí, es para un hermano con cáncer de hokdgins, ya le he facilitado su libro y me gustaría poder facilitarle su número de contacto.
    Su última esperanza es el transplante de médula ósea.
    Gracias, un saludo.

    • 8 septiembre 2014 5:25 PM

      Hola Nieves, sugiero comuniques directamente con el Dr. Herraez, para mayor rapidez. Saludos.

Trackbacks

  1. Liberación AHORA: lo más leído de 2013 + informe especial anual de WordPress.com | Liberación AHORA

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: