Skip to content

Annamalai Swami: “Eres el Ser, todo es el Ser”. Mensajes desde la experiencia no-dual

1 marzo 2015

‘Eres el Ser, todo es el Ser’

Conversaciones con Annamalai Swami*                                                                  En advaitainfo.com

Annamalai SwamiPregunta: Hay gente que consigue ser consciente del Ser simplemente con escuchar las palabras del gurú. ¿Cómo se consigue eso?

Respuesta: Los discípulos que están muy avanzados espiritualmente hablando pueden llegar a tomar conciencia del Ser simplemente escuchando la verdad de boca de un gurú iluminado, porque las palabras de un ser de semejante categoría tienen un poder enorme. Si tú estás en ese estado avanzado, esas palabras llegarán a lo más profundo de tu ser y te revelarán esa paz que constituye tu verdadera naturaleza.

Cuando el gurú te dice que tú eres el Ser, hay tal energía y autoridad en esas palabras que pueden llegar a convertirse en tu propia realidad. Si eres puro y estás preparado, no necesitarás practicar nada. Bastará con una palabra de un gñani [sabio] para que tú también te establezcas en ese estado.

¿Cómo proyecta la mente el mundo que veo ante mí?

Todo lo que vemos durante el estado de vigilia es un sueño. Estos sueños son pensamientos nuestros que se manifiestan. Los malos pensamientos producen malos sueños y los buenos pensamientos, sueños buenos; y si no tienes pensamientos, no sueñas nada. Pero aunque sueñes, debes comprender que tu sueño también es el Ser.

No hace falta suprimir los pensamientos o no pensar absolutamente nada para vivir siendo consciente del Ser. Si tienes presente que hasta los sueños de cuando estás despierto y de cuando duermes son el Ser, entonces los pensamientos y los sueños que producen pueden continuar porque ya no te representarán ningún problema. Simplemente, sé el Ser en todo momento y, en ese estado, sabrás que todo lo que se aparece ante ti no es más que un sueño.

A lo que me refiero es a cómo crean los pensamientos y los deseos este mundo en el que vivimos. Me parece bastante imposible que todo esto que estoy viendo sea una manifestación de mis deseos ocultos.

Imagínate que un hombre tiene que coger un tren a las tres de la mañana y que, al acostarse, piensa: “Me tengo que despertar antes de esa hora para poder coger el tren”.

Entonces, durante la noche, sueña que se despierta a las dos y media, que se acuerda de su viaje en tren, que se levanta de la cama, que se va a la estación, que se sube al tren y que ocupa su asiento. Pero piensa: “Tengo un poco de sueño porque he madrugado mucho esta mañana. Me voy a tumbar y voy a echarme una cabezada”. Entonces, se estira en el asiento y se queda dormido.

A la mañana siguiente, se despierta a las ocho de la mañana en su cama, en su casa, y se da cuenta de que ha perdido el tren, de que todo ese viaje no había sido más que un sueño provocado por el pensamiento de “tengo que despertarme antes de las tres de la mañana”.

Este estado de vigilia que tú consideras real no es más que un sueño que se está desarrollando ante ti, que se aparece y se manifiesta ante ti a causa de algún deseo o miedo oculto. Tus vasanas [tendencias mentales latentes] brotan, se expanden milagrosamente y crean para ti todo un mundo de sueños de vigilia. Considera que todo es un sueño. Reconoce que no es más que una expansión de tus propios pensamientos. No pierdas de vista al Ser, ese sustrato en el que se proyecta este vasto sueño tan creíble. Si te aferras al conocimiento de “yo soy el Ser”, te darás cuenta de que los sueños también son el Ser y no te quedarás atrapado en ellos.

Puede que la verdad sea eso del “todo es uno”, pero resulta imposible comportarse de la misma forma ante todo lo que hay en el mundo. En la vida cotidiana, uno tiene que discernir y establecer diferencias.

Una vez fui a pasear cerca de los edificios de la Vivienda [viviendas del gobierno construidas en la década de 1970, a unos 300 metros del ashram de Annamalai Suami]. A un lado de un edificio había una zanja para las aguas fecales y, aunque yo estaba bastante lejos de allí, me llegaba su olor fétido. Como no quería tener que soportar ese olor nauseabundo, me fui por otro lado.

En semejantes circunstancias, uno no se plantea que “todo es uno, todo es el Ser” y se pone a chapotear en las aguas fecales. El que uno tenga el conocimiento de que todo es el Ser no quiere decir que tenga que poner su vida en peligro ni que tenga que pasar por sitios insalubres.

Cuando te fundes con el Ser, hay un gran poder que se apodera de ti y que dirige tu vida. Se ocupa de tu cuerpo, te pone en el lugar adecuado en el momento adecuado, te hace decir lo que es adecuado para la gente con la que te encuentras. Ese poder se apodera de ti hasta tal punto que tú ya no eres capaz de decidir ni discernir nada por ti mismo. Ese ego que va pensando “tengo que hacer esto” o “no tengo que hacer lo otro”, ya no existe. El Ser simplemente te infunde vida y te obliga a hacer todo lo que se debe hacer.

Pero si no estás en ese estado, entonces utiliza tu discernimiento con inteligencia. Puedes escoger entre sentarte en un jardín y disfrutar del perfume de las flores o puedes meterte en esa zanja de la que te hablaba y coger cualquier enfermedad al inhalar sus efluvios.

Por tanto, mientras conserves el ego y el poder de discernimiento que lo acompaña, utilízalo para inhalar la fragancia que sentirás en presencia de un ser iluminado. Cuando pasas un tiempo en compañía de un gñani, su paz se te va metiendo dentro hasta tal punto que, de repente, te das cuenta de que tú también estás sumido en la paz. En cambio, si lo que escoges es pasar el tiempo con personas que tienen la mente llena de malos pensamientos, también empezarán a calarte su energía mental y sus vibraciones.

Yo te digo una y otra vez: “Eres el Ser, todo es el Ser”; pero si ésa no es tu vivencia, puedes crearte problemas si te dedicas a simular que “todo es uno”. Aunque el advaita sea la experiencia suprema, no es algo que pueda poner en práctica una mente que aún percibe diferencias.

Aunque la electricidad es una forma de energía muy útil, también es potencialmente peligrosa y hay que saber usarla bien. No metas el dedo en el enchufe porque piensas que “todo es el Uno”. Para poder tomar conciencia del Ser se necesita un cuerpo que funcione bien. Establecerse en el Ser es la única actividad de esta vida que resulta útil y que vale la pena. Así que, hasta que alcances esa meta, mantén el cuerpo en buen estado. Después, será el Ser mismo el que se ocupe de todo y tú no tendrás que volver a preocuparte de nada. Además, ni tan siquiera podrás porque ya no existirá esa mente que se preocupaba, que escogía y que discernía. En ese estado, ni la necesitarás ni la echarás de menos.

¿Cómo debe uno comportarse cuando está en presencia de un gñani?

Simplemente, quédate callado. Entra en contacto con el silencio del Ser interior. Ésa es la manera de establecer un contacto con tu gurú; así como la mejor conducta al estar en presencia de un gñani.

( Del Capítulo 5 de Últimas Conversaciones )

*Annamalai Swami fue discípulo y asistente de Sri Ramana Maharshi.

Fuente: advaitainfo.com

Reedición, título post, corchetes en color, Freeman

Ying-Yang1

Artículos relacionados, en Liberación AHORA:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: