Skip to content

Francis Lucille: el científico que se investigó a Sí mismo. De las armas a la no-dualidad

11 abril 2014

Francis Lucille                                                 Francis Lucille maduró su visión junto a Jean Klein

Advaita es una palabra del sánscrito que significa “no dos”. Sinónimo de Advaita es no-dualidad. Advaita no es una filosofía ni una religión. No-dualidad es una experiencia en la que no existe separación entre sujeto y objeto, un “yo” y el resto del universo, un “yo” y Dios. Es la experiencia de la conciencia, nuestra verdadera naturaleza, que se manifiesta como felicidad, amor y belleza absolutos. La conciencia se define como “eso”, sea lo que sea, que percibe estas palabras aquí, en este momento.

(Extracto de Introducción al Advaita, en la web de Lucille)

Un Despertar Espiritual

por Francis Lucille

¿Cómo descubriste tu verdadera naturaleza?

Me estás preguntando acerca de los detalles en mi caso. Antes de darte los detalles, tengo que advertir que este no es un modelo único aplicable a todos los caminos hacia la verdad. El camino hacia el descubrimiento de nuestra verdadera naturaleza varía de un buscador a otro. Puede ser una experiencia repentina y dramática o una vía sutil y aparentemente gradual. La piedra de toque, en todos los casos, es la paz y el entendimiento que prevalece al final del camino.

Aunque un primer vislumbre de la realidad es un evento de proporciones cósmicas, puede pasar inadvertido al principio y seguir operando en el fondo de la mente hasta que la estructura egoísta se derrumba, al igual que un edificio seriamente dañado por un terremoto sigue en pie durante algún tiempo y se derrumba unos meses más tarde, poco a poco o de repente. Este efecto es debido al hecho de que el vislumbre no pertenece a la mente. La mente, que hasta ahora era esclava del ego, se convierte en sirviente y amante del esplendor eterno, que ilumina los pensamientos y percepciones. Como esclava del ego, la mente era el alcaide de la cárcel del tiempo, el espacio y la causalidad; como sirviente de la más alta inteligencia y un amante de la belleza suprema, se convierte en el instrumento de nuestra liberación.

La idea que encendió mi interés por la verdad ocurrió mientras estaba leyendo un libro de J. Krishnamurti. Fue el punto de partida de una intensa búsqueda que se convirtió en el foco central y exclusivo de mi vida. He leído los libros de Krishnamurti una y otra vez, junto con los textos principales del Advaita Vedanta y el Budismo Zen. He hecho cambios importantes en mi vida para poder vivir de acuerdo con mi comprensión espiritual. He renunciado a lo que muchos llamarían una excelente carrera, ya que implicaba mi participación como científico en el diseño y desarrollo de sofisticadas armas para el ejército francés.

Dos años después del primer vislumbre, había logrado un buen entendimiento intelectual de la perspectiva no-dual, aunque algunas preguntas aún seguían sin respuesta. Sabía por experiencia que cualquier intento de cumplir mis deseos estaba condenado al fracaso. Había quedado claro para mí que yo era consciencia, en lugar de mi cuerpo o mi mente. Este conocimiento no era puramente intelectual, un concepto simple, pero parecía que de alguna manera se había originado a partir de la experiencia, un tipo particular de experiencia carente de toda objetividad. Había experimentado, en varias ocasiones, estados en los que las percepciones eran rodeadas e impregnadas de dicha, luz y silencio. Los objetos físicos parecían más alejados de mí, más irreales, como si la realidad se hubiera alejado de ellos y tornado hacia esa luz y ese silencio que estaba en el centro del escenario. Junto con esto venía la sensación de que todo estaba bien, como debe ser, y, de hecho, tal como lo había sido siempre. Sin embargo, todavía creía que la conciencia estaba sujeta a las mismas limitaciones que la mente, que era de naturaleza personal, en vez de universal.

A veces, tenía un anticipo de su infinitud, por lo general durante la lectura de textos Ch’an o Advaita o pensando profundamente acerca de la perspectiva no-dual. Debido a mi educación por padres materialistas y antirreligiosos y por mi formación en Matemáticas y Física, me sentía reacio a adoptar cualquier creencia religiosa y desconfiar de cualquier hipótesis ilógica o no científicamente validada. La conciencia ilimitada, universal, me parecía ser tal creencia o hipótesis, pero estaba abierto a explorar esta posibilidad. El perfume de esta infinitud había sido, de hecho, el factor determinante que sostenía mi búsqueda de la verdad. Dos años después del primer vislumbre, esta posibilidad había tomado una posición de primer plano.

Es entonces cuando el cambio radical, el “giro copernicano” aconteció. Este acontecimiento, o más precisamente, este no-acontecimiento, es único, incausado. La certeza que brota de él tiene una fuerza absoluta, una fuerza independiente de cualquier acontecimiento, objeto o persona. Sólo se puede comparar con la certeza inmediata de ser consciente.

Yo estaba sentado en silencio, meditando en mi sala de estar con dos amigos. Era demasiado temprano para preparar la cena, nuestra siguiente actividad. No teniendo nada que hacer, sin esperar nada, yo estaba disponible. Mi mente estaba libre de dinamismo, mi cuerpo relajado y sensible, aunque podía sentir algunas molestias en la espalda y en el cuello.

Después de un tiempo, uno de mis amigos inesperadamente comenzó a cantar un conjuro tradicional en sánscrito, el Mantra Gayatri. Las sílabas sagradas entraron misteriosamente en resonancia con mi presencia silenciosa que parecía volverse intensamente viva. Sentí un profundo anhelo en mí, pero al mismo tiempo una resistencia me impedía vivir la situación actual al máximo, de responder con todo mi ser a esta invitación del momento, y de fusionarse con ella. A medida que la atracción hacia la belleza anunciada por el canto aumentaba, también lo hacía la resistencia, que se revelaba como un temor creciente que se transformó en un terror intenso.

En ese momento, sentí que mi muerte era inminente, y que este horrendo acontecimiento seguramente desencadenaría una posterior liberación a mi favor, una posterior bienvenida a esa belleza. Había llegado a un punto crucial en mi vida. Como resultado de mi búsqueda espiritual, el mundo y sus objetos habían perdido su atractivo. No esperaba realmente nada sustancial de ellos. Estaba exclusivamente enamorado del Absoluto, y este amor me dio el coraje para saltar hacia el gran vacío de la muerte, a morir en favor de la belleza, ahora tan cerca, esa belleza que me llamaba más allá de las palabras en sánscrito.

Como resultado de este abandono, el intenso terror que me había estado sujetando instantáneamente liberó su amarre y se transformó en un flujo de sensaciones corporales y pensamientos que rápidamente convergieron hacia un pensamiento único, el yo-pensamiento, así como las raíces y las ramas de un árbol convergen hacia su tronco único. En una apercepción casi simultánea, la entidad personal con la que estaba identificado se reveló en su totalidad. Vi su superestructura, los pensamientos que se originan del yo-concepto y su infraestructura, las huellas de mis miedos y deseos en el plano físico. Ahora el árbol entero era contemplado por un ojo impersonal, y tanto la superestructura de los pensamientos como la infraestructura de las sensaciones corporales rápidamente se desvanecieron, dejando solo al yo-pensamiento en el campo de la consciencia. Por unos momentos, el yo-pensamiento pareció vacilar, al igual que la llama de una lámpara de aceite se queda sin combustible, y luego se desvaneció.

En ese preciso momento, el trasfondo inmortal de la Presencia se reveló en todo su esplendor.

Francis LucilleLink de la entrevista mencionada: Deja que tu corazón sea tu guía

Francis Lucille

francis_lucille-big

Francis Lucille es un maestro espiritual de la tradición del Advaita Vedanta (no-dualidad). Se convirtió en discípulo de Jean Klein, un maestro de Advaita francés a quien conoció en 1975. Este fue el comienzo de una estrecha relación que duró hasta la muerte de su amigo y maestro espiritual en 1998. El propio gurú de Jean Klein, “Panditji” Rao, a quien conoció en la India en la década de los años cincuenta, era profesor universitario en Bangalore donde enseñaba sánscrito y pertenecía a un respetado linaje de maestros del Vedanta Advaita tradicional.

Francis Lucille estuvo también influenciado por J. Krishnamurti, Krishna Menon y Wei Wu Wei a quien conoció personalmente. Muchos maestros contemporáneos de advaita han asistido a sus encuentros. Francis lleva a cabo reuniones y retiros en Temecula, California, y en todo el mundo, continuando la tradición de su maestro. Sus libros incluyen: Eternity Now, The Perfume of Silene, y Truth Love Beauty.

Francis transmite la antigua enseñanza de la no-dualidad, la base común de Advaita Vedanta, Ch’an, Buddhismo, Zen, Taoismo y Sufismo.

Más información y textos: advaitainfo

Encuentro con Francis Lucille. Barcelona, julio 2010. Francis explica varios ejemplos cotidianos de experiencia de la conciencia sin objetos, por ejemplo, en el intervalo entre percepciones, entre pensamientos en los que hay una discontinuidad abrupta. En esos intervalos el contenedor, la conciencia se revela y constituyen “una escapada al infinito”. Otro ejemplo es el paso entre dos estados psíquicos, entre el sueño y la vigilia, o en cambios debidos a acontecimientos radicales de las circunstancias, la sorpresa, etc.

Fuentes textos: advaitainfo.com, Francis Lucille

Fuente video: canal Palabras Maestras, en YouTube

Reedición, compilación, título post: Freeman

Ying-Yang1

Artículos relacionados, en Liberación AHORA:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

20 comentarios leave one →

Trackbacks

  1. Sri ANANDAMAYI MA: siempre vigente y cristalina sabiduría no-dual de una mujer precursora e irrepetible. Dossier especial | Liberación AHORA
  2. Sri ANANDAMAYI MA: siempre vigente y cristalina sabiduría no-dual de una mujer precursora e irrepetible. Dossier especial » Yo Evoluciono
  3. “Consumotualidad”: la mezcla egoica de consumismo y espiritualidad “New Age” | Liberación AHORA
  4. Medias-naranjas en la malla virtual (maya): reflexiones acerca de las “Almas Gemelas” | Liberación AHORA
  5. Dimensiones y seres metamórficos: entrevista con la Dra. Mª Dolores Obiols | Liberación AHORA
  6. Replanteando coordenadas en la Matrix | Liberación AHORA
  7. Replanteando coordenadas en la Matrix (2) | Liberación AHORA
  8. Replanteando coordenadas en la Matrix (3) | Liberación AHORA
  9. APLICANDO el conocimiento para experimentarlo y volverlo sabiduría | Liberación AHORA
  10. Una sola LUZ reflejada en diversas facetas | Liberación AHORA
  11. El final de toda búsqueda: AHORA. “El hecho de que existes” – Sailor B. Adamson | Liberación AHORA
  12. Eric Baret: “La esperanza es una huida” | Liberación AHORA
  13. “El regreso a casa” – Enric Corbera (UCDM) | Liberación AHORA
  14. La ilusión de la separación – Vicente Simón | Liberación AHORA
  15. La ilusión de la separación – Vicente Simón » Yo Evoluciono
  16. Las grandes cuestiones, con rigor y al grano | Liberación AHORA
  17. Las grandes cuestiones, con rigor y al grano » Yo Evoluciono
  18. REGENERACIÓN. Una inspiradora y bella experiencia músico-visual, de Julio Mora | Liberación AHORA
  19. “El arte de desaprender” – Enric Corbera | Liberación AHORA
  20. “El arte de desaprender” – Enric Corbera » Yo Evoluciono

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: