Skip to content

Cooperativa Integral Catalana HOY: por una sociedad autogestionada y libre. Entrevista a Enric Duran, en clave de revolución integral

16 julio 2014

Revolución Integral

En guerrilla translations!

Imagen: Lisa FurnessMichel Bauwens de la Fundación P2P, Neal Gorenflo de Shareable, y el autor John Restakis entrevistan a Enric Duran, de la Cooperativa Integral Catalana

En esta entrevista, Neal Gorenflo, editor de la revista ShareableMichel Bauwens, de la Fundación P2P y John Restakis (experto internacional en cooperativas) hablan con Enric Duran. Duran es un activista anticapitalista catalán conocido por su acción de “desobediencia civil financiera”. El 17 de septiembre del 2008, Duran anunció haber conseguido préstamos bancarios por valor de casi medio millón de Euros y su intención de repartir los fondos entre movimientos sociales anticapitalistas. El objetivo de la acción fue denunciar y crear debate en torno a los privilegios y las ventajas legales de las élites financieras y al carácter depredador e injusto de un sistema capitalista que: “nos está llevando al caos y a crisis humanitarias y ecológicas sin precedentes”.

Como consecuencia, Duran se ganó el apelativo de “Robin de los bancos” y 16 entidades financieras le denunciaron por estafa, enfrentándose a desproporcionadas penas de  prisión. Tras no comparecer al juicio, Duran vive en la clandestinidad pero asegura plantearse regresar a la vida pública si se dan las circunstancias adecuadas. A pesar de la precariedad de su estatus legal, no ha dejado de trabajar incansablemente y desde la distancia en el desarrollo de la Cooperativa Integral Catalana (CIC), una iniciativa “transnacional y en transición para la transformación social desde abajo mediante la autogestión, la autoorganización y el trabajo en red”. Aquí tenemos a Enric Duran hablando de su vida y su trabajo.

INTRODUCCION: ENRIC DURAN Y LA COOPERATIVA INTEGRAL CATALANA

Michel Bauwens: Hablemos de tu evolución personal, desde tus intervenciones activistas a lo “Robin Hood” hasta los planes constructivos de la CIC. Por otra parte, ¿cuáles son tus objetivos actuales?

Enric

Enric Duran

Bueno, de hecho cuando empecé a planear la acción de expropiación ante los bancos (año 2005) ya tenía como objetivo primario promover la creación de una alternativa de sociedad basada en la cooperación y autogestión. Llevaba desde el año 2002 ideando planes de construcción y en el 2003 había empezado un primer intento a través de Infoespai.  Entonces no sabía cómo llamaríamos a esa alternativa de construcción ni qué forma tendría, pero tenía claro que la acción desobediente tenía que servir para acumular fuerzas en todos los sentidos para crear algo, como lo que ahora es la CIC.

En el año 2006 cogimos de referencia el movimiento por el decrecimiento para generar ese proceso de construcción desde abajo y, a finales del 2008, ese proceso de ideación culminó en la concreción del proyecto de lo que sería una cooperativa integral, hasta que la CIC se fundó en mayo del 2010.

Actualmente sigo volcado en el desarrollo de la CIC y en tratar de extender las ideas y prácticas de revolución integral alrededor del mundo.

Neal Gorenflo: A nivel de conciencia, ¿qué cambios has notado como consecuencia de tu célebre acción y toda la atención pública que recibiste? ¿Qué aprendiste y cómo influye eso en lo que haces ahora?

Mi conciencia fue evolucionando, experiencia tras experiencia, desde que en 1998 decidí dedicar mi vida al activismo social. Lo que significó personalmente la repercusión pública de esa acción, lo que supuso a ese nivel, fue sentirme más responsable y asertivo aún de cara a lo que estaba por crear. Seguramente me dio la determinación necesaria para mover todo lo que tenía que mover para que la CIC llegara a ser una realidad.

Aunque nunca he sido una persona temerosa o prudente ante los grandes retos, el éxito de la acción me hizo aún más valiente y decidido ante lo que estaba por llegar.

Cuando empecé a planear la acción de expropiación ante los bancos (año 2005) ya tenía como objetivo primario promover la creación de una alternativa de sociedad basada en la cooperación y autogestión. Tenía claro que la acción desobediente tenía que servir para acumular fuerzas en todos los sentidos para crear algo, como lo que ahora es la CIC.”

MB: ¿Cuál es tu situación legal y qué perspectivas tienes para los próximos años? ¿Qué pasaría con la CIC si te encarcelaran?

Actualmente estoy declarado rebelde por el estado español tras no presentarme al juicio por el que me pedían 8 años de cárcel. Desde febrero del 2013 vivo en la clandestinidad, aunque tengo planes de volver cuando estemos preparados para asumir los riesgos que pueda conllevar. Esta situación no me ha detenido en absoluto para estar implicado en el proceso de la CIC, tanto desde  la coordinación como en diferentes comisiones de trabajo y varios proyectos clave.

Aun así, la CIC ya está totalmente preparada para seguir sin depender de mi tiempo. Existen cerca de dos centenares de personas con una implicación alta en el proceso global de la CIC y, si falta alguna, siempre se puede notar, pero ninguna, ni siquiera yo, somos imprescindibles.

1: CIC EN LA ACTUALIDAD A NIVEL LOCAL Y GLOBAL

MB: Háblanos de las peculiaridades de la CIC en cuanto a modelos de gobernanza y propiedad y, ¿a qué os referís exactamente con “integral”?

En castellano  Integral significa holística, completa, es decir, para todos los ámbitos de la vida, que es el significado que nosotros le damos.

Lo que pretende la CIC es generar una sociedad autogestionada y libre fuera de las leyes y control del estado y de las reglas del mercado capitalista.

En este sentido más que un modelo de sociedad es un modelo de transición, donde progresivamente vamos construyendo prácticas y tomando decisiones que nos van alejando del punto de partida, dentro del sistema, y acercando al mundo que queremos.

El modelo de gobernanza incluye las asambleas generales que tienen dos formas: jornadas asamblearias cada mes, con una asamblea monográfica sobre un tema en el que queremos profundizar para seguir avanzando, y asamblea permanente que funciona con un orden del día abierto, al que cualquier persona puede aportar. Éstas son cada 15 días y una de cada dos se hace en el marco de una jornada asamblearia.

Lo que pretende la CIC es generar una sociedad autogestionada y libre fuera de las leyes y control del estado y de las reglas del mercado capitalista. En este sentido más que un modelo de sociedad es un modelo de transición, donde progresivamente vamos construyendo prácticas y tomando decisiones que nos van alejando del punto de partida, dentro del sistema, y acercando al mundo que queremos. Para nosotros lo que hacemos es activismo, un activismo para la construcción de alternativas al capitalismo.”

Por otra parte, nuestro modelo de gobernanza se basa en la descentralización de toda la organización, tratando de potenciar el empoderamiento de los núcleos locales para que desarrollen su propia autogestión integral, al mismo tiempo que se apoya la autonomía de cada proyecto autónomo (comunidad, proyecto productivo, nodo de salud, etc.) para que se autoorganice en asamblea y sea soberano para lo interno de su proyecto, siempre en el marco de los principios comunes de la CIC.

En cuanto a la propiedad, la colectivización de recursos para generar bienes comunales es una de nuestras líneas de acción. Fomentamos propiedades comunes a toda la CIC que sean gestionadas en base a una asamblea soberana para cada proyecto.

La propiedad privada es entonces una de las formas en las que se puede proteger la propiedad pero no la única. Nosotros promovemos formas de propiedad comunal y propiedad cooperativa, como fórmulas que entendemos que enriquecen la autoorganización y autogestión de los individuos y que nos dan mucha más fuerza para derrocar al estado y al sistema capitalista que si simplemente decimos que defendemos la propiedad privada.  Al mismo tiempo, el tipo de propiedad que defendemos es, en todo caso, relacionada con el uso y, por tanto, estamos en contra de la existencia de multipropietarios que se dediquen a enriquecerse con abusivos contratos de alquiler, sin tener ningún interés en el uso de una finca.

Una de nuestras estrategias contraeconómicas es la colectivización de fincas a través de la compra cooperativa o de las donaciones de sus propietarios individuales y, para ello, usamos una cooperativa que llamamos patrimonial y que no tiene ninguna actividad económica para que el estado no tenga ninguna excusa para atacarla con multas. 

John Restakis: Aunque vuestro proceso de toma de decisiones incorpora principios como los de la democracia directa, la descentralización y la igualdad, me resulta algo aparatoso y parece muy lento. Querría saber cuánto duran las asambleas permanentes, si pensáis seguir con el mismo proceso y si ha decaído el nivel de participación.

Entre las asambleas permanentes y las monográficas, podemos decir que dedicamos unas 16 o 20 horas al mes a grandes asambleas, mientras que en grupos pequeños son muchas más.

Creo que podemos estar satisfechos de que nuestra dinámica asamblearia se ha podido sostener con un buen nivel de participación estos años y, de hecho, la tendencia ha sido creciente.  Actualmente encontramos una media de 50 participantes presenciales por asamblea, mientras que algunos lo hacemos a distancia.

Al mismo tiempo la calidad de los acuerdos es un gran éxito y no ha habido grandes conflictos en la toma de decisiones durante estos años.

Puesto que la mayor parte de participantes elige ser parte de algún proyecto o área concreta de la CIC pero no de todo el global, el número de participantes en las asambleas no crece tanto como el de los participantes en algún ámbito de la CIC, que son algunos miles de personas. Usamos también una serie de herramientas de comunicación como son la red social y las listas de correo, que permiten a muchas personas aportar a los ámbitos que les interesan aunque no estén en estas asambleas presenciales.

MB: ¿Qué relación hay entre la CIC y sus proyectos subsidiarios, como Calafou, etc.? Háblanos del alcance de la red de la CIC.

Existen unos 300 proyectos productivos entre individuales y colectivos, unos 30 núcleos locales y ecoredes, unos 15 proyectos de vida comunitaria, unos 1700 socios individuales y colectivos y, como dije antes, aunque es difícil de cuantificar, unos miles de participantes en total, quizás unos 4.000 o 5.000.

En función de su nivel de relación con la CIC, hay tres tipos de proyectos: los autónomos, los PAIC y los proyectos públicos. El que tiene un nivel de matiz más importante de aclarar son los PAIC, proyectos autónomos de iniciativa colectivizada. Lo que significa esto es que, aunque en la práctica su funcionamiento es autónomo a partir de una asamblea soberana, existe una relación de reciprocidad más estrecha con el común de la CIC porque ese esfuerzo del común ha sido importante para hacerlo posible, destinando diversos tipos de recursos a que sea una realidad y, además, suele responder a objetivos estratégicos de la propia CIC.

Calafou es uno de los PAIC de la CIC y, a la vez, uno de los proyectos más emblemáticos. 

MB: ¿Tenéis planes internacionales para la CIC? ¿Cómo relacionas el activismo con la construcción de alternativas y la constitución de movimientos sociales?

Para nosotros lo que hacemos es activismo, un activismo para la construcción de alternativas al capitalismo.

La CIC ha venido promoviendo activamente desde su inicio la creación de cooperativas integrales alrededor del mundo, facilitando toda la información que hemos sido capaces y acogiendo a visitantes de muy variados lugares.

A inicios del 2013 se hizo público el llamamiento a la revolución integral, cuyo grupo promotor está formado en parte por miembros de la CIC.

También se está trabajando desde hace unos meses en Radi.ms un colectivo y proyecto de medio de comunicación digital, impulsado por personas vinculadas a la CIC para generar una ventana de la revolución integral al mundo.

El compromiso con la expansión planetaria de nuestras ideas y prácticas seguirá aumentando en la medida de nuestras posibilidades. Ahora para el 2014 ya hemos puesto en marcha una comisión de trabajo que tiene en este objetivo una de sus prioridades.

Dicha comisión “extensión de la revolución integral y enredamiento sin fronteras” también es la que se va encargar de trabajar en las relaciones con otros movimientos sociales de nuestro entorno.

Hasta ahora hemos tenido una implicación esporádica fuera de nuestra práctica habitual, como fue con el movimiento 15-m, pero esperamos que, a medida que cogemos más fuerza, podamos establecer vínculos más estables con otros movimientos sociales de base.

2: CIC EN LA ACTUALIDAD A NIVEL ECONÓMICO 

JR: ¿Qué tal funciona el mercado social y cómo se relaciona con el sistema LETS? Me gustaría saber cómo se valoran los intercambios del mercado social y si existen mecanismos no-monetarios para asignar y medir los valores ¿Cómo funcionan? ¿Habéis identificado algún punto débil?

Desde antes de los inicios de la CIC, la cuestión de los intercambios locales y las monedas sociales ha sido uno de los motores del movimiento de economía alternativa que se ha ido generando, con unas 20 monedas sociales en funcionamiento vinculadas a las ecoxarxas, que son contrapartes bioregionales de la CIC.

Nuestro sistema de moneda social, a la que en general llamamos eco, utiliza como herramienta informática el CES (community exchange system). Se basa en las mismas características de un sistema LETS, sumado a la posibilidad de ampliar o disminuir la creación de moneda a través de cuentas públicas que dependen de las decisiones de las asambleas.

Tenemos algunos acuerdos en cuanto a la valoración máxima de las horas dedicadas a lo común, como son las 5 unidades monetarias por hora pero, en general, en estos mercados internos, los precios se ponen de forma libre y es informalmente la gente que participa quien sugiere o ejemplariza buenas prácticas colectivas.

La implementación concreta del Bitcoin y de la mayoría de criptomonedas genera diferencias sociales importantes en función de la capacidad adquisitiva y el control de medios de producción. Por lo tanto, siendo innovadora a nivel de libertad, no lo es a nivel social, sino que por sí sola da continuidad al status quo, quizá incorporando a los más hábiles tecnológicamente entre los más ricos.”

Los mecanismos no monetarios los ensayamos en los ámbitos comunitarios y de afinidad, siendo quizá nuestro principal ámbito de innovación en este aspecto el proceso para sacar del mercado las necesidades básicas. Así, en las áreas de salud y educación, sobre todo, estamos ensayando sistemas mutualistas mancomunados, o lo que es lo mismo, que para cubrir los gastos de los proyectos cada participante aporte según sus posibilidades económicas, siendo esto a veces espontáneo y otras veces en base a una tabla que tiene en cuenta los ingresos y el número de personas que dependen de ello.

Por otra parte, en el ámbito del acceso a alimentos, tenemos una estructura formada por la CAC (la central de abastecimiento de Catalunya) y las despensas, que son espacios locales de abastecimiento. Cada uno interacciona con campesinos y elaboradores de alimentos en función de su ámbito y juntos aseguran una equitativa distribución de alimentos en todo el territorio.

Estas diversas acciones están apoyadas por una segunda moneda social a la que llamamos ecobàsics y que, a diferencia del eco, la moneda que no se usa a final de mes no se puede acumular con las que se ingresen en el mes siguiente. Con esa moneda se accede a los alimentos, vivienda y otros gastos relacionados con necesidades básicas según la situación de cada participante.

Finalmente comentar que tenemos previsto poner en marcha durante este año diversas acciones estratégicas en relación a potenciar el mercado interno entre  los miembros de la CIC, que esperamos que culmine generando un sistema económico más autónomo y robusto. Hasta ahora no hemos tenido capacidad de empezar a profundizar en algunos aspectos clave.

JR: Cuando decís cosas como: “…necesitamos empoderarnos y pasar del asistencialismo al cooperativismo; superar el estado de bienestar deseado por un sistema de redes de apoyo mutuo. El estado nos quiere dóciles y dependientes; nosotros apostamos por la acción de cooperar desde la autonomía, decidiendo colectivamente cuáles son nuestras necesidades materiales y no materiales…” me da la impresión de que la CIC ve al Estado como un mal irremediable o como si fuera el enemigo por antonomasia del bien común. La asistencia social recae en los mecanismos comunitarios de ayuda mutua y en las redes de confianza. Pero, ¿qué ocurre si una de las comunidades puede crear estos sistemas mientras que otra no? ¿Qué mecanismos utilizáis para la difusión del bienestar social como bien público dentro de un modelo descentralizado y comunitario? ¿Se puede prescindir del Estado para esto?

Entendemos que el sistema político actual, al que llaman democracia, pero que está dominado por pequeñas oligarquías políticas y económicas, es caduco y que tratar de reformarlo no va a servir para llegar a una sociedad basada en el bien común.

Al mismo tiempo observamos que el modelo de Estado-Nación con control exclusivo de un territorio por parte de un sistema político exclusivista, basado en una nacionalidad de forma obligatoria, está quedando obsoleto y superado por las herramientas tecnológicas que permiten comunicarse y hacer actividades económicas en cualquier parte del mundo.

Nuevas formas de organización voluntarias, basadas en valores y principios que los propios participantes suscriben, deben ir haciéndose paso.

Igualmente, nosotros asumimos que el Estado seguirá siendo mejor que nada para aquellos que no sepan o no quieran autoorganizarse a nivel de comunidad y apoyo mutuo; en este sentido no hacemos nada para destruir el Estado, sencillamente lo desobedecemos de forma integral en nuestras prácticas.

Desde febrero del 2013 vivo en la clandestinidad, aunque tengo planes de volver cuando estemos preparados para asumir los riesgos que pueda conllevar. Actualmente sigo volcado en el desarrollo de la CIC y en tratar de extender las ideas y prácticas de revolución integral alrededor del mundo.”

En lo que estamos centrados es en llevar a la práctica nuestra decisión consciente y abierta de organizarnos al margen del Estado y en hacer valer nuestro derecho soberano a hacerlo sin que ningún poder estatal o económico tenga derecho a impedirlo.

Entendemos que generar nuestro ejemplo de autoorganización es lo mejor que podemos hacer para que mucha más gente, ya sea con este modelo de organización o con otros que sean creados, pueda llegar a sentir y vivir que el Estado no es necesario en su vida.

JR: ¿Cómo interpreta la CIC su rol político? ¿Está plenamente enfocado sobre la construcción y la puesta en práctica de una economía alternativa o incluye también un plan para cambiar la política pública? ¿Creéis que los procesos políticos tradicionales tienen algún valor o los rechazáis por completo?

La CIC tiene un rol político fundamental en la construcción de una alternativa de sociedad y en hacer de ese tipo de práctica una corriente política a extender a nivel planetario, la cual llamamos revolución integral y entendemos como un cambio transversal en todos los niveles de la vida, como son político, social, económico, cultural y personal, entre otros.

Creemos que ésa es la principal responsabilidad de la CIC a nivel político y en ese sentido nuestra acción en relación a movimientos sociales afines está encaminada a apoyarles en su empoderamiento para generar prácticas de emancipación, autogestión, empoderamiento, y así ir más allá de únicamente reivindicar ante el Estado.

Si nos implicamos en alguna acción encaminada a presionar al Estado será de forma táctica, principalmente para proteger proyectos de construcción y a las personas que participamos en ellos o en algún momento dado, como fue con el 15-M, para concienciar y generar visión de construcción a personas y grupos implicados en procesos de movilización.

En este sentido nosotros no aceptamos que por la palabra “público” se entienda lo que proviene del Estado, así que nos hemos reapropiado de esa palabra para usarla en relación a todo lo que tiene que ver con el bien común y el cubrimiento de las necesidades básicas de las personas.

En cuanto al uso de medios de comunicación, tratamos sobre todo de potenciar los medios propios y afines, así como las redes sociales, pero también tácticamente no renunciamos a difundir en medios de comunicación masivos siempre y cuando veamos, según el caso, que el mensaje va a ser útil para llegar a más gente.

JR: ¿Cómo evitáis el oportunismo? ¿Habéis tenido problemas con esto a nivel territorial o dentro de la economía comunitaria?

Como punto de partida vamos aprendiendo a tratar a los seres humanos en todas sus dimensiones, y escuchándonos y tratándonos de comprender unos a otros en nuestros diversos comportamientos. Es decir, que entendemos que las personas que aparentan un comportamiento aprovechado también son seres humanos a respetar y que pueden necesitar apoyo.

A partir de ahí el oportunismo quizá estuvo más presente al inicio, cuando nos conocíamos menos unos a otros y la desconfianza tenía más capacidad de extenderse, pero a medida que ha ido pasando el tiempo, esta cuestión ha quedado en el espacio que le corresponde que es el de los conflictos entre las personas tanto a nivel de espacios de vida como en espacios de trabajo.

A medida que la CIC genera más recursos a redistribuir, podemos ir dedicando una parte de ellos a apoyar a las personas en sus necesidades y relaciones humanas. Por ello actualmente tenemos en marcha tres niveles de apoyo: uno destinado a personas individuales que tengan problemas en cualquier dimensión de la vida, otro de mediación dentro de espacios de trabajo y un tercero de mediación y apoyo en comunidades. 

MB: ¿Veis una posible convergencia entre el modelo de la CIC y la orientación P2P/Procomún de otros movimientos? ¿En qué se relaciona la CIC con el concepto de producción entre iguales orientada al procomún?

Nosotros vemos con más que simpatía los movimientos p2p, de hecho estos valores están incorporados a nuestro modelo organizativo, quizá a veces bajo otros nombres y de forma entremezclada con otras prácticas organizativas.

El concepto de producción p2p basada en el procomún se ha demostrado impresionante en iniciativas como la de Linux, la Wikipedia y muchas más.

Es algo de los que nos sentimos parte y que ha inspirado muchos de nuestros planteamientos.

Está claro que para la producción de información y conocimiento colectivo es el método que mejor combina la funcionalidad y la participación sin jerarquías, incluso muchas veces sin centro. Lo que es más complejo de asumir es hasta qué punto es posible una descentralización absoluta, no ya para intercambiar datos y crear contenidos, sino para organizar toda nuestra sociedad y modelo de gobernanza.

Algunos de los debates con mis compañeros de hace más de 10 años ya giraban en torno a cómo trasladar los métodos organizativos por los que se creó Linux a otros ámbitos de organización social y, de alguna forma, fue también uno de los elementos que al final llevó a crear la CIC.

De hecho, por ejemplo, en el artículo de referencia sobre gobernanza P2P se cita a Mayo Fuster, que era una de las compañeras y amigas con las que teníamos estos debates en aquel entonces.

Hay que situar y poder diferenciar cuando la escala de la colaboración p2p es global y, por tanto, no tiene relación con las formas de organización de la vida cotidiana, de cuando la escala de la colaboración es local y, por tanto, la forma de manejo de la vida en todas sus vertientes es una parte central del debate.

Creo que la experiencia de la CIC puede aportar mucho a esta cultura de la colaboración entre pares a escala local.

A ese nivel creo que cualquier perspectiva de comercio y producción entre pares se podrá dar cuenta de que entre las opciones libres está la de asociarse con otros humanos y construir comunidad, ya que, si no, a lo que nos llevaría el p2p es a un individualismo totalitarista, en el sentido de que se crearían formas de organización social en las que solo se sentirían bien las personas que priorizan la creación a partir de decisiones individuales, pero no así las que necesitan al colectivo para encontrar su función y sentirse realizadas.

Desde antes de los inicios de la CIC, la cuestión de los intercambios locales y las monedas sociales ha sido uno de los motores del movimiento de economía alternativa que se ha ido generando, con unas 20 monedas sociales en funcionamiento vinculadas a las ecoxarxas, que son contrapartes bioregionales de la CIC.Los mecanismos no monetarios los ensayamos en los ámbitos comunitarios y de afinidad.”

Siempre, por tanto, una perspectiva ideológica que defienda la libertad entre iguales tiene que prever que, como parte de esta libertad individual, está la posibilidad de generar asociaciones voluntarias para cualquier cosa por la que los humanos nos podamos asociar, la libertad de organizarse en comunidad y la de hacerlo al margen del Estado, etc.

Creo que un movimiento social que tiene al bien común como uno de sus objetivos primordiales tiene la responsabilidad de generar formas de autoorganización que puedan incorporar a todas las personas de una comunidad, entre ellas las más desfavorecidas y las más débiles (niños, ancianos, enfermos, etc.)

Por tanto, la orientación p2p de los más proactivos tiene que ser complementaria con espacios comunes desde los que se puedan redistribuir recursos que lleguen a todas las personas.

Quizá, hasta ahora, buena parte de este movimiento p2p se lo ha planteado a nivel teórico pero no ha llegado a profundizar por la falta de ejemplos prácticos que estén trabajando a todos los niveles para no necesitar al Estado.

Por ello, lo que estamos tratando de generar con el modelo de cooperativa integral puede ser un marco práctico muy interesante para los debates en relación a la gobernanza p2p basada en el bien común.

3: PROYECCION DE FUTURO DE LA CIC 

NG: ¿Hasta qué punto documentáis el diseño y desarrollo de la CIC? ¿Dónde podemos averiguar más?

Tenemos muchos materiales que documentan nuestra experiencia.

Hemos hecho diversos cursos de capacitación en el marco de nuestra cooperativa integral y también para ayudar a desarrollar otras cooperativas integrales y eso ha servido para generar una amplia documentación y materiales que se han ido actualizando por cada evento.

Quizá el déficit es que muchos de ellos están solo en catalán y castellano, aunque actualmente estamos trabajando en traducir cada vez más materiales a diversas lenguas y desde hace unos meses nuestra web está, por ejemplo, también en inglés e italiano.

También varios documentales están en camino con subtítulos a varias lenguas.

En cualquier caso, la herramienta más permanente para estar al día de la CIC es la página web, primero la versión en castellano, y luego la versión en inglés que actualiza parte de los contenidos.

4: CRIPTOMONEDAS, CAPITALISMO Y LOS PRÓXIMOS 20 AÑOS

Kidstick MB: ¿Qué opinas de Bitcoin?

La tecnología que está detrás del blockchain y de la cadena de bloques, además del concepto de moneda p2p descentralizada, son grandes avances en el camino de descentralización del poder y vemos que tienen potencial para hacer obsoleto el sistema bancario y financiero actual.

En cambio, la implementación concreta del Bitcoin y de la mayoría de criptomonedas genera diferencias sociales importantes en función de la capacidad adquisitiva y el control de medios de producción. Por lo tanto, siendo innovadora a nivel de libertad, no lo es a nivel social, sino que por sí sola da continuidad al status quo, quizá incorporando a los más hábiles tecnológicamente entre los más ricos.

Aun así, estas criptomonedas como el Bitcoin tienen un lugar en nuestro modelo de transición porque son muy útiles para liberarnos de los bancos y del control del Estado.

Entendemos también que nos pueden servir para hacernos más rápidamente menos dependientes del euro, con lo cual pueden contribuir a acelerar nuestro proceso de transición hacia la soberanía económica.  Por ello el bitcoin, el Litecoin y el Freicoin son monedas aceptadas ya en la CIC para diversos pagos de los servicios comunes y quizá a la larga podamos conocer mejor las posibilidades que nos da la tecnología para generar nuestra propia criptomoneda que sí reúna los requisitos que entendemos debe tener una moneda social.

De momento, volviendo al presente y al futuro cercano, algunas personas de la CIC participan en proyectos de desarrollo de Bitcoin, como Dark Wallet, y como avanzaba, tenemos previsto generar una red, entre otras herramientas, para que nuestros miembros puedan aceptarlas y convertirlas a euro si lo desean, sin pasar por los bancos

MB: ¿Cómo interpretas categorías como “capitalismo”, “mercado” o “Estado” y qué te gustaría que pasara con ellas?

Entiendo el capitalismo como un sistema de dominación basado en una minoría que ostenta el poder económico y, con ello, controla el acceso a los recursos y a los medios de producción.

El Estado es un sistema de dominación y control de la población que, tras diversas fases imperialistas, ha generado en la época reciente la democracia como apariencia de traspase de la soberanía a los ciudadanos para facilitar la convivencia. Pero, tal y como comenté anteriormente y es comúnmente sabido y analizado, no es así. El Estado actualmente está al servicio del capitalismo, que es un sistema de dominación mayor. Sigue existiendo una casta de privilegiados que, a través de la acumulación de recursos, tiene un poder mucho mayor que el voto. Esto además se ha acrecentado tras la globalización que hace mucho más complicado para cualquier país salir de la corriente dominante.

Mercado es una forma de comercio basada en la libertad y la igualdad de oportunidades que a lo largo de la historia se ha ido manipulando en función de los sistemas de dominación que lo han utilizado.

De aqui a 20 años, creo que vamos a vivir la pérdida de la exclusividad del Estado en la gobernanza y la desvinculación del concepto de Estado con la de dominio exclusivo de un territorio. La soberanía individual va a recuperar su significado real de libertad completa en positivo y va a llevar a que múltiples soberanías se junten en grandes procesos colectivos autónomos y totalmente legítimos.”

En la actualidad el sistema capitalista genera unas situaciones que hacen que el mercado contribuya a generar mayores desigualdades y se generen grandes ventajas competitivas de los más grandes en relación a los pequeños, lo que a muchos de ellos les impide sostenerse y seguir comerciando de forma libre.

El mercado, en el contexto del Estado y capitalismo, se ha convertido en una excusa para promover y extender las desigualdades.

En cambio, en el caso de la cooperativa integral, lo que estamos haciendo es generar un proceso de construcción de otra sociedad de base comunal. Tras un proceso asambleario y abierto establecemos unos criterios políticos según los cuales determinadas actividades económicas pueden ser parte o no de la cooperativa integral.

En base a ese proceso podemos decir que la cooperativa integral promueve una economía “con” mercado, pero no una economía “de” mercado. En nuestro movimiento la actividad económica está supeditada al proceso político o, dicho de otra forma, la asamblea está por encima del mercado.

Esto no quiere decir que haya una intervención habitual de la asamblea en relación a las actividades comerciales de los socios. Hasta ahora la intervención política en el mercado sobre todo ha estado centrada en los criterios de aceptación de nuevos proyectos productivos y en el incentivo a los proyectos más alineados con la revolución integral, pero no tanto en el desarrollo diario de las actividades.

Aun así, el principio lo que implica es que cuando sea oportuno o necesario podemos intervenir.

MB: ¿Dónde estaremos de aquí a 20 años?

No sé dónde estaremos, pero confío en que seremos más libres y más diversos, pudiendo elegir entre un gran ramillete de opciones de vida.

Estoy convencido de que vamos a vivir una transformación del Estado y del capitalismo tal y como los conocemos, consolidándose otras formas de vivir en sociedad y de establecer relaciones económicas más solidarias y cooperativas.

Creo que vamos a vivir la pérdida de la exclusividad del Estado en la gobernanza y la desvinculación del concepto de Estado con la de dominio exclusivo de un territorio. La soberanía individual va a recuperar su significado real de libertad completa en positivo y va a llevar a que múltiples soberanías se junten en grandes procesos colectivos autónomos y totalmente legítimos.

Esa significativa frase de los zapatistas, “por un mundo donde quepan muchos mundos” va a ir haciéndose realidad en las próximas décadas y para ello es para lo que estamos construyendo con tanta energía en la actualidad.

Fuente: guerrilla translation!

Fuente videos: Enric Duran

Reedición artículo, título post, Freeman

Artículos relacionados, en Liberación Ahora:

https://liberacionahora.files.wordpress.com/2010/08/banner-l-a3-e1281475040893.jpg?w=600

17 comentarios leave one →

Trackbacks

  1. HOLOCRACIA: aprendiendo a gobernarse como la naturaleza. Charla de Ana Digón | Liberación AHORA
  2. Paneles Solares, LIBRES: puedes producir tu propia energía, el sol NO es del Estado | Liberación AHORA
  3. In Memoriam: Jordi Orús Salvador | Liberación AHORA
  4. Ranchito Acuario, una Ecoaldea en marcha: Autogestión y Permacultura en México | Liberación AHORA
  5. El Segundo Despertar: pasando del cabreo reactivo a la lucidez ecuánime y proactiva | Liberación AHORA
  6. Cooperativa Integral Catalana: un modelo vivo de cooperativismo abierto para tod@s | Liberación AHORA
  7. FairCoop: la cooperativa de la Tierra para la equidad económica. Alternativa global HOY. Ya comenzó la campaña de Coopfunding | Liberación AHORA
  8. El Segundo Despertar: pasando del cabreo reactivo a la lucidez ecuánime y proactiva » Yo Evoluciono
  9. ANDANDO: FairCoop y su moneda Faircoin | Liberación AHORA
  10. ETHEREUM: otro modelo de red financiera | Liberación AHORA
  11. CANARIAS ALTERNATIVA. Iniciativas empoderadas en las “islas afortunadas” | Liberación AHORA
  12. Enric Duran: para muchos, un benefactor y pionero; para el Estado, un “rebelde” huído. Dos años desde el PLANTE a jueces y banca | Liberación AHORA
  13. #OccupyBanking: sometiendo a la Banca mafiosa al examen y debate públicos, YA | Liberación AHORA
  14. Transición hacia el Procomún: P2P Foundation y CIC inician colaboración | Liberación AHORA
  15. Cómo el Estado esquila a la oveja asalariada | Liberación AHORA
  16. Buen TEMPUS en Tenerife. La experiencia con el Banco de Tiempo y la moneda social | Liberación AHORA
  17. REFUGIADOS: por otra manera más eficaz y humana de hacer las cosas. Fondo Faircoop | Liberación AHORA

Deja un comentario. Opina o debate aportando tus argumentos, de forma constructiva y cordialmente, desde el respeto hacia los demás y sus opiniones. Observa la ortografía, y no escribas en mayúsculas. Los comentarios están moderados. Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: